Avance Underworld Ascendant

Jugamos a Underworld Ascendant y os contamos nuestras impresiones

Avance Underworld Ascendant
 

El pasado miércoles día 31 pudimos asistir a una prueba de Underworld Ascendant gracias a 505 Games. El juego donde están inmiscuidos mayúsculos nombres del rol a la vieja usanza como Warren Spector y otros nombres de videojuegos como Bioshock Infinite—como es el caso de Joe Fielder—, se nos presenta como un título que bebe de esa sensación de libertad de decisiones que nos ofrecen los juegos de rol al estilo System Shock o Legend of Grimrock, por poner un ejemplo más cercano a los tiempos que corren.

Así pues, no os perdáis detalle de lo que nos ofrece este título con tanto titán de la industria en sus filas.

Libertad para decidir

Sabiendo la gente que hay detrás del proyecto, uno puede intuir que Underworld Ascendant va a tirar por un camino de libertad de decisiones totalmente amplio. Cuando comenzamos en el tutorial del juego y nada más entrar de lleno en él, un cartel nos reza que usemos la inteligencia para superar los obstáculos, y es ahí donde uno se da cuenta de la fuerza que tiene el título para convertirse en un juego de rol en condiciones.

La toma de decisiones para determinar qué hacer en caso de toparnos con una puerta que no se puede abrir son amplias: liarte a mamporrazos con ella siempre que tengas un arma, buscar el dispositivo que acciones dicha puerta o quemar un objeto con alguna antorcha cercana y que la puerta arda en llamas para poder pasar por ella y continuar nuestro camino. Estos detalles son los que hacen que un jugador que sabe en lo que consiste el rol de lápiz y papel se quede pensando en la gente que hay detrás haciendo estas cosas.

Porque sí, es cierto, lo que hemos podido probar de Underworld Ascendant está totalmente plagado de este tipo de detalles. No es solo la acción de cómo abrir una puerta, es también el buscarse las castañas para activar un mecanismo inalcanzable para nosotros utilizando desde magia hasta un jarrón para llegar a él, el cómo derrotar a nuestros enemigos e incluso ser lo más sigilosos posibles para no llamar la atención si no queremos meternos en peleas, etcétera. La creatividad, esa inteligencia que reza el cartel que nombraba antes, será de vital importancia si queremos sobrevivir a los peligros que nos esperan en las mazmorras, que no serán pocos y en ocasiones serán complicados de sortear.

Las mazmorras poseen constantemente ese aura de peligrosidad, de problemas a la vuelta de la esquina, y no dejan de estar plagados de pequeños detalles que podemos usar a nuestro favor: desde objetos que tirar a los enemigos, a recovecos por donde engañarlos para conseguir evitarlos. Todo está pensado para que el jugador pueda trazar su propia ruta de escape y lograr la victoria por encima de sus enemigos.

Los detalles gráficos del juego, sin terminar de ser una completa locura, están bien logrados y  lo que pudimos observar a través de una de sus ciudades, nos dejó con buen sabor de boca pese a algunos problemas que vamos a relatar a continuación.

Problemas de rendimiento

No deja de ser cierto que Underworld Ascendant posee todos esos detalles que comentaba anteriormente acerca de su libertad, su toma de decisiones y la sensación de estar ante un juego de rol en mayúsculas. Pero aunque el concepto del gameplay está bien ejecutado, lo demás no resulta tan aceptable como quisiéramos encontrarnos.

A lo largo de nuestra partida nos encontramos con problemas que menguan la experiencia del jugador en el mundo de Underworld Ascendant. Alrededor de las dos horas que pudimos disfrutar enfrentamos mecanismos dentro del título que no terminaban de funcionar correctamente y tenías que recurrir a otros métodos para seguir tu camino. Aunque si hay algo realmente fue bastante molesto, fueron los diferentes bugs que nos topamos que impedían que siguiéramos nuestro camino.

En nuestro caso aparecieron incluso pantallas de carga infinitas que nos obligaron a reiniciar el juego y a empezar la partida desde el principio, con todo lo que ello supone. Si bien se da por hecho de que estos errores serán subsanados para cuando el juego se lance el próximo día 15 de noviembre, no estaría de más revisar estos pequeños detalles pues a juzgar por la experiencia no fueron pocos.

Y si bien dentro del apartado más técnico del juego nos topábamos con problemas de todo tipo, los fallos de rendimiento y sus caídas constantes de FPS por alguna razón inexplicable, hacían mella en la experiencia que estábamos teniendo. Bien es cierto que durante el tutorial no sufrimos de dichas caídas pero al encomendarnos nuestra primera misión, en dos ocasiones nos privaron de poder defendernos ante los enemigos que estábamos enfrentando, encontrando así nuestro deceso totalmente gratuito y sin opción de defendernos debido a dichos problemas.

Es en este apartado donde Underworld Ascendant se alza como un título con unas ideas buenísimas, con unas mecánicas que escasean—por desgracia—en los tiempos que corren, pero que necesita un lavado de cara a nivel de rendimiento: y bien a fondo. Además, tampoco vendría mal pulir otros aspectos del juego como el combate, que termina por hacerse un poco pesado y donde tal vez las peleas se tornan demasiado sosas, desprovistas de cualquier tipo de enganche para que resulte divertido.

Conclusiones

Lo que podemos sacar en claro tras habernos enfrentado a Underworld Ascendant durante dos horas aproximadamente, es que es un título con unas ideas verdaderamente interesantes para los tiempos que corren. Es cierto, no inventa nada nuevo en el género, pero trae de vuelta mecánicas que yacen olvidadas en la mayoría de títulos que se venden como juego de rol y luego, se quedan a las puertas de serlo precisamente por esa libertad.

El problema llega en una frase muy simple: en un videojuego las buenas ideas y las buenas mecánicas no se sostienen si no existe un rendimiento aceptable tras las mismas, y esto se puede tornar al contrario, pero en el caso de Underworld Ascendant no. Al título le hace falta un lavado de cara a fondo a nivel de rendimiento para que termine de convertirse en un título de lo más interesante y curioso que se puede jugar en esta recta final de año. Y aunque sea solo por la gente que hay detrás del proyecto, se lo merece.


Contenido relacionado