Probamos Skyrim en Nintendo Switch y te desvelamos todos sus detalles

Probamos el icónico RPG de Bethesda en la consola de Nintendo

Probamos Skyrim en Nintendo Switch y te desvelamos todos sus detalles
 

Hace unos cuantos meses que se ponía a la venta Nintendo Switch, la nueva y esperada consola de la compañía nipona. A través de sus primeras semanas en el mercado, eran muchos los ojos puestos en su catálogo, puesto que fue este uno de los grandes problemas que tuvo Wii U, su predecesora. A pesar de que el catálogo de Switch no arrancó con demasiada fuerza, en parte debido a que el nuevo formato híbrido hace imposible la retrocompatibilidad, son varias las compañías third-party que ya han mostrado su apoyo a esta nueva plataforma. Destaca entre ellas Bethesda, que recientemente ha anunciado obras del calibre de DOOM, Wolfenstein II: The New Colossus o, el que hoy nos ocupa, el incombustible The Elder Scrolls V: Skyrim.

Nintendo anuncia DOOM y Wolfenstein II: The New Colossus para Switch

De la calidad del aclamado RPG de Bethesda no hay quien dude, y es que ha demostrado de forma sobrada a lo largo de los años y las plataformas que el mundo de Skyrim es capaz de atrapar a millones de jugadores alrededor del mundo y sumergirlos en un universo de fantasía con todo un mundo a su disposición. Sin embargo, ¿encaja el juego en Nintendo Switch? ¿Resulta cómodo jugarlo? ¿Rinde bien? Nosotros hemos podido disfrutarlo de primera mano gracias a Bethesda y venimos a dar una respuesta contundente a todas estas preguntas.

Nuevas posibilidades

Hemos visto a The Elder Scrolls V: Skyrim pasar por diversas plataformas y ediciones desde su lanzamiento, y es curioso ver que cada una de estas reediciones incluye determinadas novedades, ya sean en forma de contenido o dentro del aspecto técnico. La versión para Nintendo Switch no es una excepción y llega tratando de explotar todas las posibilidades que ofrece esta plataforma.

 

Destaca en primer lugar el gran trabajo realizado por Bethesda en relación a los controles. Skyrim no solo llega a Nintendo Switch con unos controles adaptados para resultar cómodos, sino que lo hace ofreciendo nuevas opciones con las que se exploten las funcionalidades de los joycon. Es posible jugar con los joycon como si fueran un mando usual, teniendo cada botón su propio uso y estando los controles adaptados a la forma de estos.

Pero, lo que más llama la atención es que el sensor de movimiento también tiene su utilidad. Es posible aprovecharlo cuando jugamos con los joycon separados de la pantalla, y aquí tendremos la ocasión de utilizar cada uno de los mandos como si del arma que llevamos dentro del juego se tratara. Es destacable que podamos realizar diferentes ataques si movemos los joycon de izquierda a derecha, arriba a abajo o viceversa, teniendo cada arma algunos movimientos exclusivos. Y, lo que más sorprende y agrada de todo esto es el hecho de que el sensor de movimiento responde a la perfección. En todo el tiempo que hemos podido probarlo, y sin estar acostumbrados a ello, apenas hemos realizado movimientos sin querer y la detección resulta tremendamente precisa.

Aspectos técnicos

Sin duda, uno de los aspectos que más preocupa a muchos de los usuarios respecto a los ports de los títulos más exigentes a Switch es el técnico. La consola de Nintendo no goza de un hardware demasiado potente y eso ha levantado desconfianza respecto a algunos de los juegos anunciados como DOOM o Wolfenstein II: The New Colossus. A pesar de que Skyrim es menos exigente que estas obras, es sobre el que hemos podido poner nuestras manos y lo cierto es que a una resolución de 720p el juego se mueve de forma estable a 30 fps.

Gracias a la buena pantalla de Nintendo Switch, Skyrim se ve con nitidez en dicha consola, ofreciendo en este sentido una experiencia realmente buena incluso en modo portátil. En cuanto al apartado técnico, esta versión de Skyrim no es la mejor, pero es suficientemente buena como para poder jugarse sin ningún problema en el modo portátil, probablemente el más llamativo.

Sin embargo, sí que hemos encontrado algún problema derivado de la pantalla de Switch cuando, en modo portátil, dejamos la pantalla colocada y separamos los joycon para aprovechar las novedades derivadas del sensor de movimiento. La distancia a la que estamos obligados a colocarnos de la pantalla (para no golpearla) en este caso es bastante superior a cuando los joycon están acoplados. Debido a esto, el tamaño de la pantalla se hace demasiado pequeño y, a pesar de su nitidez, algunos textos resultan completamente ilegibles. En concreto, en nuestra experiencia, hemos encontrado estos problemas al tratar de leer las descripciones de algunos tipos de conjuros debido a que el tamaño de la letra era excesivamente pequeño para la distancia a la que nos encontrábamos.

En resumen…

 

La versión de Skyrim para Nintendo Switch es más que aceptable. Desde luego no es la que mejor luce, pero en el modo portátil de la consola resulta perfectamente jugable. Gracias a unos controles muy bien adaptados y un rendimiento que, sin buscar ninguna peripecia y conformándose con 720p y 30fps, se mantiene bastante sólido, la obra de Bethesda está más que lista para aparecer en una nueva plataforma.

El único problema que nos podemos encontrar es que la pantalla de Switch se haga demasiado pequeña en algunas ocasiones, impidiéndonos disfrutar de novedades tan llamativas como el aprovechamiento del sensor de movimiento de los joycon para detectar algunos movimientos de nuestro personaje. Habrá que esperar aún hasta el 17 de noviembre, pero la versión de Skyrim para Nintendo Switch parece que va a lograr su objetivo y ser suficientemente buena para atraparnos en el universo de The Elder Scrolls una vez más.


Contenido relacionado