Análisis The Walking Dead: A New Frontier Ep.4

iOS PC PlayStation 4 Xbox One
 

Telltale ha cumplido su palabra y nos ha traído el cuarto episodio de The Walking Dead: A New Frontier tan solo un mes después del estreno del tercer episodio de la serie, Más espeso que el agua, que así se llama, es el penúltimo capítulo de esta tercera temporada de la serie más laureada de Telltale Games, y logra llevar todo un paso más allá.

En el siguiente análisis encontraréis spoilers de capítulos anteriores por lo que si lo que queréis es conocer los detalles básicos del título te recomendamos que consultes nuestro análisis del primer capítulo, si, por otro lado, quieres conocer nuestra opinión sobre este tercer episodio te emplazamos a las conclusiones, que estarán 100% libres de spoilers.

Anteriormente en The Walking Dead: A New Frontier

Tomábamos el rol de Javier, un ávido superviviente que busca lograr vivir un día más junto a su familia en un mundo que ya llevaba años desmoronado. La situación se complicaría con la llegada de la Nueva Frontera, un peligroso grupo que ponía en aprietos a nuestro protagonista y su familia, así como a sus nuevos amigos, entre los que se encontraba Clementine, la protagonista de los juegos anteriores, y ahora exmiembro de la Nueva Frontera.

Para sorpresa de todos uno de los líderes de la Nueva Frontera resultaba ser David, hermano de Javier, creído muerto, y alrededor del cual se está planeando un motín con vistas a quitarle del poder y central el liderato de la comunidad en una sola persona. Si los problemas con la Nueva Frontera eran antes desde afuera, es ahora y desde dentro cuando todo se complica más en el momento en el que David se da cuenta de que realmente está siendo traicionado, es recluido y todo parece indicar que podría acabar incluso con su propia ejecución.

En el ojo del huracán

Tras un episodio de transición, el cuarto episodio de The Walking Dead: A New Frontier comienza a mostrarnos a qué puntos han llevado nuestras decisiones, comienza a hacernos entender como aquel comentario o acto que decidimos efectuar hace un par de episodios tiene su consecuencia, aunque ya casi lo hubiésemos olvidado. Además, plantea otra buena dosis de decisiones morales que de un modo indudable modificarán lo que resta de aventura, una de ellas, hacia el final, es probablemente una de las más intensas y difíciles de tomar que nunca ninguna temporada de The Walking Dead nos haya propuesto, os tomará tiempo haceros a la idea de lo que estáis a punto de decidir, y os recordará en qué tipo de mundo toma lugar esta historia.

Este cuarto episodio es, además, probablemente el mejor hasta el momento. No solo en cuanto a decisiones y consecuencias, también en lo puramente argumental, pues, aunque no deja de ser una suerte de preparación para un colofón final que se plantea impresionante, no es sino un muy interesante camino hacia ese final. Las relaciones entre los personajes se llevan un poco más allá, lo que motiva un gran desarrollo de todos; la acción acompasa de buena manera y los momentos de exploración son más numerosos que en ninguno de los anteriores episodios.

El ritmo trepidante de los dos primeros episodios vuelve en este cuarto en un estado de forma genial, especialmente en los últimos minutos que son simplemente impresionantes a todos los niveles, desde el jugable hasta el argumental. La duración vuelve a ser de en torno a una hora y media, sin embargo, la calidad de cada minuto hace que nos pasemos todo el episodio pegados a la pantalla sin perder detalle alguno; tal y como nos ha acostumbrado esta serie.

El trabajo en la localización de los subtítulos es correcto, a diferencia de otros juegos del estudio aquí no nos ha pasado en ningún momento que los subtítulos pasen del español al inglés, sin embargo, falta contexto en muchas ocasiones durante la traducción, lo que provoca que en ciertas ocasiones se hagan traducciones incorrectas al tomar acepciones que no son la que debería tomarse.

Conclusiones finales – Una lanzadera hacia un final esperadísimo

El cuarto episodio de The Walking Dead: A New Frontier es el mejor hasta la fecha, su ritmo es tan acertado como el de los dos primeros episodios, y su historia nos empieza ya a demostrar las consecuencias de nuestras decisiones, sin parar de plantearnos nuevas cuestiones morales difíciles de tomar a cada minuto. “Más espeso que el agua” es un espectacular preludio al final de temporada, y de por sí ya cuenta con uno de los finales más tensos que recordemos de cualquier episodio de cualquiera de las temporadas de The Walking Dead.


Positivo

  • Las decisiones comienzan a tener consecuencias remarcables
  • No se deja de plantearnos cuestiones morales intrincadas y complejas
  • La historia gana en interés por momentos
  • El desarrollo de los personajes y sus relaciones es más interesante que nunca
  • Los últimos minutos son sensacionales

Negativo

  • Se echa en falta algo más de duración
8.6

Muy bueno

Política de puntuación