Colabora

Crítica de Cómo vivir contigo mismo: mucho Ant-Man y pocas nueces

Fichas
CRÍTICA

Crítica de Cómo vivir contigo mismo: mucho Ant-Man y pocas nueces

Paul Rudd se pierde en un guion confuso que termina decepcionando

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 18/10/2019
  • Duración: 50 min/ep
  • Pais: Estados Unidos
  • Género: Comedia
  • Productora: Jax Media / Likely Story
  • Distribuidora: Netflix
  • Director: Timothy Greenberg
  • Guionista: Timothy Greenberg

"Doppelgänger" es un vocablo de origen alemán que esconde el significado de una interesante alegoría. Según las leyendas germanas, se invoca este término cuando una persona se encuentra con un fiel reflejo de sí misma que a ojos de los demás es idéntica al individuo original, pero que esconde un ánima malvada. Concepto que ha servido como punto de partida para dejar misteriosos relatos acerca de cómo reaccionaría alguien al verse en un espejo real. "Enemy", del canadiense Dennis Villeneuve, es el mayor referente de este significado. Otra aproximación más reciente ha sido "US", de Jordan Peele, cinta que explora el término desde el género del terror.

Aún siendo un elemento idóneo para el misterio, Timothy Greenberg decide sumar a la nómina del doppelgänger otro género más; el de la comedia. Paul Rudd lidera por partida doble "Cómo vivir contigo mismo", la última propuesta de Netflix en la que encarna las dos versiones de Miles Elliot, un hombre deprimido y sin ningún tipo de expectativa que decide someterse a una complicada operación que le cambiará la vida. El remedio a su tedio desemboca en una versión completamente idéntica pero mejorada de él mismo, con la que intentará convivir. Una premisa interesante y divertida que da impulso a la serie durante su despegue, pero que es difícil de desarrollar a lo largo de 8 capítulos.

Interesante pero difícil de mantener

Es su gran virtud y a la vez su mayor quebradero de cabeza."Cómo vivir contigo mismo" empieza de manera fulgurante. Greenberg tiene un caramelo entre manos y le sabe sacar partido en las primeras páginas del guion. Mantiene una atractiva tensión hacia ese elemento tan imposible que incluso suscita al espectador cierta incomodidad; conocer la reacción de Miles cuando se de cuenta de que tiene una versión mejorada que se está apoderando de su vida. Sabe explotar el recurso fácil de mostrar cuál es el punto de vista de cada uno; un Miles derrotado frente a la vida que encuentra un divertido contrapunto en su homónimo divertido y virtuoso con ganas de comerse el mundo.

El problema del libreto es que es muy cobarde. Le cuesta avanzar en la historia e insiste en volver al pasado constantemente para explicar elementos innecesarios que no aportan nada a la trama. Es hacia la mitad de la temporada cuando se le ve el plumero al showrunner. La trama esconde un hedor de autoayuda que ya está muy trillado. Es aquí cuando el espectador se aburre porque se evidencia que esto no consiste en explorar el siempre interesante doppelgänger. El director condena su genial idea a otra lección sobre lo que vale el esfuerzo, algo que está lejos de ser original.

Imagen de Crítica de Cómo vivir contigo mismo: mucho Ant-Man y pocas nueces

Derrotado el sentido de la obra,con un guion poco trabajado pero muy ambicioso, la serie se empeña en seguir el único hilo del que termina por depender la endeble trama: la mujer de Miles, Kate. Cuando ya no hay nada más que exprimir del doble Rudd, Greenberg decide explorar lo que perturba a la mujer del protagonista. ¿Lo consigue? No. Termina ahogándose en un camino sin salida en el que, para más inri, abandona la comedia por completo.

Ant-Man intentando salvar los muebles

Se podría decir que Paul Rudd es lo más interesante de la serie. Al fin y al cabo, es una de las grandes estrellas del mainstream cinéfilo y es el eje que da sentido al proyecto. Recordamos que la premisa pasa por clonar al conocido actor para explotar su carisma dos veces. Rudd se desenvuelve a la perfección mostrándonos dos maneras totalmente antagónicas de vivir la vida, con una actuación que brilla sobre el resto del reparto. Este, por desgracia, queda retratado como una simple comparsa al lucimiento del actor.

Se echa en falta una mayor incisión en las consecuencias derivadas de la premisa. Y es que, llega un punto en el que el propio Miles va perdiendo potencial. Va contagiándose de un texto que le resta importancia a la convivencia entre dobles, y que termina prácticamente normalizandolo. Aún con todo, las escenas en las que la estrella comparte pantalla con su animado doble, son divertidas y no dejan de demostrar que se podría haber explotado mucho mejor la idea original.

Imagen de Crítica de Cómo vivir contigo mismo: mucho Ant-Man y pocas nueces

Un tono confuso y poco cuidado

Este es otro de los problemas de "Cómo vivir contigo mismo". La ficción está inicialmente planteada como una comedia absurda. Es lo lógico, pues la premisa inicial invita a ello. La falla la encontramos al ver que el resto de elementos técnicos no acompañan a esta idea. Ese tono cómico se pierde entre tanta trama confusa y, en algunas ocasiones, incluso juega a ser misteriosa creyendo tener una historia más interesante en ciernes. La banda sonora dota al libreto de un ritmo frenético que no tiene, y se nos plantea una subtrama conspiranoica más propia de otros derroteros que tampoco se llega a solucionar; una muestra más de que a este guion le falta una vuelta de tuerca.

Conclusión

En definitiva, "Cómo vivir contigo mismo" es una decepción. Promete mucho más de lo que es capaz de dar. Los dos primeros episodios son muy interesantes y abren un melón muy jugoso que invita al espectador a devorarlo. Greenberg, sin embargo, no es capaz de alargar tanto una original premisa que finalmente se convierte en agonía. Aún con todo, la serie se deja ver y tiene algunos momentos divertidos sustentados en un gran Paul Rudd. Lástima que el paquete final no sea más que otra historia con moraleja barata que pasará a formar parte del fondo de armario de Netflix.

Crítica:
Cómo vivir contigo mismo (Living With Yourself)

Puntuación Areajugones:
Olvidable
Valorar esta serie
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

"Cómo vivir contigo mismo" es una propuesta interesante que no sabe desarrollarse a lo largo de sus 8 episodios. Su sentido original deriva en una moraleja barata que ya está muy trillada dentro del género de la comedia. Paul Rudd intenta salvar los muebles, pero termina perdiéndose dentro de un guion poco trabajado y que carece de personalidad.

  • Paul Rudd por partida doble
  • No encuentra el tono
  • Moraleja muy poco original
  • Promete más de lo que da
  • Personajes que suscitan muy poco interés
Duración: 50 min/ep

Política de puntuación

Redactado por:

Periodista amante del cine. A veces antepongo la forma al fondo... Pero no siempre.