Análisis Danganronpa V3: Killing Harmony

PC PlayStation 4 PlayStation Vita
 

Una de las sagas por excelencia dentro de las llamadas visual novel es, sin lugar a duda, la de Danganronpa. Podríamos hablar de la obra de Kazutaka Kodaka como una de las más conocidas en occidente y de las que más seguidores tiene en todo el mundo. No es para menos, pues salvo algún traspiés, Kodaka ha sabido crear un universo rico en contenido, con una especie de battle royale entre personajes dotados con habilidades especiales.

Danganronpa V3: Killing Harmony es la nueva entrega de la serie que nos llegará el 29 de septiembre tras un periplo por Japón en el que no ha tenido una fácil acogida. Diferentes medios y jugadores han criticado su apuesta e incluso han llegado a decir que es uno de los peores juegos de la saga. Ahora bien, ¿es esto cierto?

Tocará descubrirlo: bienvenidos una vez más a este perverso mundo de asesinatos y terror. Bienvenidos una vez más a Danganronpa.

Un juego mortal con giros de guion

La premisa no varía en esta entrega. Nos encontramos ante el mismo planteamiento que en anteriores entregas y, por supuesto, en este Danganronpa V3: Killing Harmony también nos toparemos con la excusa para que el guion se torne interesante: encontrarnos en medio de un juego mortal donde deberemos sobrevivir.

Poniendo a varios alumnos destacados de distintas doctrinas en un instituto completamente aislado de la civilización, Monokuma volverá a comandar las reglas y demás entresijos de la academia. Pero esta vez no lo hará solo, y junto a él lo acompañarán sus hijos, los Monokubs. Esta simbiosis entre padre e hijos harán la delicia de decenas de escenas en las que nos harán divertirnos, sobre todo por parte de los entrañables hijos del antagonista de la saga. Es uno de los aspectos que hacen variar un poco el tono de esta entrega con respecto a las demás: en Danganronpa V3: Killing Harmony nos toparemos con un Monokuma que sigue estando en su salsa en la conexión con los alumnos, pero también le veremos pasar algún mal momento con sus hijos y, por supuesto, toda la actitud de un padre como él ante sus pequeños.

Es una de las pequeñas modificaciones de guion que se han encargado de ejecutar con respecto a los anteriores títulos de la saga. Así pues, aunque Monokuma también tenga pequeñas variaciones —a pesar de verle en todo su esplendor en la mayoría de ocasiones—, no es el único que ha sufrido cambios.

Sí, Danganronpa V3: Killing Harmony focaliza su guion en una idea que ya estaba presente en anteriores títulos, pero esta vez lo lleva un paso más allá y acaba por arriesgarse a contar una historia diferente con más giros de guion que nunca. Lo impensable no existe en esta entrega y, cada vez que avanzamos en el juego, lo tenemos más presente. Nada es lo que parece, cada personaje esconde secretos dentro de sí mismos que serán desvelados en cualquier momento y, en alguna ocasión, pueden llevarlos al fatídico error de fallecer antes de contarlo.

El plantel de personajes es uno de los aspectos que más brillan en el título. Nos encontramos ante personajes variopintos en todos los aspectos. Personajes como Korekiyo Shinguji, Kokichi Ouma o Maki Harukawa llevan al jugador a tener diferentes personalidades donde encajar su favoritismo: el misterio, la mentira, la risa, el valor, el pasotismo o la determinación, son algunos de los sentimientos que floran en todo momento.

Danganronpa V3: Killing Harmony no solo supone un título donde la muerte está presente en cada momento, también supone el juego más distinto a nivel guion de toda la saga. Es adulto, se comporta como tal, y, aunque existen todavía los pequeños detalles de desconexión —tiempo libre, por ejemplo—, con este título se focaliza mucho más el misterio y sospecha sobre nuestros compañeros de viaje.

Precisamente estas diferencias, unidas a la opinión del final del título, han hecho que el título haya sido criticado, en especial en terreno asiático. Obviando dicho final del cual no comentaré ni una palabra, podemos hacer una vuelta de tuerca y pensar que estamos ante un título que arriesga, que pone todo en el asador dispuesto a crear, como poco, controversia.

Buscando al culpable

En la jugabilidad volvemos a encontrarnos con parámetros muy similares. A diferencia del guion que sí cambia en su trasfondo y su modo de llevar el juego, la jugabilidad vuelve a ser partícipe de cambios mínimos.

Aunque la mayoría de nuestro tiempo lo invirtamos en hablar con otros personajes sobre la situación actual que estemos experimentando en ese instante, volveremos a tener el llamado tiempo libre para lo que queramos hacer. Esto implica descubrir figuras de Monokuma ocultas a lo largo de todo el mapa, hablar con nuestros compañeros para saber más sobre ellos, regalarles cosas o emplear nuestras monedas en mini juegos que, si bien no estarán disponibles desde el principio, no tardarán en aparecer.

Fuera de nuestro tiempo libre y de los diálogos que se sucedan cada día, nos preocuparemos de, como no, averiguar todos los detalles sobre un asesinato que ocurra en la escuela. Investigando el escenario, recolectando pruebas y hablando con los demás personajes para conocer sus coartadas u opiniones, compondremos un esquema de pruebas reales para ir al llamado juicio final, que vuelve a escena para que identifiquemos a través de mini juegos al asesino o asesina de una víctima cualquiera.

En los juicios finales sí podemos observar algún cambio más. En estos juicios se irán sacando situaciones y nuestro deber será utilizar una de las pruebas que recolectamos anteriormente para negar o afirmar una frase de alguno de nuestros compañeros. A través de las llamadas balas de la verdad, el jugador podrá afirmar, desmentir e incluso, por primera vez en la saga, mentir para lograr que su opinión empiece a tener sentido.

Pero no todo será destruir los argumentos de alguien a través de esta prueba. Deberemos también hacer debates conjuntos, escogiendo la palabra exacta en el momento que una persona contraria a nuestra opinión lo intente rebatir. Otro de los mini juegos de los que haremos uso serán de los de coordinación, teniendo que seguir una serie apretando el botón en el momento justo en el que se nos ordene.

Otra de las novedades que posee el título es un mini juego con mucha similitud al de disparar balas de la verdad. En esta ocasión dispondremos de una espada con la que tendremos que cortar los argumentos fallidos de nuestro rival y, al ir avanzando, llegar a un argumento donde usemos el corte de la verdad para lograr vencer en este curioso modo. Es un mini juego que, obviando las similitudes con las balas de la verdad, no termina de convencer por su manejo que, en ocasiones, se hace complicado de controlar.

En los juicios también dispondremos de un mini juego que evoluciona un poco el concepto del mini juego del surf en Danganronpa 2: Goodbye Despair. Con un coche tendremos que ir esquivando vehículos y recolectando letras para ir formando preguntas. Una vez formulada la pregunta deberemos elegir una respuesta de dos posibles eligiendo derecha o izquierda.

Los mini juegos están dotados de características ya vistas en la saga en la mayoría de ocasiones o con pequeños matices como el mini juego del coche o en el que deberemos hacer grupos de colores para adivinar un objeto oculto en el fondo de la pantalla y que se esté planteando en una pregunta. En este aspecto— y por ende en el de gran parte de la jugabilidad — no arriesga demasiado, pero sigue funcionando perfectamente.

Conclusiones

Danganronpa V3: Killing Harmony dio pie a un arsenal de debates en terreno asiático debido a su historia y al proceso de la misma. No es para menos. En esta entrega Kodaka se ha propuesto apostar todo al rojo y habrá quien esté de acuerdo con su propuesta y, por el contrario, los que se nieguen a aprobar esta entrega de la saga.

Su guion es exquisito en trasfondo y puede otorgar un buen número de debates acerca de la humanidad, de las actuaciones que ejercemos como seres humanos o de otros tantos temas que están a la orden del día. Se podría decir que estamos ante uno de esos títulos que, dependiendo del prisma con el que se vea, así se le juzgará.


Positivo

  • El plantel de personajes es uno de los mejores que ha tenido la saga
  • El guion está lleno de giros inesperados
  • El trasfondo de esta entrega

Negativo

  • Algunos mini juegos de los juicios se tornan un poco sosos
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Conecta el escribir sobre videojuegos con la ingesta de Doritos. Reside en Madrid rodeado de gatos.