Super Campeones 2018

Super Campeones 2018

Choque de titanes: Oliver y Mark se ven las caras en Super Campeones 2018

Grandes momentos durante la primera mitad

Super Campeones 2018
 

El capítulo de la pasada semana de Super Campeones 2018 nos dejaba con una increíble sorpresa: Meiwa y New Team se verían las caras en el primer partido de la fase de grupos del campeonato nacional. Este suceso cogió por sorpresa a todos los miembros del equipo, pues no esperaban enfrentar al feroz conjunto de Mark Lenders hasta llegadas las fases finales del campeonato. En este nuevo capítulo, observamos los resultados que surgen de la primera mitad en el partido que sitúa cara a cara a ambas fuerzas.

Durante las primeras escenas observamos la presencia de un nuevo personaje que merece de trato especia: Jeff Turner, el hombre que aparentemente logró ayudar a educar tanto a Mark Lenders como Dani Melow, es la figura entrenadora del Meiwa. Un entrenador como podemos comprobar poco convencional tanto en sus formas como su estilo, pero que ha logrado dotar al Meiwa de una identidad agresiva que acompaña a la perfección el estilo de juego de su estrella. Su reputación es reconocida incluso por una misteriosa mujer con una pamela que parece estar buscando a la nueva perla del fútbol nacional.

El primero choque entre las estrellas de New Team y Meiwa, Oliver y Mark, no se demora demasiado. Tan solo hemos de avanzar unos pocos segundos al comienzo del partido entre ambos conjuntos para observar cómo los dos jugadores se lanzan al duelo. Este, no obstante, acaban en primera instancia con un empate, no sin antes dejar las piernas de los jugadores dolidas dado el impacto físico.

Debido a la imposibilidad de reaccionar inmediatamente tanto para Mark como Oliver, son el resto de jugadores quienes pasan a la acción. En esta secuencia llama la atención especialmente Melow, quien pese a ser el jugador más joven en cancha luce una increíble técnica que le permite dejar atrás a la mayor parte del New Team. Sin embargo, en encontrarse ante Tom Baker, quien recordamos fuera también antiguo compañero de equipo, pierde el balón dada la avanzada técnica de juego de este.

Tras hacerse con el balón, Baker dirige como siempre con maestría el contrataque hasta hacerle llegar el balón a Oliver. Este, que no deja pasar las cuentas pendientes, evita tomar una ruta sencilla por tal de vérselas de nuevo con Mark Lenders. En su segundo cara a cara, Oliver se saca un impresionante regate elevando el balón con su tacón y haciendo que este desaparezca a la vista de la estrella del Meiwa. Posteriormente, el capitán del New Team remata con una volea una épica secuencia que sitúa el primer gol en el marcador.

El enfrentamiento entre ambos jugadores toma rápidamente el protagonismo del partido, dejando la presencia de los compañeros de equipo en una mera anécdota. Tras el gol encajado, Mark Lenders adquiere una perspectiva mucho más atrasada, esperando únicamente a que Oliver haga toma de contacto con el balón para posteriormente lanzarse agresivamente a por él. En esta ocasión, Oliver no es lo suficientemente rápido como para esquivar la entrada de Mark, logrando robarle este el balón en última instancia y saliendo velozmente al ataque.

Habiendo robado el balón a Oliver y comenzado a atacar, Mark no tarda demasiado en cargar la pierna para realizar un potente disparo pese a encontrarse a gran distancia. No obstante, el disparo que realiza dista de tener un final habitual, pues este impacta en la cara del portero reserva de New Team para posteriormente entrar a portería, situando de esta forma el 1-1 en el mercador. Aunque todo ha podido suceder como un mero lance del juego, el portero del New Team parece haber quedado un tanto aturdido por la situación.

El partido entre ambas partes se convierte en toda una declaración de intenciones, especialmente del lado del Meiwa. Tras conseguir el empate, el partido se reanuda y New Team pasa rápidamente al ataque. Con Oliver en control del balón, observamos posiblemente la parte más oscura de Mark Lenders y el Meiwa. Este ordena a los suyos que ataquen sin escrúpulos a Oliver, y uno de los jugadores del Meiwa acaba ganándose una cartulina amarilla tras propinar a Oliver una brutal patada de lo más absurda.

El New Team lanza la falta provocada a Oliver sin demasiado peligro, pues Mark detiene fácilmente el intento de disparo directo. Este, posteriormente, cede el balón a Melow, quien es obligado a chutar a puerta desde gran distancia por su propio capitán. El disparo sale de las botas de Melow a una dócil velocidad, sin embargo, el portero del New Team se ve incapaz de detener el balón, lo cual otorga la ventaja en el marcador al Meiwa (2-1). Aparentemente, el impacto recibido con anterioridad a raíz del gol de Mark le ha provocado cierto miedo psicológico al esférico.

Con un portero con miedo al balón, lógicamente el Meiwa opta por atacar y disparar de manera constante. Sin embargo, Oliver logra detener un claro intento de gol gracias a un ágil despeje. Oliver pretende hacer comprender a su portero que no debe tener miedo al balón, aunque las palabras por sí solas no servirán. Mark, ardiendo en rabia, dispara contra el rostro de Oliver hasta el punto de que este debe hacer una extraña maniobra por tal de no entrar junto al esférico en portería. Pese a la dureza de la situación, Oliver demuestra así a su compañero de equipo que no hay nada que temer, y que el balón sigue siendo el mismo amigo de siempre.

Habiendo superado un punto crítico, vuelve a ser el turno de atacar para el New Team. Oliver, Tom y el resto de miembros se encuentran determinados a volver a equilibrar el resultado, aunque no descubriremos el desenlace del mismo hasta el siguiente episodio.


Contenido relacionado