Logan: El homenaje al mutante más emblemático de los X-Men

Logan

Logan: El homenaje al mutante más emblemático de los X-Men

Lobezno adquiere un aura más oscura en su último film

Logan: El homenaje al mutante más emblemático de los X-Men
 
 

Marvel es una compañía coronada por muchos por la calidad de sus trabajos en el mundo del cómic. Su vastísima colección de personajes, desarrollados a lo largo de los años por muchísimos guionistas de gran talento, da pie a auténticas obras maestras de la acción más trepidante. De entre los títulos grupales de la factoría destaca una de las sagas más prolíficas: X-Men. 20th Century Fox supo ver un gran oportunidad en ellos, y tras adquirir sus derechos en 1994, ahora se luce como nunca antes lo había hecho con “Logan”.

Desde que se estrenara la primera película de la Patrulla X en el ya lejano 2000 hasta el título que aquí nos atañe, hemos contado con 9 películas. En ellas nos hemos transportado a diferentes momentos de la historia del equipo en un vaivén temporal bastante complejo. Si bien el equipo cuenta con un elenco muy variado de personajes interesantes por sí solos, existen sólo unos pocos cuyas historias perduran a lo largo de los años: Lobezno, Magneto, el Dr. Charles Xavier… Son héroes y villanos que guardamos con cariño en un rincón de nuestra memoria ya sea por el carisma que desprenden los personajes por sí mismos o por lo logradas que están sus caracterizaciones a través de los actores. 

Lobezno es, sin duda, el X-Men más reconocido y querido de todos. Mitad héroe, mitad villano, la lucha entre la independencia que desea y su instinto de protección es tan intensa como las que disputa contra sus enemigos. Hay que tener en cuenta que hemos tenido 3 cintas de Spiderman y 3 de Hulk, pero sólo un Lobezno, porque sólo hay un Hugh Jackman y esta película lo deja más que claro. 20 Century Fox toma las riendas de la franquicia con James Mangold a la batuta, y el resultado no va a dejar indiferente a nadie. 

El viaje del superhéroe

Logan debe proteger a Laura Kinney

Tras los últimos acontecimientos, con la población de mutantes al borde de la extinción, Logan se ha visto arrinconado, obligado a atrincherarse con lo poco que le queda y a defenderse con las últimas fuerzas que aún conserva. Lobezno ha colgado los hábitos y trabaja como chófer de una limusina para ganarse la vida. Vive muy discretamente junto a Caliban, un rastreador, en una fábrica abandonada. Allí protegen a la humanidad de un Xavier senil y agonizante que ahora es incapaz de controlar su poder. Su vida toma un giro completamente inesperado cuando conoce a Laura Kinney, un experimento genético con las mismas características de Logan y que ahora escapa de la organización que la creó. Comienza aquí un viaje que va más allá de la eterna lucha entre el bien y el mal, trascendiendo hasta la confrontación de Lobezno contra sí mismo en todos los sentidos de la expresión. 

Un viaje es algo más que la tierra o la carretera; son las vivencias que se experimentan mientras llegas al destino, las que cargan de sentido nuestros pasos. Es precisamente en esas vivencias, en esas situaciones y conflictos internos donde realmente brilla Lobezno, donde Hugh Jackman da su último “Do” de pecho.

Héroes y Villanos: El cruce intergeneracional

Logan y Charles Xavier

Tanto Hugh Jackman como Patrick Stewart bordan su interpretación, lo cual no sorprende en absoluto pues son dos pilares clave de las películas de los X-Men. La experiencia de uno y la culpa de otro forman las cargas que dos personas, independientemente de sus superpoderes, soportan en su día a día. Jackman y Stewart forman en este largometraje un dúo de héroes que ni todos los efectos especiales del mundo conseguirán que olvidemos.

La actuación de la debutante Dafne Keen está cargada de carisma, lo cual resulta más loable si tenemos en cuenta que sólo tiene 12 años. Dafne rezuma expresividad en este film y nos atrapa con su caracterización, logrando sumergirnos en la dramática historia de X-23. Laura Kinney posee una fuerza descomunal y salvaje dentro de un cuerpo muy pequeño y, a pesar de su corta edad, conoce de cerca el sabor de la sangre. La cara de Keen logra mostrar un reflejo de la inocencia y la furia de una bestia joven y sin control.

Por otra parte, las huestes del mal están compuestas por personajes no menos importantes. La labor de Boyd Holbrook (Donald Pierce) y Richard E. Grant (Zander Rice) nos garantiza una fuerza antagonista creíble y compleja. Pierce es joven, arrogante e impulsivo, mientras que Rice es más inteligente e interpreta el rol del manipulador tranquilo y desalmado. Ambos se convierten magistralmente en la sombra necesaria para que destaque la luz de Logan y Laura.

Si vemos las sombras es porque en alguna parte hay luz

Desde el inicio del largometraje nos damos cuenta de que no estamos ante la típica película de superhéroes. El color y los efectos visuales a los que estamos acostumbrados en películas como “Los Vengadores” o “Guardianes de la Galaxia” no tienen cabida aquí. Nos encontramos con un Logan viejo, ajado y enfermo que ve la vida en escalas de grises cada vez más oscuros y esa es la sensación que nos transmite la película. La atmósfera acompaña maravillosamente cada fotograma.  El trabajo de fotografía es excelente y sí, como muchos piensan, es inevitable que nos vuelvan a la memoria algunos de los planos más emblemáticos de The Last of Us.

La brutalidad es el elemento que más luce en cada escena de lucha. No hay censura y en ningún momento pierdes la noción de lo que está sucediendo. Da la impresión de que en cualquier momento te va a saltar sangre a la cara ante el realismo y la cercanía de la escena. Estamos hartos de shaky cams que pretenden ofrecer dinamismo y nos sacan de plano, cortando de lleno la conexión entre el espectador y el evento que tiene ante él. Aquí disfrutamos de cada golpe, corte y explosión en todo momento. Como amantes de la acción, en este sentido, sólo podemos dar las gracias.

Desde que la 20th Century Fox tomara las riendas de las los X-Men en el cine, el mundo del cómic está dando un paso hacia adelante, en sus películas y series, a un público más adulto. La brutalidad, el gore y la violencia campan a sus anchas en proyectos como el del Mercenario Bocazas y ahora han conseguido llevar a Lobezno al mismo nivel. De la mano de James Mangold, quien ya trabajó en “Lobezno Inmortal” (2013), nos llega el trabajo definitivo del hombre de Adamantium

Conclusión

Mangold ha conseguido sacar a la bestia y al humano que residen en Lobezno en una película magistralmente dirigida. “Logan” es un homenaje más que merecido a un personaje querido por todos. Acción trepidante y real que saca a flote la lucha interna y la emoción de los dos bandos. Decimos adiós aquí a una era inolvidable con la vista en la nueva que está por llegar. Si estáis buscando una buena película de superhéroes, tenéis que ver “Logan”. No han podido decir adiós de mejor forma.


Contenido relacionado
 
X