¿Qué TV necesitamos para explotar Xbox One X y PS4 Pro?

¿Qué TV necesitamos para explotar Xbox One X y PS4 Pro?
 
 

Sony y Microsoft han entrado con sus consolas en una carrera de hardware que cada vez requiere de un mayor abanico de elementos externos a la hora de aprovechar el potencial de sus máquinas. La carrera por el 4K es una realidad, y mientras que antaño podíamos sacar provecho de las consolas con una televisión o monitor humilde, lo cierto es que ahora debemos tener en cuenta que televisión e incluso que equipo de sonido acompañará a nuestra consola.

Aunque es cierto que ambas compañías nos venden que sus nuevas consolas pueden ser disfrutadas perfectamente en una televisión a una resolución máximo de 1080p, esto no acaba de ser una afirmación consistente. Obviamente podemos conectar PS4 Pro o Xbox One X a una pantalla de una resolución inferior, pero a pesar de sus intentos, poco provecho de más sacaremos a estas consolas respecto al modelo anterior a las mismas. Si de verdad queremos dar un salto de calidad con estas consolas, es necesario disponer o adquirir una televisión/monitor a resolución 4K.

Cabe adelantar que hay que tener en cuenta muchos factores a la hora de adquirir una televisión nueva con la que disfrutar de estas nuevas consolas. Muchos usuarios ante esta situación y ante su falta de experiencia en un terreno tan complejo como en el de las televisiones, pueden caer en el error de adquirir un producto que no explote tampoco su consola a pesar de haber realizado un esfuerzo económico importante.

Olvidemos los monitores

Aunque los monitores son un producto muy utilizado en el mundo del PC, lo cierto es que son productos a intentar evitar a la hora de conectar a una consola. La explicación es muy sencilla, las nuevas consolas buscan ofrecer contenido 4K y además quieren hacer gala de la mejora que supone el HDR. A día de hoy encontrar un monitor 4K que disponga de HDR nos dispara el precio del mismo hasta niveles insospechados.

Actualmente están empezando a explotar más esta faceta del HDR, aunque por el momento la mayoría de monitores que incorporan esta tecnología no suelen tener un precio inferior a los 1000€. También es muy importante conocer que muchos de los monitores que disponen de resolución 4K y se encuentran a un precio asequible en el mercado, son modelos que gozan ya de varios años de vida, lo que provoca que muchos tengan conexiones HDMI 1.4, las cuales no sirven para ofrecer contenido 4K. Aunque técnicamente si que se podría mostrar 4K a 30HZ, lo cierto es que por ejemplo PlayStation 4 Pro no permite seleccionar resolución 4K si no disponemos de una conexión HDMI 2.0.

Si encuentras un monitor 4K a un precio que ronde los 500€, ten en cuenta que no dispondrá de HDR y asegura bien que tenga por lo menos una salida HDMI 2.0, pues de lo contrario no podrás aprovechar esos 4K de resolución, que estarán más enfocados a que cualquier PC los obtenga por medio del conector Display Port.

Una televisión de gama media es la clave

Aunque en este sentido cada tipo de presupuesto determinará el producto a adquirir, lo cierto es que el precio actual de las televisiones 4K hacen que sean una inversión segura de cara a disfrutar de nuestra nueva PlayStation 4 Pro o Xbox One X. A partir de los 500€ podemos disfrutar de pantallas de más de 40 pulgadas, con resolución 4K y con HRD, algo que tendría un coste de 1000€ en el mundo de los monitores.

Dentro de esas características ya dependerá del bolsillo de cada usuario, pero lo cierto es que con esas cantidades podemos encontrar opciones más que factibles para exprimir las consolas. A partir de ahí cabe tener en cuenta que la tasa de refresco de imagen es muy importante también a la hora de tener unas buenas sensaciones con los juegos, especialmente los más frenéticos, aunque si superamos la barrera de los 1500 PMI o su semejante, podremos también estar tranquilos en este aspecto.




El input lag es otra de las características a tener en cuenta. En este sentido los monitores suelen estar más preparados que cualquier televisión, pues esta característica explicada de forma sencilla, es el tiempo que tarda la consola con enviar la señal a la televisión. En TV con una cifra inferior a los 30ms vais a tener más que suficiente. Obviamente cuanto menos resultado arroje esta característica mejor, pero a partir de esa cifra vais a jugar sin ningún tipo de problema.

Conclusión

Actualmente resulta mucho más beneficioso acudir directamente a una televisión que a un monitor para exprimir el potencial de las consolas de “nueva generación”. Los monitores poseen grandes virtudes, especialmente de cara a exprimir la potencia de muchos PC, pero lo cierto es que son mejor opción tanto a nivel económico como de prestaciones de cara a querer disfrutar de los 4K y del HDR que ofrecen PlayStation 4 Pro y Xbox One X.


Contenido relacionado