Análisis Shantae Half Genie Hero Ultimate Edition

Nintendo Switch PlayStation 4
 

Shantae Half Genie Hero se lanzó en 2016 para varias plataformas como PlayStation 4, PlayStation Vita, Wii U, PC y Xbox One. Se convirtió así en uno de los lanzamientos más interesantes de la recta final de año puesto que tras recaudar más de 900.000 dólares en Kickstarter consiguió superar las expectativas del exigente público: el jugador volvía a contar con Shantae, una medio genio que puede usar su pelo para atacar a los enemigos.

En cambio, salieron varias expansiones posteriormente que han sido añadidas en esta Ultimate Edition; en concreto, se han añadido todos los DLC lanzados hasta abril de 2018 y tres nuevos trajes para la protagonista que alteran el estilo de juego. La edición física, además, incluye diferentes elementos de merchandising que harán las delicias de los coleccionistas, todo ello para Nintendo Switch y PlayStation 4 (en el caso de la edición física). Sin duda alguna, una nueva oportunidad de probar uno de los videojuegos independientes más interesantes de los últimos años, con un apartado gráfico único y lleno de personalidad y una jugabilidad endiabladamente divertida.

Shantae

La jugabilidad como base de todo

No estamos ante un videojuego de plataformas que reinvente el género, pero sí ante uno muy especial puesto que la jugabilidad está medida al milímetro: como hemos avanzado en la introducción, el pelo de Shantae será el gran protagonista a la hora de atacar a los enemigos que nos asalten en cada fase, aunque como juego de plataformas que es, no solo luchar será lo más importante: saltar, pero saltar correctamente, será esencial en unos niveles que se van complicando con el paso de las horas; también tendremos la posibilidad de transformarnos mediante un baile en interesantes habilidades que nos harán las cosas mucho más fácil.

Lo interesante es que dichas habilidades están colocadas en el videojuego de forma orgánica, es decir, hay que ir consiguiéndolas poco a poco y no están desde el principio. Esto provoca que la progresión sea muy divertida y siempre habrá algo nuevo que nos sorprenda. Además, esta variedad de habilidades genera también variedad de situaciones, algo que provocará que el jugador nunca tenga tiempo de aburrirse.

La aventura junto a las expansiones nos puede dar entre 10 y 12 horas de juego dependiendo de la habilidad del jugador, aunque es cierto que no es un videojuego excesivamente complicado y en pocas ocasiones nos veremos en situaciones complejas. En cambio, en parte gracias a jugabilidad y en parte gracias al diseño de niveles, no nos ha resultado necesario un plus de dificultad como sí ocurre en otros videojuegos del género.

Sí hemos notado que el juego base era perfecto mientras que los DLC añadidos simplemente son un complemento más que no están al nivel de la aventura principal. No por ello vamos a dejar de mencionar que este contenido, lanzado a posteriori y recogido en esta Ultimate Edition, es divertido y amplía la experiencia de juego en un par de horas más.

Como hemos dejado patente en lo que llevamos de análisis, la historia de Shantae Half Genie Hero no es más que un añadido que no aporta mucho al título. Existe y estará patente en varios tramos de la aventura, pero no es el elemento más importante del videojuego. Algo más de narrativa podría haberle ido genial a un personaje que puede tener aún más trasfondo del que tiene. Eso sí, sabe aprovecharse del aspecto gráfico de la producción para contar lo que cuenta con bellas estampas que parecen sacadas de una postal dibujada a mano.

A Shantae le sienta genial este estilo gráfico

Si hay algo por lo que destaca la aventura es por su apartado artístico. Es una gozada poder ver con tanto detalle el dibujo que se ha preparado para la ocasión: siguiendo un estilo muy cercano al dibujo animado y con unos gráficos en 2D, tenemos entornos muy detallados con unos personajes que lucen perfectos. Aunque no haya una enorme variedad de estos, su apartado artístico, igual que el de los escenarios, sorprende.

Tampoco hemos encontrado problemas de rendimiento que afecten a la jugabilidad, al menos en la versión que hemos probado (Nintendo Switch). En este caso, decir que como suele ocurrir en la consola de Nintendo, el juego luce mejor en la pantalla de la consola que en televisión aunque tenga una menor resolución (720p respecto a los 1080p que parece alcanzar en la pantalla grande). Esto se debe a la gran calidad de la pantalla incluida en la plataforma, que realza el colorido de Shantae Half Genie Hero.

 

El apartado sonoro también es de destacar (muestra de ello es que la edición física incluye una copia). Numerosas canciones y pistas musicales que ambientarán de forma genial esta aventura. No tenemos sensación de repetición, como si ocurre en otras aventuras del género. Es, por lo tanto, un logro que un videojuego independiente haya logrado esto, puesto que la banda sonora suele ser uno de los elementos menos cuidados si hay un presupuesto limitado.

Una aventura perfecta que regresa con una edición única

No es que este videojuego haya recibido un nuevo lavado gráfico o un cambio en la jugabilidad, sino que estamos ante una aventura que viene a ser completada con todas sus expansiones en una edición física única. Además, llega por primera vez a Nintendo Switch, pudiendo así obtener a nuevos jugadores. Recomendamos que le deis una oportunidad, puesto que estamos ante uno de los plataformas más interesantes que hay en la consola.


Positivo

  • La edición física tiene un precio genial para lo que incluye
  • Todo el DLC lanzado y tres nuevos trajes
  • El apartado artístico sigue siendo bello
  • La jugabilidad sigue enganchando
  • Aventura duradera

Negativo

  • Podrían haber incluido más contenido nuevo
  • Las expansiones están por debajo de la aventura principal
8

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida