Análisis Regalia: Of Men and Monarchs

PC
 

Hace unos meses que llegaba a nuestras manos por primera vez una versión temprana de Regalia: Of Men and Monarchs, un título desarrollado por una empresa independiente afincada en Polonia. Este curioso juego nos sorprendía en su momento con un cuidado apartado artístico, una relajada y carismática historia y unas mecánicas jugables que beben del JRPG y el RPG táctico, géneros populares en los mercados orientales.

Ahora, hemos podido por fin echarle el guante a la versión final de esta obra que se postulaba como uno de los indies más prometedores de estos meses centrales de 2017. Sin hacer mucho ruido pero con unos buenos precedentes llega por fin al mercado Regalia: Of Men and Monarchs. Coged vuestra espada y armadura y acompañadnos a tierras lejanas para descubrir qué nos depara en esta obra con nuestro análisis de Regalia: Of Men and Monarchs.

Un nuevo comienzo

Regalia: Of Men and Monarchs nos pone en la piel de Kay, un joven a quien su padre, en su lecho de muerte, le revela la existencia de un lejano reino del cual es heredero. Junto a su protector real y sus dos hermanas, Kay se aventura en un viaje hacia esta tierra para descubrir que dicho reino está completamente en ruinas, inhabitado y, para más inri , su herencia incluye una enorme deuda. Armados con poco más que nuestro valor e ingenio deberemos explorar estas tierras en busca de riquezas y tesoros con los que poder reconstruir el reino, devolverle la gloria que merece al lugar y, lo que es más importante, salvar el pellejo devolviendo todo el dinero que debemos.

De esta forma Pixelated Milk nos presenta una historia que, a priori, no parece que vaya a dar demasiado juego, pero que se antoja más y más adecuada al título a medida que avanzamos. Por un lado el hecho de tener una deuda sirve de base para la jugabilidad, puesto que nos da un motivo para aventurarnos a explorar y derrotar enemigos, ya que es así como conseguimos el dinero; y lo que es más, nos marca los tiempos. El cobrador al que debemos dinero viene a visitarnos cada dos meses para observar el progreso, obligándonos a cumplir ciertas misiones que pasan por aumentar el nivel de nuestro equipo, creaftear armas y armaduras o construir nuevos edificios para el reino. Pero, por otra parte, la historia es más que esta excusa. Sí, es cierto que no es nada demasiado profundo que nos haga reflexionar, pero es como un cuento de niños, algo que consigue hacerse ameno y deja nuestra mente volar por el universo de fantasía en el que se ambienta Regalia.

Pero esta historia no sería lo mismo sin los distintos personajes con los que interactuamos a lo largo de toda nuestra aventura. De primeras es difícil que nos llamen la atención ya que tanto su diseño como su forma de actuar y, en general, el rol que juegan encaja dentro de unos patrones que ya hemos visto muchas veces, cayendo casi en clichés. Sin embargo, la magia la encontramos a medida que avanzamos en el título y es que todo tiene un toque, ese “je ne sais quoi” que consigue que nos encariñemos con estos personajes. No los recordaremos como los héroes más duros, como los más graciosos o como los más bonitos artísticamente, pero sí que se quedan en nuestra mente grabados como ejemplo de carisma.

Combatir y construir

Estos son los dos pilares básicos de la jugabilidad de Regalia: Of Men and Monarchs, y en donde sus responsables han puesto más énfasis. Por un lado, el sistema de combate es algo que no incluye apenas novedades respecto a lo visto en otros RPG tácticos con origen en Oriente. En los combates, el terreno se llena de casillas y en cada turno podemos elegir qué hacer con el personaje al cual le toca actuar. Tenemos total libertad para elegir el orden en el que actuar, pudiendo movernos un número de casillas determinado antes, después o entre medias de la utilización de nuestras habilidades. Estas habilidades son las que permiten definir el rol de cada personaje ya que, además de ataques de diferentes tipos, nos encontramos con personajes que se especializan en dar bonificaciones a los aliados o penalizaciones a los enemigos. Todas ellas tienen un cooldown de unos pocos turnos y es requisito imprescindible actuar con cabeza, teniendo en cuenta la situación propia y del enemigo. Uno de los puntos más interesantes viene dado por los puntos de acción, los cuales vamos ganando al final de cada turno y se pueden gastar para realizar habilidades especiales más poderosas, o para realizar una nueva acción en un turno que ya hemos gastado.

En general, el sistema de combate es bueno y supone un reto a nivel táctico, pero se echa de menos que se nos imponga la necesidad de variar a nuestro equipo, puesto que con los mismos personajes podemos completar prácticamente todo el juego. Otro detalle que puede lastrar la experiencia de algunos jugadores es que el combate es más lento de lo que los fans del género estamos acostumbrados, y no me refiero a la velocidad de las animaciones (que eso se puede cambiar con un simple botón), sino a la cantidad de turnos que nos hace falta emplear para finalizar un combate que, de una forma obvia, ya hemos ganado o perdido. Esto provoca que el combate, ya de por sí repetitivo en el género, se sienta aún más así, pudiendo llegar a desesperar a algunos usuarios en determinados momentos.




En cuanto a los elementos más cercanos al JRPG del título, nos encontramos con que la mayoría de ellos se llevan muy bien. El hecho de tener un límite de días para completar determinados objetivos nos obliga a no perder el tiempo y a pensarnos bien cada acción que llevamos a cabo. Podemos crear nuestro propio equipamiento, mejorar las habilidades de nuestros personajes y construir edificios para atraer gente a nuestro reino; pero ello requiere ciertos recursos, los cuales conseguiremos en las diferentes mazmorras. Hay más de 20 de ellas y todas tienen sus propias misiones e historias. Cuando nos adentramos en ellas, nos movemos por un mapa esquemático que nos indica los nodos (lo que vienen a ser zonas) a los que podemos ir, y en ellos tendremos que combatir, descansar, o iniciar una conversación que define nuestra afinidad con los diferentes personajes (aunque estas también pueden acabar en combate).

En general, la jugabilidad de Regalia: Of Men and Monarchs no es nada nuevo que vaya a sorprender en exceso a los amantes del JRPG, pero sí que es una construcción muy sólida de algunos sistemas que resultan, al fin y al cabo, muy divertidos. Si bien es cierto que el género en el que se enmarca es muy afín al público oriental, el hecho de que sea un estudio polaco el responsable de la obra hace que el enfoque sea distinto y pueda encajar mucho mejor en Occidente, suponiendo una posible puerta de entrada al género para muchos.

Apartado técnico y artístico

Visualmente no hay demasiado que comentar acerca de Regalia: Of Men and Monarchs, y es que las imágenes hablas por sí solas. Pixelated Milk busca una estética simplista, casi de cuento infantil, pero con diseños de calidad y una paleta de colores excepcionalmente seleccionada que logra encajar a la perfección con la ambientación para resultar, a fin de cuentas, un título muy agradable a la vista. A todo ello le acompaña una banda sonora de una calidad más que aceptable, y lo cierto es que no esperábamos menos, teniendo en cuenta que el compositor de la misma ha trabajado en obras como Endless Legend, Endless Space o Furi, títulos que cuentan con temas notables entre su banda sonora. Por otra parte, el doblaje al inglés es bastante bueno y se nota el trabajo de algunos grandes dobladores, puesto que le confieren buena parte de carisma a los personajes.

En cuanto al rendimiento nos encontramos con una nota más discordante ya que, a pesar de que el framerate se mantiene constante sin ningún problema, sí que nos hemos topado con unos cuantos bugs (por suerte no demasiado importantes) y algún que otro crasheo que nos ha obligado a repetir determinadas zonas. Por supuesto, esto no parece un problema demasiado grave ya que con un parche suponemos que se pueda arreglar, pero igualmente es algo que merece la pena mencionar.

La duración del título ha superado en nuestro caso las 20 horas (en dificultad normal y repitiendo algunos combates varias veces por su dificultad) e incluso en su modo narrativo (dificultad más fácil con opción para saltarse los combates sin pelear) podrá superar la docena de horas fácilmente. Cabe destacar que este videojuego no cuenta con una traducción al castellano sino que está completamente en inglés, un detalle muy a tener en cuenta para los que no dominen este idioma, pues se requiere leer muchos textos durante las escenas.

Conclusiones

Regalia: Of Men and Monarchs es, ante todo, un juego sólido. No va a sorprender de ninguna forma a los amantes del JRPG y el RPG táctico, pero los sistemas que Pixelated Milk ha manejado están suficientemente trabajados y bien implementados como para hacer disfrutar a los fans del género, además de poder suponer una buena puerta de entrada para aquellos jugadores a los que los títulos orientales no hayan conseguido atraer aún.




Tanto su sistema de combate como la historia que nos cuenta y, sobre todo, sus personajes, consiguen engancharnos como el que no quiere la cosa, sin sobresaltos ni grandes sorpresas, pero con una fórmula suficientemente buena para hacernos disfrutar durante la gran cantidad de horas que puede ofrecernos.

En general nos encontramos con una obra divertida pero que, obviando algún fallo técnico, simplemente peca de humilde, de no haber buscado explorar otras conexiones entre sus sistemas potenciando elementos que se quedan en un segundo plano. Tal vez Regalia no sea una obra maestra, pero a nosotros nos ha servido para ubicar en el mapa a Pixelated Milk, un estudio que, viendo lo visto, estamos seguros de que tendrá un gran futuro por delante.


Positivo

  • Personajes muy carismáticos
  • Historia amena
  • Bastantes horas de contenido
  • Enfoque táctico que obliga a pensar
  • El sistema de combate supone un reto pero...

Negativo

  • Estos combates pueden hacerse demasiado largos
  • Se echan en falta algunos elementos más de rol
  • Hay algunos bugs, aunque no demasiado importantes
7

Bueno

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.