El poder del amor aterriza en Dragon Ball Super

Dragon Ball Super

Arco - Torneo del Poder

El poder del amor aterriza en Dragon Ball Super

La serie vive uno de sus momentos más surrealistas

El poder del amor aterriza en Dragon Ball Super
 
 

Desde que se inició el Torneo del Poder hace ya varias semanas, “Dragon Ball Super” no había parado de ganar en intensidad, tanto por las técnicas mostradas como por el nivel de poder que estaban demostrando tener todos los participantes de la competición. Así fue como Kale dejó a todos los luchadores paralizados la semana pasada con su increíble transformación, haciendo incluso que las Tropas del Orgullo tuvieran que mediar para evitar el desastre.

Con Toppo y compañía ya en acción, cada vez son menos los universos que no han aparecido todavía en escena en la serie, y la tensión va en aumento según se aproxima el fatal desenlace que tiene preparado Daishinkan. No obstante esta semana han hecho su presentación unas particulares guerreras que han desmontado muchas creencias, anteponiendo el poder del amor a la fuerza bruta.

El episodio 102 ha comenzado con un breve pero interesante repaso a como está la situación desde que comenzó el torneo gracias a las tabletas con las que cuentan los Zeno sama, y que han evidenciado el peligro que corren algunos universos con todavía más de la mitad del tiempo de competición por delante. Es entonces cuando han entrado en escena Sanka, Su y Brianne del Universo 10, dando comienzo a unos de los capítulos más surrealistas de todo “Dragon Ball Super”.

Estas tres luchadoras ya aparecieron brevemente hace varias semanas cuando aún no había dado comienzo el Torneo del Poder y ya dejaron entrever el peculiar estilo de combate que poseen. En cuanto han aparecido se han puesto a bailar y lanzar gags graciosos rodeadas de purpurinas y brillantina. El resto de participantes se han quedado algo perplejos a excepción de C-17, quien cansado de tanta tontería ha decidido poner fin a la actuación con un proyectil y provocando de forma sorprendente el enfado de Goku. Este como es de costumbre prefiere comprobar todo el potencial de sus rivales antes de atacar, y la escena ha terminado provocando un evidente reciclado de escenas para que las tres guerreras pudieran finalizar su número de presentación.

Toriyama es conocido por recoger influencias de muchas otras obras para construir su universo. No es la primera vez que vemos referencias al mundo de los cómics o incluso a otras series competidoras. En esta ocasión “Dragon Ball Super” ha dedicado su homenaje al mahō shōjo, el cual ha sido el protagonista de todo el episodio. Tanto Sanka, como Su y Brianne poseen casualmente la misma estética y habilidades que las protagonistas de “Sailor Moon” y otros Magical Girl, pudiéndose así transformarse en este caso en Kakunsa, Rozie, y Ribrianne, respectivamente.

Tras casi medio episodio, por fin el trío ha comenzado actuar haciendo honor al propio nombre de su equipo. El Universo 10 es conocido como Universo del amor, y Ribrianne no ha tardado en demostrarlo lanzando una lluvia de corazones sobre la plataforma de combate, y dejando aturdidos a todos los luchadores. No obstante Goku y el resto de integrantes del Universo 7 han sido capaces de resistirlo, con un estoico Maestro Muten Roshi al frente. Ha sido en ese momento cuando Gohan por fin y tras varios capítulos, ha decidido romper la formación del equipo y el combate se ha repartido en varios frentes, con tres destacables.

Vegeta vs. Ribrianne

Era uno de los enfrentamientos que ya se habían adelantado brevemente, y que primero ha aparecido esta semana en “Dragon Ball Super”. Vegeta, cansado de la poca seriedad que reinaba en la plataforma de combate, ha decidido lanzarse directamente contra la líder de las doncellas en un choque bastante espectacular, y que ha dejado retratado el gran nivel que poseen ambos luchadores.

Esta aparente seriedad sin embargo no ha durado mucho. Vegeta, sobrepasado por sus propios principios y carácter se veía incapaz de golpear a Ribrianne, y esta por su parte no dudaba en ejecutar su técnica “explosión de doncella”. Girando rápidamente sobre sí misma se convertía en una rueda arrasando todo a su paso, sin embargo también perdiendo el control de sus actos. De esa forma ha terminado estrellándose con Jikasen del Universo 10, quien en ese momento se enfrentaba con Piccolo, eliminando así a un rival inesperado.

Goku vs. Rozie

La segunda guerrera ha decidido ir tras el gran protagonista del Torneo del Poder. Aunque en un comienzo Goku llamó la atención de todos sus rivales por ser el responsable de la competición, las últimas semanas ha cedido el protagonismo a otros luchadores. Es lógico pensar que el Saiyajin tendrá una mayor preponderancia en el combate más esperado de “Dragon Ball Super”, contra el poderoso Jiren. Pero esta semana ha tenido una breve aparición frente a Rozie.

Esta luchadora, a diferencia de Ribrianne parece destilar habilidad en combate a larga distancia. Así es como asestando puños a una velocidad increíble ha comenzado a lanzar proyectiles al más puro estilo Street Figher. La peculiaridad de esta técnica es que dichos proyectiles son controlables por el usuario, y Goku no ha tardado en descubrirlo recibiendo uno de ellos en la cara.




C-17 vs. Kakunsa

Pese a que parecía ser el combate más secundario ha terminado siendo el más espectacular. C-17, quien no había tenido hasta ahora demasiada presencia a excepción de algunos momentos puntuales, no ha dudado en elegir a Kakunsa como su principal oponente. Esta luchadora se caracteriza por imitar los movimientos de una pantera, e impulsándose contra las rocas del escenario ha comenzado a embestir al ex-androide con unos placajes difíciles de seguir.

Cuando la situación parecía ponerse en favor de Kakunsa, y todos ya temían por C-17, este ha sorprendido ejecutando una barrera de energía y atrapando a su rival en uno de sus ataques. Y es que destilando inteligencia, había sido capaz de engañar a su rival para que se acercara lo suficiente y así ejecutar su estrategia inicial.

Acto seguido ha comenzado a girar lanzando a la guerrera fuera del ring a toda velocidad, y obligando a su compañera voladora Vikal a rescatarla, otorgándole al mismo tiempo un impulso inesperado que ha terminado derribando a C-17.

Ante las mofas de C-18, quien se había acercado a él para burlarse de su incapacidad de derrotar a su rival, C-17 ha entrado en cólera y ha decidido ponerse serio. En apenas unos segundos se ha aparecido junto a Vikal, eliminándola casi de inmediato. Ribrianne ha intentado mediar entre su compañera Kakunsa y él, pero esta ha despreciado de forma equivocada su ayuda. Y es que pocos segundos después C-17, aprovechando de nuevo su ingenio, eliminaba a Kakunsa impulsándose sobre una de sus propias ondas de energía previamente lanzadas en un movimiento muy elegante y efectivo.

Ribrianne no ha podido evitar explotar entrando en el estado “ira de la doncella”. La semana que viene podremos ver si esta peculiar luchadora logra deshacerse de C-17 o si por el contrario termina decepcionando y es eliminada junto al resto de su universo. De lo que no hay duda es que “Dragon Ball Super” sigue sorprendiendo y en los momentos más decisivos sabe romper la tensión con el humor tan particular que siempre ha destilado.


Contenido relacionado