Análisis New Super Mario Bros. U Deluxe

Nintendo Switch
 

La era de los remakes, las remasterizaciones o las versiones completas está con nosotros; ya sea para completar catálogo o para recuperar viejas glorias que no recibieron el éxito esperado, las compañías apuestan ciegamente en antiguos videojuegos para devolverlos a la vida. Es lo que está haciendo Nintendo en Switch con los títulos de Wii U: comenzó todo con Mario Kart 8 Deluxe (no contaremos The Legend of Zelda: Breath of the Wild por lanzarse al mismo tiempo), continuó con Donkey Kong Country: Tropical Freeze, Pokken Tournament DX, Bayonetta (sus dos primeras entregas), Hyrule Warriors o el futuro New Super Mario Bros. U Deluxe.

Para algunos estas conversiones no tienen sentido; para nosotros, todo lo contrario: Wii U vendió poco más de 12 millones de unidades en todo el mundo; Nintendo Switch debe estar ya cerca de los 30. Hay un mercado potencial que no ha disfrutado de estos proyectos y por ello es necesario que se lancen: no descartamos, por ejemplo, que se terminen lanzando Xenoblade Chronicles X o Paper Mario, por ejemplo. En este caso, tenemos una recopilación en un mismo cartucho del juego original junto a su expansión y algún añadido nuevo interesante como un personaje inédito, entre otros. Lo bueno es que tenemos decenas de horas de juego y plataformas de lo más clásicas.

Justificando el relanzamiento: todo en uno

Primera clave: incluye no solo el videojuego original, que poseía unos 80 niveles repartidos en 8 mundos (más uno secreto), sino que el cartucho de esta remasterización (o relanzamiento) incluye la expansión New Super Luigi Bros. U que nos ofrecía una nueva forma de juego: controlamos al hermano del fontanero rojo en niveles concentrados en 100 segundos por fase. Una forma de avanzar mucho más frenética que gustó mucho a los jugadores. Es en este apartado donde vemos un cambio: de esos 100 segundos se han pasado a un límite de 200, algo que permite una mayor exploración.

Continuamos con las novedades; otro añadido interesante es Toadette, que regresa con nuevos movimientos que permitirán, además, utilizar la Supercorona. Con este objeto se convertirá en Peachette, algo que le ayudará a utilizar sus ropajes para recorrer en el aire distancias más largas o subir más alto (algo parecido al movimiento de la ardilla voladora de Mario). Este personaje permite a los jugadores más pequeños de la casa pasarse los niveles de forma asequible, puesto que cuenta con ayudas para evitar las caídas desafortunadas. No se aleja demasiado al añadido que ya vimos en el port de Donkey Kong Country: Tropical Freeze. Si no se utiliza esa corona mágica, eso sí, no deja de ser un personaje más con su particular movimiento como puede ser Luigi o Mario.

Por último, Caco Gazapo, que a priori solo aparecía en la expansión New Super Luigi U, llega también a los niveles tradicionales de New Super Mario Bros U. Recordamos que este personaje también habrá que seguirlo en algunos momentos de la “historia” antes de finalizar el tiempo para poder capturarlo (“caza a Caco Gazapo“). Hay otras sorpresas, por cierto, que no podemos mencionar pero que gustarán a todos los seguidores de la franquicia.

Hablando de cambios menores, es que ahora podemos utilizar el mando clásico de SNES en la consola y tiene compatibilidad con esta recopilación: se podrá jugar de dos formas (hablando de tipos de control) y uno de ellos permite controlar a los personajes con solo dos botones (algo que permite esa utilización del mando de SNES). Hay otros dos añadidos: una guía para aprender los conceptos básicos, y una serie de videos cortos. Por otro lado, continuamos teniendo la Partida Turbo (para probar la velocidad endiablada del título), la Caza de Monedas (donde lo importante será conseguir más monedas que nunca) y los desafíos, una de las modalidades más interesantes puesto que algunos de ellos son muy, muy complicados.

El mismo juego de siempre, con un apartado gráfico mejorado

Por otro lado, tenemos 160 niveles en total que mantienen lo visto en el título original: aunque no estamos ante un videojuego difícil, sí que nos encontramos con una de las mejores entregas en 2D de la franquicia si hablamos de diseño de niveles. Pocas veces encontraremos dos mecánicas iguales en dos fases continuas. Es algo que se agradece en el género, donde abundan las propuestas clónicas que no incitan a jugar.

Donde también ha destacado siempre el videojuego es en el apartado artístico: es un título que entra por los ojos y aunque en portátil no se nota tanto el cambio, si conectamos Nintendo Switch a la tele vemos unos gráficos muy definidos y sobre todo, coloridos. Es algo que nos permite disfrutar de unos mundos tematizados con todo lujo de detalles. El rendimiento siempre cumple y no hay ninguna caída de frames, elemento esencial para un título de plataformas.

Compra imprescindible, sobre todo si nunca se ha jugado al videojuego

Como ocurre en este tipo de lanzamientos, no podemos incitar la compra del videojuego a todos aquellos que ya hayan probado la versión original con su expansión: hay que valorar si los añadidos son suficientes para realizar un desembolso como este. En cambio, estamos ante uno de los mejores plataformas 2D de los últimos años y si no se ha jugado nunca, es una oportunidad perfecta para hacerlo. Nintendo Switch demuestra que es la plataforma idónea para el género y con New Super Mario Bros U. Deluxe crece un catálogo cada vez más grande.


Positivo

  • Sigue siendo uno de los mejores plataformas de la pasada generación
  • El apartado artístico sobresale aún más en Nintendo Switch
  • 160 niveles; dos juegos completos (más que una expansión, New Super Luigi U es un título como otro cualquiera)...
  • Los añadidos son interesantes y ayudarán a los más pequeños de la casa

Negativo

  • Aunque estos añadidos pueden no ser suficientes para los que jugaron al título original
9

Increíble

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida