Análisis Pokkén Tournament DX

Nintendo Switch
 

Pokkén Tournament DX es la versión mejorada del videojuego lanzado el año pasado en Wii U. En aquella consola, este título de lucha lo tuvo difícil, ya que Wii U no estaba triunfando y por lo tanto, solo algunos títulos lograron destacar como Splatoon o Super Mario 3D World. En un afán de traer lo “mejor” de dicha consola a Nintendo Switch, la compañía ha decidido que un port con contenido extra de Pokkén Tournament era una buena idea, y lo cierto, es que la mejora es notable, sobre todo en variedad.

El juego sigue siendo esencialmente el mismo: un completo proyecto de lucha, que puede parecer sencillo pero que es difícil de dominar, en el que destacan sobre todo sus dos fases de combate – la abierta, y la de duelo -. El apartado gráfico esta vez no presenta mejoras significativas, pero sí se añaden nuevos luchadores que completan un videojuego que ya de por sí era notable. No es para menos, cuando Bandai Namco realizó un desarrollo sobre el que muchos seguidores de Pokémon siguen escépticos a día de hoy.

Pokkén Tournament DX

Una campaña por ligas que sigue siendo insuficiente

El videojuego se “desarrolla” en la isla Ferrum, donde tiene lugar una Liga homónima en la que hay que ir avanzando mientras se nos desvela una historia “vaga e insuficiente” que no se da a conocer hasta que pasan algunas horas en esta modalidad. Es cierto que la introducción en la trama de Mewto Oscuro es de agradecer para otorgar algún tipo de argumento a un juego que de por sí, no lo requería, pero debería haberse cambiado la estructura de Liga Ferrum para hacer que el argumento presente más aristas de las que presenta.

Además, no ayuda lo repetitivo que se hace jugar combate tras combate para ir subiendo en una clasificación que se hace larga y tediosa. Hay que alcanzar los ocho primeros puestos para tener opciones a ascender de liga, por lo que hasta que llegamos a ese lugar de la tabla pueden pasar minutos y minutos de combates sin nada más interesante que nos anime a continuar. Muchos de esos combates, además, son sencillos y fáciles de terminar incluso sin haber consumido ningún espacio de la barra de vitalidad.

En total, de 5 a 8 horas puede durar esta “pseudocampaña” que debería haber tenido un poco más de mimo en la realización de esta versión mejorada. En vez de eso, tenemos un contenido para un jugador que si bien da horas de juego, se queda en una oportunidad desaprovechada y en lo “menos bueno” de todo el videojuego. Quizás como punto positivo sea la inclusión de unos paneles de misiones “optativas” que irán desbloqueándose a medida que se realizan los objetivos: realizar determinados ataques, usar un Pokémon concreto… Cuando se desbloquea el panel completamente, aparece una imagen espectacular.

El núcleo jugable es lo esencial de Pokkén Tournament DX

El combate es el apartado que convierte a Pokkén Tournament DX en una de las mejores propuestas del género de la lucha en los últimos años. Mientras sagas como Street Fighter o Tekken han decidido apostar por entregas continuistas, Pokkén Tournament ofrece un soplo de aire fresco gracias no solo a sus dos fases que adelantamos en la introducción, sino al sistema de contraataques, agarres y ataques normales, mezclados con los ataques a distancia, los combos y la posibilidad de aunar saltos con cualquiera de esas modalidades.

Lo cierto es que no es un juego fácil de dominar, y por ello, recomendamos los cinco tutoriales que hay desde el inicio (aunque dos se desbloquean tras superar los tres primeros): son lecciones que se aprenden gracias a nuestra tutora (el personaje femenino que aparece en los vídeos del juego) gracias a unos menús intuitivos y a la posibilidad de practicar casi todos los ataques que se nos van enseñando, y que no son pocos. Estos tutoriales se superan en una hora, tiempo algo largo pero esencial para querer tener posibilidades en la modalidad online.

Una vez aprendidos los conceptos jugables, hay que ponerse manos a la obra con los combates: tenemos tanto “dojos de práctica” como combates tradicionales. Mientras que los primeros servirán para seguir practicando, son en los combates donde obtenemos experiencia, vamos subiendo de nivel a nuestros pokémon y mejorando atributos para luchar con más fiereza.

Aunque los combates tradicionales 1 vs 1 se mantienen, el añadido del 3 vs 3 es elemental en esta versión. Con un concepto más cercano a la saga principal de Pokémon, cada “entrenador” tendrá tres Pokémon para luchar, y habrá que ir derrotándolos uno a uno. No se contempla esta modalidad en el online, algo inexplicable que le hubiera dado mucho juego a un componente multijugador que destaca por una comunidad de jugadores potente.

También hay combates locales para dos jugadores a pantalla partida, algo que en una consola como Nintendo Switch, enfocada al juego en grupo, se agradece y mucho. Aunque jugar en la pantalla de la consola es difícil, debido a lo pequeño que se ve si se usa la pantalla partida, en una televisión o un monitor se agradece esta modalidad para dos jugadores.

Por último, sin hablar del online, que sigue siendo el mismo que encontramos en Wii U, hay que mencionar algo que alarga mucho el juego (al igual que ocurre con Rayman Legends): los retos diarios. No son retos, de momento, muy complicados, pero nos obligan a usar personajes que puede que nunca antes hayamos utilizado, por lo que tendremos que ir con pies de plomo para aumentar la experiencia de todo el plantel.

Apartado gráfico que sigue cumpliendo con creces, pero no se ve mejorado

El apartado gráfico de Pokkén Tournament DX es muy bueno en Nintendo Switch, pero ya lo era en Wii U. La consola híbrida nunca ha sido un salto enorme respecto a su antecesora, pero las texturas y la iluminación siguen siendo las mismas. Solo ha mejorado algo el rendimiento, que va con menos ralentizaciones que en Wii U (excepto a pantalla partida, que “petardea” algo más).

Dónde notamos un problema, aunque pasado el tiempo se va “yendo”, es en la definición: algunos elementos se ven más borrosos de lo que debieran. ¿No corre a una resolución nativa? Es algo que desde Areajugones no llegamos a afirmar, pero lo cierto es que en televisión parece que va por debajo de los 1080p, y en modo portátil no corre a 720p.

El sonido, en cambio, sigue siendo muy bueno, con numerosos temas en batalla que acompañan perfectamente al género. No así con la música “de espera”: aburrida, adonina… Las voces, en inglés, simplemente cumplen, aunque no se escuchan mucho más allá de la “tutora” en las prácticas.

Un completo juego de lucha que llega con más personajes

Cinco nuevos personajes y una nueva pareja de Pokémon de apoyo. Así se presenta Pokkén Tournament DX. Lo cierto es que, a diferencia de Mario Kart 8 Deluxe, que sí presentaba mucho contenido de los DLCs, este juego de lucha tiene su razón de compra en aquellos que no hayan probado la entrega original de Wii U. Sigue siendo de lo mejor del género debido a su carácter innovador y a su grado de adición, y la implementación de los Pokémon es genial.

Si ya habéis jugado al original, no encontraréis nada que valga la pena en este juego más allá de los cinco nuevos Pokémon, ya que las repeticiones (que ya se pueden guardar), los combates 3 vs 3 y la pantalla partida son detalles menores para un juego que ya de por sí fue notable el año pasado.


Positivo

  • Un adictivo sistema de lucha que combina contraataques, agarres y ataques normales con saltos, defensas, esquivos...
  • El apartado gráfico, aún sin mejoras evidentes, es notable
  • Los retos diarios, el online, los combates...
  • El espíritu Pokémon en un juego de lucha

Negativo

  • La Liga Ferrum sigue estando desaprovechada
  • Nuevos Pokémon (solo hay cinco nuevos) no habrían sido mala idea
8

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida