Análisis WRC 7

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Un año más BigBen Interactive pone a nuestra disposición la entrega oficial del World Rally Championship para que podamos recorrer todas las etapas actuales a bordo de los coches y equipos oficiales del campeonato. Hoy, os traemos el análisis de dicho juego, contándoos nuestras experiencias sobre los circuitos más duros y rápidos del torneo. Así que poneos el cinturón porque llegan curvas y baches peligrosos.

Un título exclusivamente de rally requiere cierta habilidad por parte del jugador. La grava o la nieve nos pueden jugar malas pasadas y si nunca habéis abordado ningún juego de este tipo, es probable que tengáis que practicar bastante hasta que al menos toméis las curvas como dios manda. Una vez que ya tengáis dominado el acelerador y el freno en los circuitos, quizás queráis subir un escalafón y probar las marchas manuales, eso ya al gusto del consumidor. La cuestión es que cuando se trata de conducción en circuitos de rally, puede que los títulos de World Rally Car sean los más idóneos para comenzar a pillarle el truco a este subgénero dentro de los simuladores de conducción. Suelen disponer de una interfaz fácil y un control que si bien no se nos hace natural, es fácil hacerse con él.

Un paseo general por el juego

Al comenzar el juego, dispondremos de un breve tutorial de un circuito dividido en varias etapas. Cuando lo finalicemos, el título habrá seleccionado el estilo y la dificultad apropiados en base a nuestra destreza en dicho circuito. De este modo, podremos jugar según los valores elegidos por el juego o modificar nosotros mismos la dificultad por nuestra cuenta.

Cuando hayamos superado el tutorial, podremos dar un paseo por el menú principal del juego. En WRC 7 disponemos de varios modos de juego. Si nuestra idea es competir con el crono en circuitos de manera casual y con todos los equipos disponibles, una partida rápida es lo que nos conviene en estos casos. Luego tenemos el modo carrera, el clásico que no puede faltar en títulos de esta índole. Aquí nos darán la posibilidad de fichar por un equipo y debutar en la Junior WRC, la categoría más pequeña del campeonato. Aquí tendremos que recorrer multitud de circuitos e ir progresando en nuestra carrera para aspirar a mejores condiciones, equipos, fama, etc.

Si nos vamos a los modos multijugador, disponemos de dos de ellos, el online y el de pantalla partida. No hay mucho que decir de estos. En el primero mencionado competiremos con otros jugadores para alcanzar el mejor tiempo posible del circuito, mientras que en el de pantalla partida podremos jugar en local con el amigo de al lado. Esto último es algo que habría que agradecer en estos tiempos porque parece que se están perdiendo las buenas costumbres en los videojuegos. Cada vez se hace más difícil encontrar un título de carreras para jugar con amigos en una misma consola o PC. Sí, reconocemos que no es lo más cómodo y elegante del mundo, pero hacía su función y con esto pasamos un rato más que agradable.

Además de estos modos multijugador, también existen los desafíos, los cuales irán cambiando cada ciertos días y básicamente tendremos que intentar conseguir mejor tiempo que las demás personas que están jugando. Igualmente nos dan puntos por haber superado el desafío, aumentando así el nivel de nuestra insignia como jugador.

Así a simple vista hay pocos modos de juego. A simple vista y en la realidad, sí, hay pocos modos de juego. La variedad no es la mejor amiga en los juegos de WRC, pero aun así son títulos que si somos fans del rally, conseguirán darnos unas buenas horas de diversión.

Modo carrera. De humilde a campeón

Profundizando en el modo de juego que más interesa a los jugadores, el modo carrera es bastante simple. Tras fichar por un equipo el cual nos hayan gustado sus cualidades iniciales, se nos muestra la pantalla de equipo. Aquí podemos ver la moral de nuestros ingenieros y demás miembros del equipo, así como distintos datos curiosos, nada difícil de entender. Esto nos sirve para saber de una manera sencilla cuál es nuestro rendimiento en la temporada.

Al principio de nuestra carrera, el equipo nos irá pidiendo unos sencillos objetivos a cumplir. El primero de ellos se trata de “No abandonar más de dos etapas” (típicos objetivos de escuderías humildes). Cuando vayamos avanzando nos pedirán cosas mayores. Es importante cumplirlos, primero por la moral del equipo, pero también porque nos otorgan puntos para nuestra insignia y esto nos hace subir de nivel.

El crono será nuestro único amigo.

En cuanto a las carreras, si conocéis por encima el mundillo del rally sabréis que cada circuito se disputa en varias etapas, siendo al terminar cada una de ellas cuando nos permiten reparar nuestro coche. Los tiempos son lo más básico y fundamental del campeonato. Por cada salida de pista, accidente y demás se nos resta 9 segundos de nuestro tiempo y reparando el coche también consumimos tiempo, siendo el recuento final el que califique cómo hemos quedado frente a los demás. Si estamos en un modo de dificultad tirando por lo bajo, reparar el coche viene a ser perder el tiempo y nada más (nunca mejor dicho). El coche apenas presenta daños en modos fáciles y es un gran truco para ahorrarse tiempo que si utilizarán los demás pilotos.

Al final de cada campeonato podremos ver nuestro tiempo final y la clasificación. Es aquí (aunque vas tarde si te das cuenta en este momento) donde comprobamos que los demás pilotos son reconocidos en la realidad en el panorama internacional. Como ya hemos mencionado antes, WRC 7 y demás entregas, cuenta con las licencias oficiales de los equipos, pilotos y circuitos de la FIA World Rally Championship. Esto supone que tendremos un total de 55 equipos oficiales y 13 localizaciones con hasta 50 etapas para disfrutar. Este detalle es muy atractivo, además de ser la causa principal por la que muchos fans del rally acaban adquiriendo estas entregas anuales. En WRC 7 volvemos a tener las licencias de WRC, WRC 2, WRC Junior y algunos coches extra.

Los mismos errores de siempre

El juego nos sigue ofreciendo unos controles de conducción poco naturales y en comparación con otros títulos del mismo género, falla en esta importante característica, dándonos unas sensaciones aún muy mejorables a la hora de conducir. Se nos hace muy artificial pilotar en los numerosos circuitos que ofrece y las físicas del título siguen siendo otro punto que deberían mejorar. Ha evolucionado notablemente respecto a entregas pasadas, pero todavía tiene un largo camino que recorrer. Las indicaciones de los copilotos siguen sin ser naturales y hay fallos frecuentemente a la hora de sincronizarse en pantalla. Algo muy de agradecer es que el juego esté completamente en castellano, pudiendo disponer de texto y voces a nuestro idioma. Y ya que hemos hablado del copiloto, deberíais hacer la prueba de cambiar de idioma las indicaciones del copiloto, así al menos os echáis unas risas.

Conclusión

WRC 7 es un título de rally que nos ofrecerá unas buenas horas de diversión, sobre todo si lo que buscáis es un juego que disponga todas las licencias oficiales del campeonato. Aun así, el título sigue fallando en errores ya vistos en anteriores entregas como la sensación de una conducción artificial o las indicaciones del copiloto. Apreciamos su evolución en ciertos aspectos comparándolo con títulos anteriores, pero esta franquicia aún tiene un largo camino para mejorar.


Positivo

  • Vuelven todas las licencias oficiales de la FIA World Rally Championship
  • Los desafíos diarios son un buen punto de rejugabilidad
  • Título completamente en castellano
  • Un modo de pantalla partida
  • Los objetivos del modo carrera ayudan a superarte

Negativo

  • Control artificial del coche
  • Fallos en las indicaciones del copiloto
  • Unas físicas que siguen teniendo que mejorar
  • Poca variedad de modos de juego
6.5

Jugable

Política de puntuación

Antonio Vallejo.T
Profundamente apasionado por el arte de los videojuegos. Estoy jugando así que no me desconcentres.