Análisis Cuphead

PC Xbox One
 

Los E3 son algo especial cada año para todos los jugadores, ya que están viendo en directo qué es lo que la industria del videojuego les está reservando para los próximos meses o años. Entre tanto triple A y saga ya conocida, en el E3 2015 de Microsoft destacó un pequeño tráiler de un nuevo juego indie que participaba en el programa ID@Xbox. Este llamativo juego estaba siendo desarrollado por Studio MDHR, un pequeño estudio fundado por dos hermanos que tuvieron grandes problemas para sacar el juego adelante, pero que finalmente pudo ampliarse gracias a la gran acogida que tuvo este título: Cuphead.

Cuphead brilló con su peculiar estilo dibujado a mano como si hubiese sido hecho en los años 30 y su jugabilidad “Run & Gun“. Por desgracia, varios errores en el juego y diversos problemas ocasionaron retrasos en la salida del juego, que finalmente llega un año después de cuando estaba previsto. Todo esto ha servido para que todos aquellos jugadores que han seguido a Cuphead de cerca estén más impacientes que nunca y que el juego salga al público totalmente libre de fallos y al cien por cien. Acompañadnos durante este viaje y en esta experiencia con dos nombres propios: Cuphead y Mugman.

Historia – No juegues con el Diablo

Cuphead y Mugman son dos jóvenes impetuosos que se dejan llevar por la avaricia y el juego en el Casino del mismísimo Diablo. Cuando ambos están en racha, el propio Diablo les reta diciéndoles que si le ganan a los dados, les dará toda su fortuna, pero que si pierden se quedará sus almas. Cuphead, desoyendo a Mugman, tira los dados sin pensarlo dos veces y obviamente pierde. El Diablo reclama sus almas, sin embargo este les perdonará si a cambio le traen las almas de otros deudores. Sin otra salida, Cuphead y Mugman se disponen a enfrentarse a estos villanos para hacer frente finalmente al mismo Diablo y recuperar su libertad y sus almas.

La historia de Cuphead se basa en conseguir derrotar a los distintos jefes de los mundos para poder recuperar nuestras almas. Esta historia nos garantiza un mínimo de 12 horas de juego para poder completarlo. Como en la gran mayoría de estos juegos, todo depende de la habilidad que tenga el jugador a la hora de enfrentarse a los jefes y a los niveles de plataformas, pero son muchas horas de acción y entretenimiento para el precio tan reducido al que sale.

El nivel de dificultad de Cuphead no es apto para los más novatos, ya que se nos son requeridas unas habilidades y unos reflejos muy elevados, demenciales incluso en los niveles mas avanzados del juego. Sin embargo, hay que decir la frase tan conocida en este tipo de juegos: Cuphead no es difícil, es exigente. Es decir, la mecánica del juego recae mucho en el ensayo y error, de los que aprenderemos. El juego de por si nos la da la opción de poder luchar contra los jefes en dificultad fácil, como primera toma de contacto, aunque estos combates no nos permitirán avanzar en la historia, ya que necesitaremos el contrato de alma que solo se nos da al derrotarlos en nivel normal. Rara vez vas a pasarte un nivel de Cuphead a la primera, y cuando consigas pasarte a ese jefe con el que has estado más de una hora luchando sin descanso, agradecerás que el juego tenga esa dificultad y haya sido tan gratificante derrotarlo.

Jugabilidad – De vuelta a lo clásico

Al principio del desarrollo de Cuphead, Studio MDHR tenía pensado hacer un juego basado únicamente en luchas contra jefes, pero finalmente decidieron incluir niveles de plataformas para que el juego no se hiciera muy corto ni monótono. Al principio podía parecer que estos niveles estaban hecho para hacer de relleno y punto, que la importancia del juego la iban a tener siempre los jefes, pero todo lo contrario. Los niveles de plataformas tienen un diseño excelente, son exigentes y, lo más importante, tienen un propósito. Completar estos niveles nos permitirá comprar mejoras para nuestro personaje: habilidades, armas de largo alcance, de seguimiento y otros accesorios.

Cuphead cuenta con 17 jefes y 6 niveles de plataformas (sin contar con el final del juego) que nos podrán las cosas muy difíciles para avanzar. El juego ha tomado referencias de títulos clásicos como Super Mario World, Mega Man y Donkey Kong Country 2, es decir, juegos referentes del plataformeo actual y que sentaron toda una base para este género. Cuphead ha cogido lo mejor de cada juego y le ha dado un toque visual y jugable muy característico, que no hace otra cosa salvo perfeccionar lo que se creía inmejorable. Si además añadimos la función de multijugador cooperativo local que tan desaparecida ha estado en los últimos años, tenemos un juego con el que echar horas y horas y horas con nuestros amigos.

Las mecánicas de Cuphead incluyen un “dasheo” rápido para esquivar los ataques con los reflejos adecuados y un movimiento llamado “parry“, que sirve para reutilizar objetos enemigos y realizar un súper ataque contra ellos. Este ataque también es personalizable y podremos elegir entre tres tipos distintos una vez los vayamos desbloqueando. Además, la acción no solo tiene lugar en la tierra, ya que tendremos múltiples niveles en el cielo, manejando nuestra avioneta. Al estar a los mandos de esta, las mecánicas cambian ligeramente, ya que en vez de dar un “dasheo” rápido, nos podremos hacer más pequeños para ser un blanco más difícil y movernos más rápido. Son detalles como estos los que muestran el inconformismo de Studio MDHR y su afán por crear un juego conocido pero a la vez nuevo.

Apartado gráfico y sonoro – Una joya única

Lo que más llama la atención de Cuphead sin duda alguna desde que se anunció fue su peculiar estilo a lo dibujos animados de los años 30. Studio MDHR ha creado estos dibujos a mano y lo han animado con un cariño que es muy difícil de ver hoy en día. Gran parte de los retrasos que se sucedieron en el juego tuvieron que ver con el diseño, pero finalmente han conseguido crear una joya única. La historia se desarrolla a lo largo de tres mundos distintos con temáticas dispares, para así poder mostrar una mayor variedad de escenarios con un diseño característico.

Los niveles de plataformas destacan por combinar los elementos de los entornos en los que estamos (bosque, circo…) y crear todo un conjunto que aprovecha todo lo aprendido en el juego para hacernos sudar y ponernos tensos. Sin embargo, es en los jefes donde Cuphead saca su verdadero potencial, al dotarles a estos de una estética y diseño dignos de museo. No solo los jefes tiene un estilo maravilloso, sino que cada uno de ellos tiene fases distintas en las que evoluciona y puede llegar a tener hasta cuatro aspectos distintos dentro de un mismo combate. Studio MDHR ha puesto todo lo que tenía en sus manos para crear todo un universo especial. A continuación os dejamos un gameplay propio perteneciente al segundo mundo, en dificultad normal, con un nivel de plataformas y un jefe. El juego es la versión de Windows 10 y corre en un PC con un procesador i5-4590 y una tarjeta gráfica GTX 1060, sin caídas de frames, ni bugs y completamente estable.

En lo que respecta a la banda sonora, Kris Madiggan ha creado para Cuphead una magistral obra compuesta por temas originales de jazz que sirven para aumentar ese toque clásico de los años 30. Sin duda alguna, es el aspecto más destacable del juego junto al diseño gráfico, ya que cuenta con un total de 56 canciones dedicadas a los escenarios y a los jefes del juego. Ya desde el primer momento que entras al menú de inicio tienes la sensación de que vas a jugar a algo mágico, y así ha resultado ser. Un punto negativo es que el juego no está localizado para ningún otro idioma, es decir, no viene traducido al español, por prioridades del equipo. Sin embargo, ya han confirmado que una vez haya salido el juego trabajarán en implantar nuevas versiones traducidas.

Conclusión – El mejor en su campo

Cuphead ha cogido lo mejor de los juegos de plataformas clásicos, ha añadido mecánicas propias, una banda sonora memorable y uno de los mejores diseños que jamás se ha visto en un videojuego. Cada jefe que presenta este juego merece ser expuesto en un cuadro en un museo, ya que la variedad y el diseño que los desarrolladores han plasmado en ellos se merecen todos los elogios posibles. Pocas veces aparece una pequeña joya como esta y logra cautivar a tanta gente sin dejarse nada por el camino. Studio MDHR ha conseguido crear una auténtica obra maestra y posiblemente el mejor juego original que ha visto el género en muchísimo tiempo, al que irán añadiendo funciones con las que no cuenta ahora. Cuphead pasará a la historia como el pequeño proyecto que eclipsó a los grandes juegos. Un juego imperdible.

 


Positivo

  • Historia muy interesante
  • Diseños hechos a mano y espectaculares
  • Jefes muy variados y únicos
  • Banda sonora para enmarcar
  • Niveles de plataformas perfectamente implementados
  • Sistema de puntuación que incita a la rejugabilidad
  • Progresión del jugador
  • Dificultad exigente
  • Tiempos de carga muy rápidos
  • Precio reducido con buena duración

Negativo

  • Temporalmente sin multijugador online
  • No viene traducido al español de momento
10

Obra maestra

Política de puntuación

Chosen Undead, Ashen One & Vileblood Hunter. Amante de los videojuegos y sobre todo de aquellos que suponen todo un reto.