Análisis The Elder Scrolls V: Skyrim para Nintendo Switch

Nintendo Switch
 

The Elder Scrolls V: Skyrim es de esos videojuegos que no necesitan una presentación para saber todo de él: está en el imaginario social de los consumidores habituales de videojuegos ya no solo por el éxito que logró en su lanzamiento original para PlayStation 3, Xbox 360 y PC, sino también por las buenas ventas cosechadas en PlayStation 4 y Xbox One y por su nueva versión de Nintendo Switch, que se sitúa entre los juegos más esperados de la consola híbrida en esta recta final de año. Todos conocemos sus bondades y sus defectos, y precisamente eso es lo que seguimos encontrando en este remaster diseñado teniendo en mente los controles de la consola de Nintendo.

Seguimos teniendo un mundo abierto enorme, con muchas ciudades y pueblos, minas abandonadas, cabañas llenas de oro, pero también peligros; facciones enfrentadas y clases que nos definen como jugador; un sistema de combate que, hoy día, puede resultar arcaico pero que sigue funcionando como un reloj suizo… Una historia principal no muy larga que, cualquier conocedor de la producción, sabrá que se queda en un segundo plano gracias al enorme contenido adicional que incluye en forma de secundarias, recados menos importantes, exploración por cuenta libre, y sobre todo, debido a las expansiones que incluye el juego base también en esta versión para Nintendo Switch.

Skyrim Nintendo Switch

En cuanto a problemas, tenemos un apartado gráfico que aún habiendo sido mejorado, no destaca para nada ni ahora, ni en la Special Edition de PlayStation 4 y Xbox One; la ausencia de modificaciones externas, que en parte si contiene las versiones antes mencionadas; y un control mediante movimiento que, sin ser malo (como ocurre en Ultra Street Fighter II: The Final Challengers), no destaca y hará que casi todos los jugadores usen el enfoque más tradicional. Bienvenidos a esta versión portátil, un lujo que hay que disfrutar sí o sí.

Un breve resumen de lo que fue The Elder Scrolls V: Skyrim

No podemos centrarnos por tercera vez en lo que fue Skyrim (vamos a resumirlo así a partir de ahora) puesto que ya hemos escrito mucho sobre este videojuego. Pero sí queremos resumir un poco tanto los pilares argumentales como jugables de uno de los videojuegos más importantes de lo que llevamos de siglo.

En cuanto al primer apartado, la historia se centra en cómo el jugador logra escapar de su propia ejecución “gracias” al ataque de un dragón sobre la guardia. A partir de aquí, visitaremos numerosos lugares, conoceremos incontables personajes y seremos testigos de una historia que, conectada con otra entrega de la saga, Oblivion, se centrará en derrotar a dicho dragón antes de acabar con el mundo tal y como lo conocemos (y siguiendo una profecía que circula por todo el territorio de Skyrim). Esta trama principal, que se extenderá durante 20 o 30 horas, es solo el inicio de lo que nos deparará en un videojuego tan largo como queramos.

Las tramas secundarias son enormes: cada facción tiene su historia, sus propios quehaceres y sus personajes. Y sobre todo, el lore que hay bajo la principal trama textual es rico en detalles: decenas de libros y textos que nos dan nuevos detalles no solo del mundo, sino de productos, de historias pasadas… E incluso castillos abandonados que nos llevan a preguntarnos quién lo habitaba o por qué ahora nos ataca el espíritu de dicho huésped.

En cuanto a la jugabilidad, al comienzo del juego elegimos a un personaje y su clase para centrarnos así luego en aumentar sus habilidades mediante puntos que vamos obteniendo poco a poco. El combate, en tiempo real, se puede desarrollar en primera o tercera persona, empuñando un arma (a una o dos manos) y un escudo (en el caso de que el arma sea de una mano), a la vez que recogemos o compramos mejor equipamiento tanto de ataque como de defensa. Armaduras, guantes, botas… Todo tipo de indumentaria que hará mejorar nuestros atributos mientras vamos subiendo de nivel y mejorando habilidades. Un progreso lento pero continuado a lo largo del tiempo gracias a un sistema que ha sido copiado en otros videojuegos con bastante acierto. ¿Por qué se queda algo estancado Skyrim? Tiene seis años a sus espaldas, y por lo tanto, el combate en sí es algo arcaico en cuanto a atacar y defender se refiere. Además, algunos jugadores no se acostumbrarán a la disposición de Nintendo Switch en su modo portátil.

Especificando la versión de Nintendo Switch

La palabra libertad impregnará todo vuestro periplo en Nintendo Switch, algo que agradecerán los que disfrutaron de The Legend of Zelda: Breath of the Wild por tener un estilo parecido: eres el que elige tu propio camino, y tras el prólogo, puedes decidir no ir al siguiente destino para perderte por frondosos bosques, montañas nevadas y ríos en valles escarpados. Esto es lo que hace de Skyrim un juego totalmente disfrutable en Nintendo Switch: jugar a algo así en un baño, en la cama tumbado o en el Metro, es algo que pocos juegos nos han permitido hacer antes. Y es sin duda alguna el principal reclamo tanto para nuevos jugadores como para aquellos que ya hayan pasado cientos de horas en el mundo de Skyrim.

En cambio, algunos tendrán que hacer un esfuerzo en superar una disposición de botones diferente a lo que jugaron anteriormente: unos gatillos muy pequeños y con poco recorrido, al igual que los joystick, hacen que, aunque nosotros nos hayamos acostumbrado fácilmente desde el minuto 1, otros tengan problemas para hacerse con los controles. No son incómodos, pero estamos ante un modo portátil y por lo tanto, sí son diferentes. Por ello, quizás jugar con el mando tradicional (Pro-Controller) sea la elección preferida por muchos, aunque no puedan disfrutar como tal de la preciosa pantalla de Nintendo Switch.

En cuanto a los controles por movimiento, están bien implementados y con numerosos tutoriales para aprender a usarlos. Pero no vamos a decir que sean necesarios para disfrutar de Skyrim: es un modo de control prescindible que no pasa de la mera curiosidad, algo que no ocurre en L.A. Noire para la consola (y que os traeremos su análisis durante las próximas horas, donde la implementación de la pantalla táctil mejora mucho la experiencia de juego). No hay errores (aunque algunos movimientos no se reconozcan bien del todo), pero una vez probada esta modalidad de control, pasará a un segundo plano. Al igual que ocurre con los añadidos relacionados con The Legend of Zelda. El juego es el mismo que siempre, aún con estos pequeños detalles. Y salvo querer disfrutar de él en modo portátil o no haber jugado nunca, no hay más beneficios en él (puesto que sale a precio completo).

Tampoco el apartado gráfico difiere de lo ya visto: a un paso intermedio entre la antigua y la actual generación (más cerca de esta última, eso sí), tenemos texturas mejoradas sobre el videojuego original, nuevos efectos de luz y partículas y un framerate totalmente estable, algo que fue un problema en el lanzamiento de las primeras versiones allá por 2011. Por lo tanto, es una versión “perfecta” en lo técnico y que no dará problemas al jugar, ya que tampoco se ve empañada por la borrosidad vista en DOOM para Nintendo Switch. Un apunte: hay que bajar las voces en español con un contenido adicional gratuito a partir del 17 de noviembre, por medio de la eShop, ya que el videojuego no incluye desde el comienzo este idioma: solo tenemos disponible si no utilizamos Internet las voces en inglés (algo parecido a lo que ocurre con el mencionado DOOM).

Una versión (casi) completa, pero portátil

The Elder Scrolls V: Skyrim es uno de los lanzamientos más potentes en esta recta final de año para Nintendo Switch, y seguro que será una de las compras estrellas durante las Navidades ya que tiene una gran marca detrás. Además, es igual a las versiones de PlayStation 4 y Xbox One excepto por la ausencia de mods y algunos recortes gráficos sin importancia. Sí incluye novedades como el control por movimiento de algunas acciones y contenido inspirado en The Legend of Zelda, que si bien es de agradecer, no destaca en nada. Por lo tanto, es una aventura recomendable para aquellos jugadores que nunca hayan entrado al mundo de Skyrim, o para aquellos que lo hayan hecho y vean en la portabilidad una cualidad única para disfrutar aún más de este juego de rol tan conocido.

Desde aquí agradecemos el papel de Bethesda en la apertura de Nintendo Switch a las grandes third-parties occidentales, puesto que gracias a este videojuego, Doom o Wolfenstein II: The New Colossus, estamos disfrutando de una plataforma híbrida con títulos de calidad, bien adaptados y que demuestran que la consola tiene poder siempre que se sepa utilizar.


Positivo

  • El mismo videojuego de siempre ahora en formato portátil
  • Los controles por movimiento están bien implementados...
  • Raya a nivel gráfico la versión de PlayStation 4 y Xbox One
  • Incluye todos los descargables
  • Un juego que te ofrece cientos de horas de aventuras interminables
  • Demuestra que hay lugar para títulos adultos en Nintendo Switch

Negativo

  • ...aunque dichos controles por movimiento pasan a un segundo plano
  • La disposición de los botones en el modo portátil puede ser complejo
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida