Oliver y Mark se retan mediante un festival de goles en Super Campeones 2018

Super Campeones 2018

Oliver y Mark se retan mediante un festival de goles en Super Campeones 2018

Una rivalidad con muchos episodios por delante

Oliver y Mark se retan mediante un festival de goles en Super Campeones 2018
 

En la pasada semana podíamos asistir a la primera parte del duelo entre Meiwa y New Team en Super Campeones 2018, pero sobre todo, entre sus estrellas: Mark Lenders y Oliver Atom. Ambos jugadores saltaban al césped con la intención de llevarse la primera victoria del campeonato, hecho que solo podía lograr un equipo. En este nuevo capítulo, observamos el desarrollo del partido a mayor número de goles que hemos podido ver hasta la fecha.

Primeros instantes del episodio y Oliver y Tom se lanzan en un ataque luciendo su magnífico juego combinado. Ambos jugadores progresan mediante una secuencia de paredes imposibles de detener por los rivales. No obstante, Mark Lenders sale a la carga por tal de frenar su avance. Sin embargo, nuevamente la pericia de los dos atacantes logra incluso evadir a Lenders, dejando Oliver a Tom en una posición de ventaja que este no desaprovecha y utiliza para igualar el marcador a 2-2 al final del primer tiempo.

Una vez iniciada la segunda mitad, Lenders y el Meiwa se lanzan a por todas por tal de recuperar el liderazgo en el electrónico, y así lo logran al poco tiempo tras un espléndido disparo de su jugador estrella. El New Team, posteriormente, vuelve a poner las tablas tras un gol de Oliver. A partir de este punto el partido se convierte en un tira y afloja protagonizado por la inmensa cantidad de goles. El punto álgido de la secuencia lo encontramos a tan solo cinco minutos del final del partido, momento en el que alcanzamos un marcador ya de 5-5.

El hambre de Mark Lenders le empuja a seguir persiguiendo un liderazgo que no han parado de obtener a lo largo del encuentro, y logra ganar un duelo aéreo a Oliver gracias al que situar el sexto gol del Meiwa en el partido. En este punto encontramos un claro choque de convicciones entre ambos jugadores. La ambición de Mark Lenders surge de la necesidad mientras que la de Oliver lo hace de su amor y pasión por el fútbol. Ambos acercamientos se muestran tan complementarios como distantes, haciendo que la tensión en el duelo entre ambos no haga más que incrementar.

En una nueva toma podemos apreciar la oportunidad de salir al contraataque por parte del New Team, comenzando este mediante su propio portero tras una parada y enlazando a Oliver a raíz de un espléndido pase de Tom Baker. Nuevamente, Mark y Oliver vuelven a encontrarse en un duelo en el aire que, no obstante, finaliza en un empate. Sin embargo, Oliver logra recuperarse rápidamente y volver a avanzar hacia la portería. Mark se niega a tirar la toalla y le persigue hasta el punto de realizar una de sus agresivas y efectivas entradas. Pese a ello, esta vez Oliver es capaz de driblarle con un salto en el aire y rematar una volea que empata el partido en un 6-6.

Con el enfrentamiento ya prácticamente finalizado, Mark Lenders toma la decisión de cerrarlo por su cuenta con un disparo desde el centro del campo. Oliver llega tarde a comprender las intenciones de su rival pero logra desviar lo suficiente el feroz disparo como para que este impacte en el travesaño y salga despedido. No obstante, lejos de tirar la toalla, Lenders recuperar el balón y se planta en un uno contra uno ante Oliver. Los dos jugadores se miran a los ojos y no ceden lo más mínimo hasta que Oliver parece resbalarse y perder el equilibrio. Sorprendentemente, esta era una estratagema de Oliver para que Mark bajara la guardia y poder robarle el balón, consiguiendo así anular el peligro. O eso parecía…

En un abrir y cerrar de ojos, el balón interceptado por Oliver se planta en los pies de la defensa, pero el ávido Dani Melow aprovecha el último segundo de partido para conectar un potente disparo que acaba entrando a puerta. El resultado final del encuentro queda decidido: victoria del Meiwa ante el New Team por 7-6, llevándose la primera del torneo. Ante la derrota, Mark aprecia a un Oliver desolado, al que quizá empieza a comprender un poco mejor. Ya en el vestuario, las caras deprimidas se olvidan tras una charla telefónica con Benji y el recordatorio de que no se encuentran fuera del Campeonato Nacional ni mucho menos.

En los últimos instantes del capítulo podemos observar a Oliver y el New Team atender al partido del Mambo F.C., donde recordamos juega Julian Ross como principal estrella. La calidad técnica del jugador brilla sin parar en todo momento y no hace más que defender el título de mayor talento del país. Por otra parte, vemos también a Mark reunido con la misteriosa mujer de la pamela, quien se presenta como una ojeadora para la escuela Toho, de las más prestigiosas de Japón. ¿Será esta la oportunidad que tanto ha estado buscando Lenders para su familia?


Contenido relacionado