Netflix ya está trabajando en la secuela de Death Note

Ted Sarandos apuesta de nuevo por la criticada saga con la segunda de las entregas previstas

Netflix ya está trabajando en la secuela de Death Note
 

A nadie le gustó, las críticas la destrozaron, pero lo cierto es que todo el mundo terminó hablando de ella. El live-action de “Death Note” fue una de las películas más denostadas del año pasado, y una de las peor consideradas de todo el género. Una etiqueta que ya comenzó a arrastrar desde sus primeros pases, y de la que no se consiguió desprender tras el estreno. Sin embargo para Netflix el experimento no salió tan mal en cuanto a audiencia, y ahora ha decidido dar luz verde a los planes que tenía desde un comienzo su director.

Según informa The Hollywood Reporter en un artículo dedicado a los movimientos internos de la compañía de Ted Sarandos, ya han comenzado los trabajos de preproducción para la secuela de “Death Note”. En esta ocasión Adam Wingard adaptará a la gran pantalla un guion escrito por Greg Russo, el mismo hombre encargado de las futuras películas de Mortal Kombat, Resident Evil, y F.E.A.R. Por el momento se desconoce la fecha de estreno, aunque llegará con toda probabilidad durante el próximo 2019.

En el mismo informe Sarandos reconoce que para Netflix la película del año pasado fue un éxito “considerable”, y agrupa su recibimiento con el acierto en cuanto a audiencia que también fue “Bright”. Ambas películas muy polémicas que no ayudaron a mejorar la imagen de la compañía, pero que de cara a los libros de contabilidad fueron muy rentables. Esta semana se cumple un año desde el estreno de la desdichada adaptación del manga de Tsugumi Ohba, y tras mucha espera, y varias polémicas relacionadas con su director, ahora sabemos que tiene un largo futuro por delante en el catálogo.

En nuestra crítica escribíamos sobre “Death Note”: “Lo que vuelve a demostrar la película es que occidente no sabe comprender la naturaleza y el mensaje de la industria del manganime, y cada vez que tratan de destilarlo y traducirlo hacia sus formatos: falla estrepitosamente. Como adaptación es muy mediocre, como live-action es mejor que los japoneses. La película deja muchos aspectos cruciales en la sombra y añade otros totalmente nuevos e inventados.


Contenido relacionado