La desarrolladora de videojuegos transgénero Chloe Sagal se suicida debido al acoso

Había publicado videojuegos de manera independiente mediante crowdfunding

La desarrolladora de videojuegos transgénero Chloe Sagal se suicida debido al acoso
 

Chloe Sagal era una desarrolladora de videojuegos transgénero que sufría acoso por su condición sexual y que acabó quitándose la vida según informaba el Mail Online el pasado 23 de junio. Nacida en Oregón hace 31 años, Chloe decidió inmolarse la semana pasada según informaron los testigos del hecho, que trataron de apagar las llamas; pero cuando llegó al Legacy Emanuel Hospital ya era demasiado tarde y acabó perdiendo la vida. Los amigos de Chloe la describían como una chica brillante pero torturada que padeció de problemas mentales durante toda su vida.

Chloe Sagal no sólo desarrollaba videojuegos, también era una artista de reputado talento como la lectura o la música y la escultura, ya que también forjaba armas. “Chloe era brillante pero rara vez tuvo la oportunidad de demostrarlo” le comentó vía mail un amigo de la ya difunta desarrolladora a un periódico local el pasado viernes 23 de junio. “Creaba videojuegos encantadores, construyó cosas, trabajó de voluntaria ayudando después del Huracán Katrina y se esforzó en aprender a leer a pesar de la severa dislexia que padecía” añadía su amigo.

Homesick es uno de los videojuegos creados por Chloe Sagal

Pero la vida de Chloe estaba truncada por culpa de los acosadores que la atacaban continuamente, en especial los usuarios del foro Kiwi Farm, quienes le hicieron una campaña de acoso y derribo, aunque leyendo este hilo se quieren quitar toda la culpa de encima. Días antes del día fatídico, la policía detuvo a Sagal por intentar hacerse daño a si misma debido al acoso del Gamergate. Ya en el año 2013, Sagal se vio envuelta en polémica por el mencionado foro, que la misma New York Magazine se atreve a llamarlo como “la mayor comunidad de acosadores“. Esto ocurrió cuando Chloe creó una campaña de micro mecenazgo para recaudar dinero para un proyecto que ella misma admitió que salvó varias vidas, pero los miembros de Kiwi Farm empezaron a acosarla y a postear que el dinero obtenido era para pagar su operación de cambio de sexo.

Según los amigos de Chloe, los ataques que sufría por el Gamergate eran tan fuertes que la distraían de su trabajo y progresivamente le fueron afectando a su salud mental, algo de lo que no se escondía y que además lo reconoció en su página de Patreon.