Análisis Laser League

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Hace ya unos cuantos meses desde que Roll7, el estudio independiente de obras tan aclamadas como Not a Hero o la conocida saga de skate OlliOlli, anunciaba el nuevo proyecto en el que estaba trabajando. Cambiando totalmente de registro, este equipo se metía de lleno a crear un multijugador online enfocado claramente al competitivo. Laser League es el título de esta obra que, tras su paso por el early access, ya está disponible desde hace unos días en PC, PlayStation 4 y Xbox One.

Con unas propuestas bastante simples y una estética futurista al más puro estilo Tron llega esta obra, que busca hacerse un hueco en el competitivo mercado de los juegos online. Pero, ¿tiene algo para lograr este propósito? ¿Cómo ha resultado la incursión de Roll7 en el terreno de los eSports? Si queréis averiguarlo os invitamos a que nos acompañéis en nuestro análisis de Laser League.

Un nuevo deporte

Lo primero que destaca nada más entrar a Laser League es algo que sus propios desarrolladores explicaban antes del lanzamiento oficial. La obra no se parece a nada que hayamos visto antes. Es un deporte que no podemos comparar; no es fútbol, no es tenis, no es baloncesto. Es un deporte completamente nuevo. Lo cierto es que construir un deporte con sus normas desde la base no es algo sencillo, pero Roll7 ha logrado un gran trabajo en este aspecto abogando por la simplicidad.

Laser League es un videojuego con unas propuestas tremendamente simples. Toda la obra se basa en activar láseres que aparecen por el terreno de juego mientras esquivas los que hayan activado tus rivales. El objetivo de la obra es que todos los rivales caigan fulminados al tocar los láseres activados por nuestro equipo; y para ello tenemos una habilidad activa que se recarga con cooldown y una pasiva que simplemente afecta al funcionamiento de la activa (reduciendo tiempo de cooldown, recargándola inmediatamente tras usarla con éxito o aumentando su efecto, por poner unos pocos ejemplos).

 

Desde un punto de vista meramente descriptivo esto es Laser League, no hay más. Un joystick y un botón del mando son suficientes para ponernos en la piel de nuestro personaje en este deporte. Y es precisamente esta simplicidad en sus propuestas la que pone uno de los pilares fundamentales de la obra: la entrada al juego es muy sencilla. Cualquiera puede ponerse a los mandos de la obra y, aunque en la primera partida todo parezca loco, en cuestión de media hora estará disfrutando enormemente de Laser League. Entrar al videojuego es muy sencillo y Roll7 ha conseguido crear una auténtica droga que, una vez la pruebas, te engancha sin piedad.

Profundidad

El mayor logro de Laser League, para mí, es el de ser capaz de esconder una auténtica obra competitiva, con la profundidad que esta requiere, detrás de estas premisas tan simples. A pesar de que podemos jugar con un solo joystick y un botón, la obra de Roll7 es realmente completa e incluye diversos factores que le añaden mucha profundidad a la misma. Por un lado, los diferentes mapas, cada uno de ellos con diferentes patrones de aparición de los láseres, son un reto que debemos aprender a dominar. A medida que vamos jugando aprendemos dónde y cuándo van a aparecer los láseres, dándonos una importante ventaja para el dominio del mapa y separando a los jugadores más avanzados de los novatos, que simplemente se dedicarán a responder a los cambios del mapa sin poder anticipar nada.

Por otra parte, la selección de nuestra habilidad activa es algo importante. Dependiendo de qué tipo de habilidad tengamos, en la partida tendremos que asumir un rol u otro. Por poner algún ejemplo, si escogemos Asalto, nuestra habilidad activa será realizar una carga con un escudo para empujar al contrincante contra algún láser o cortarle el paso, por lo que nuestra función será plenamente ofensiva; pero si por el contrario escogemos Etéreo, tendremos la posibilidad de volvernos invulnerables durante un tiempo, haciéndonos una herramienta estupenda para revivir a nuestros aliados y colocándonos en un rol más de apoyo y defensivo. Crear una composición medianamente equilibrada suele resultar vital en Laser League y cuando alguien es capaz de asumir su rol y realizar las tareas que le corresponden por su habilidad, el juego se lleva a un nuevo nivel.

Un punto muy a tener en cuenta y que permite que esta profundidad exista realmente en Laser League es el buen balance de las diferentes habilidades. Como os comentábamos, cada habilidad te pone en una situación y algo que nos ha sorprendido para bien es que ninguna habilidad parece destacar por encima del resto. Si el jugador que la lleva es capaz de asumir su rol y llevar a cabo su cometido, supondrá todo un problema para el rival, independientemente de si esté usando habilidades ofensivas, defensivas o de apoyo. Este es un detalle importante que permite que cada uno juegue con lo que esté más cómodo, sabiendo que, si hace bien su trabajo, será útil y podrá causar estragos en el equipo rival.

Detalles importantes

Si hay algo que destaque en Laser League es que el videojuego, en conjunto, es mucho más que la suma de sus partes. Así como algunas obras tienen espectaculares propuestas que, al mezclarse, quedan diluidas, Roll7 ha sido capaz de causar todo lo contrario. A título personal, y siendo totalmente honesto, soy un gran fan de la saga OlliOlli y me sentí algo decepcionado cuando Roll7 dejó ver en acción Rocket League, ya que no era una obra que a priori me atrajera demasiado. Sin embargo, tocar la obra hizo que todo cambiara y, al igual que otros tantos compañeros, me convertí en todo un adicto de esta propuesta que de principio ni siquiera me interesaba.

La magia de o nuevo de Roll7 es, como comentaba, que Laser League queda por delante de la suma de sus partes, gracias sobre todo a algunos pequeños detalles que engrandecen la experiencia. La obra está creada con muchísimo mimo y cuidado, y eso se nota. Cuando acabamos una ronda, la última muerte se muestra en una especie de killcam a cámara lenta. Cada habilidad tiene animaciones diferentes tanto para el que la ejecuta como para la víctima. La selección de personaje modifica detalles físicos como la altura o envergadura. Y así podría pasarme horas, dando pequeños detalles que, si bien no parecen relevantes, hacen mucho más gratificante la experiencia y aportan su granito de arena para hacer de Laser League un videojuego sobresaliente.

Tal vez el único pero que le podemos poner a la obra de Roll7 se encuentre en la cantidad de contenido de la obra, y más concretamente en los modos de juego. A pesar de que hay diferentes mapas con varios patrones y mucho contenido estético que desbloquear, el videojuego en PC cuenta de lanzamiento con tan solo un par de modos de juego, sin permitir partidas privadas ni contar con ningún sistema de clasificación. Es decir, actualmente el videojuego se reduce prácticamente al arcade, al carecer de recompensas destacables o partidas clasificatorias que, esperamos, puedan llegar en un futuro.

Estética y rendimiento

Uno de los puntos que destaca en Laser League es la gran estética que luce la obra, con toques futuristas que recuerdan a Tron y un juego de luces y colores similar. Aprovechando el hecho de que todo el juego se basa en láseres, Roll7 ha creado una obra que visualmente ofrece muchos contrastes, contando con un terreno de juego oscuro que se ilumina con los colores chillones de los láseres y jugadores. Esto es todo un acierto que, por un lado, da personalidad y hace visualmente agradable a la obra; pero por otra parte consigue que sea muy fácil distinguir los láseres de ambos equipos, así como los jugadores, evitando posibles situaciones frustrantes.

Respecto al rendimiento, nos encontramos con una obra muy competente, y resulta especialmente importante en un videojuego con la velocidad de Laser League. Hemos podido jugar tanto la versión de PC como la de PlayStation 4. Ambas corren de forma suave, sin tirones ni problemas técnicos de ningún tipo exceptuando algunos pequeños bugs que hemos visto en PC y que provocan que, durante alguna ronda suelta, no aparezcan en pantalla los jugadores o algún láser concreto. De nuevo, en más de 20 horas este fallo ha ocurrido dos veces por lo que no resulta demasiado preocupante, aunque sí esperamos que pronto quede corregido con algún parche.

Conclusiones

El físico alemán Arnold Sommerfeld hablaba de la termodinámica (una de las ramas de la Física), explicando que “la primera vez que la ves, no entiendes nada; la segunda vez crees que entiendes todo excepto un par de cosas sueltas; la tercera sabes que no entiendes nada, pero estás tan acostumbrado a ello que ya no te importa“. Y lo cierto es que a Laser League le pasa algo parecido. Cuando entras al juego todo es un caos y simplemente sobrevives. A medida que vas aprendiendo, todo sigue siendo un caos pero ya estás acostumbrado a ello, así que la situación se hace manejable y el cerebro responde por sí mismo de forma inconsciente a los cientos de estímulos que se muestran en pantalla por cada segundo.

Es difícil hablar de Laser League, y es que resulta imposible hacer justicia a la diversión que ofrece con simples palabras. Ni siquiera los diferentes gameplays que podáis observar son suficiente para entender qué se siente a los mandos, una experiencia frenética, gratificante y, sobre todo adictiva. Con unas premisas simples que hacen fácil la entrada y un espectacular diseño que dota al videojuego de una profundidad espectacular, Laser League es uno de los mejores títulos competitivos de los últimos años.

Es cierto que a día de hoy, en su lanzamiento, se echan en falta algunas funcionalidades y más modos de juego, pero no nos cabe ni la menor duda de que a lo nuevo de Roll7 le espera un futuro muy prometedor. Laser League es una auténtica droga, un videojuego que te engancha sin ningún problema y no te deja escapar, haciendo que siempre quieras volver para jugar una partida más. Uno de los videojuegos indispensables, no solo de 2018, sino casi de toda la generación.


Positivo

  • Diversión asegurada
  • Propuestas simples que hacen fácil comenzar a jugar
  • Profundidad para ser un buen título competitivo
  • Habilidades bien balanceadas
  • Visualmente espectacular
  • Un juego redondo y completo que es mucho más que la suma de sus partes

Negativo

  • Pocos modos de juego de lanzamiento
  • Carece de sistemas competitivos o partidas clasificatorias
9

Increíble

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.