Análisis Rebel Galaxy

PC
 

De mano del pequeño estudio independiente Double Damage llega sin hacer apenas ruido a nuestros PCs Rebel Galaxy, una aventura espacial en la que nosotros seremos los que tendremos toda la libertad del mundo para ser comerciantes justos, extraer los recursos que necesitemos para nuestras tareas o ser los bandidos más temidos de toda la galaxia controlando nuestra gran nave de combate. Con estas premisas tan interesantes de sandbox, acción y un toque de ciencia ficción ha llegado a nuestras manos este nuevo juego independiente del cual hoy os traemos el análisis. Preparad vuestras naves porque comenzamos.

rebel-galaxy-logo

El espacio es nuestro terreno

Una vez que entramos a Rebel Galaxy, una de las cosas que más llaman nuestra atención es el mapa: toda una galaxia para explorar con múltiples misiones que completar, campos de asteroides de los que extraer recursos y estaciones espaciales de diferentes facciones en las que hacer una parada, ya sea para tratar temas de importancia con distintos personajes, mejorar nuestra nave, atacarlas o simplemente echar un trago en el bar.

Sin embargo, a pesar de que todo el mundo en el que estamos es tridimensional, tan solo podremos movernos en dos dimensiones, es decir, por un solo plano, no podemos desplazar nuestra nave arriba y abajo. Pero, aunque esto al principio resulte algo frustrante (sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de juegos actuales de este tipo sí lo permiten), cuando llega el momento de combatir contra naves enemigas te das cuenta de que no es en absoluto un fallo, sino un gran acierto a nivel de diseño.

rebel-galaxy-3

Básicamente los combates son iguales que si en vez de naves espaciales tuviéramos barcos veleros y estuviéramos en pleno Siglo XVII, durante la época dorada de la piratería, en donde lo importante es rodear a la nave enemiga para dejarla en todo momento al alcance de nuestras armas, a la vez que evitamos ponernos a tiro de las suyas. Ahora cambiad los veleros por grandes naves espaciales y los cañones por modernos rayos láser y… ¡voilá!, tenemos el maravilloso y retante, a la vez que simple, sistema de combate de Rebel Galaxy.

Por supuesto, a pesar de que el ejemplo de los barcos es perfecto para poder ver con claridad cómo sería un combate bidimensional en un espacio aparentemente tridimensional, el tema no es tan simple como esto, ya que tendremos que controlar nuestros escudos, los diferentes tipos de armas y su efectividad, la cual depende del objetivo, y el hecho de que las colisiones dañan en gran medida las naves. Con todo esto en mente, deberemos personalizar nuestro armamento en las diferentes estaciones espaciales, gracias al cual podremos decidir si vamos a afrontar los combates con mayor potencia ofensiva que el enemigo, mayor velocidad de movimiento o una mejor defensa; está en nuestras manos la decisión.

Pero uno de los principales problemas del título viene en los combates y es que hay veces en las que nuestro peor enemigo no será esa nave que está utilizando toda su potencia de fuego para destruirnos, sino la cámara y sus extraños movimientos, lo que hace que la experiencia sea, en ocasiones, peor de lo que debería. La cámara tiene dos modos, el que tenemos cuando exploramos y que es fácilmente manejable con el ratón; y el que tenemos cuando combatimos, que libera el mouse para poder apuntar con él, como si de un shooter se tratara. Pero el apuntado es muy relativo, ya que el autoapuntado es increíblemente fuerte, de hecho, se premia colocarse bien, no acertar los disparos (más estrategia que shooter, aunque la cámara indique lo contrario); lo cual nos deja con el ratón haciendo de “guía” para el autoapuntado y la cámara con un control difícil y molesto en el que solo se mueve cuando el punto de mira toca el borde de la pantalla.

La decisión es nuestra

Rebel Galaxy nos da bastante libertad a la hora de escoger el modo en el que queremos realizar diferentes tareas que se nos proponen tanto en la historia para completar misiones como fuera de ella para conseguir el dinero necesario y así poder comprar las mejoras que nos permitan superar ciertas fases. Si bien es cierto que es posible completar el juego rechazando la violencia en todos los casos y siendo un habitante ejemplar de la galaxia que no se mete en problemas, hay que destacar que el combate suele ser la opción más divertida, y es que es uno de los aspectos más trabajados del juego. Es difícil comparar los grandes enfrentamientos que tenemos contra armadas enteras de naves enemigas con recolectar algunos minerales disparando a rocas que flotan en un campo de asteroides.

rebel-galaxy-4




Por otro lado, si queremos tener una nave a la altura de algunas de las misiones que se necesitan superar para completar el juego tendremos que pasar un buen tiempo grindeando hasta ahorrar lo que cuestan las diferentes armas, propulsores o escudos, y esto se hace terriblemente pesado y repetitivo, en parte porque el looteo de los enemigos es ridículamente bajo, haciendo que rara vez nos suelten algo de provecho.

Por contra, si el grindeo no resulta nada satisfactorio, lo que es la historia en sí, si lo hace, contando con una trama interesante que nos pone en busca de un familiar que guarda muchos secretos; y una buena variedad de misiones, bastante divertidas normalmente y que no son para nada fáciles en algunos casos. En este punto, cabe destacar que existe un fallo (o al menos eso parece) con la dificultad de las misiones de comercio, marcando como sencillas o lo que es lo mismo, “nivel de amenaza bajo”, algunas que son terriblemente difíciles, teniendo que llegar a desistir tras decenas de intentos fallidos.

Técnicamente nada malo

Uno de los apartados que más llama la atención en Rebel Galaxy es el visual, ya que desde el minuto uno, se nos bombardea con diversos efectos visuales provocados por planetas, estrellas, nubes de polvo y campos de asteroides que, si bien es cierto que si sois amantes de la física harán que os salga humo de la cabeza por lo imposible de estos, son bastante resultones y bonitos, consumiendo pocos recursos del PC y haciendo que casi cualquiera pueda jugarlo.

rebel-galaxy-2rebel-galaxy-5

La banda sonora, por su parte, impresiona de principio, basándose en temas country que nos hacen sentirnos como vaqueros del lejano oeste que salen en su caballo (en nuestro caso nave espacial) a recorrer el vasto desierto (espacio para nosotros) en busca de fortuna y, ¿por qué no?, problemas con algún forastero si se tercia. Sin embargo, cuando llevas unas cuantas horas jugadas se empieza a hacer repetitiva debido a lo limitado que está el número de temas.

Conclusiones

En resumidas cuentas, Rebel Galaxy es un título que puede ofrecer bastantes horas de diversión si os gusta vagar por el espacio admirando estrellas y atacando naves enemigas con un sistema de combate más basado en la estrategia y la potencia de las armas que en el “apuntado”. Por contra, a veces puede hacerse pesado debido a lo tedioso y repetitivo del grindeo y a tener un mapa que, si bien es cierto que es bastante grande, está relativamente vacío y no hay demasiado que hacer.

Aparte de esto, nos encontramos con una obra que visualmente es bonita y no requiere de un gran PC para ser jugado, la optimización es buena y los bugs escasos, por lo que desde aquí hemos de reconocer que hemos quedado gratamente sorprendidos con este juego que, con sus fallos y aciertos, puede encandilar a más de uno.





Positivo

  • Un mundo amplio que explorar
  • Historia interesante y divertida
  • Sistema de combate estratégico pero simple
  • Visualmente espectacular
  • Bien optimizado, accesible para casi cualquier PC

Negativo

  • Repetitivo y tedioso en ocasiones
  • La banda sonora tiene pocos temas
  • La cámara juega malas pasadas
7

Bueno

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Amante de los videojuegos en general y de indies, MMOs y RPGs en particular; incondicional de Fallout y Star Wars y estudiante de física y matemáticas, siguiendo los pasos de Gordon Freeman.