Colabora

Análisis Snack World: De Mazmorra en Mazmorra

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Nintendo Switch va a recibir durante el Día de los Enamorados uno de sus primeros exclusivos del año (no contamos Tokyo Mirage Sessions #FE Encore puesto que no deja de ser una adaptación del genial título de Wii U): hablamos de Snack World: De Mazmorra en Mazmorra, versión mejorada del videojuego de Nintendo 3DS que nunca nos llegó a Occidente y que llega ahora para sentar las bases de una nueva franquicia transmedia. ¿Es una revolución? Ni mucho menos, y es más: está por debajo de lo que nos tiene acostumbrado Level 5 con sagas como Yo-kai Watch, Inazuma Eleven o Ni no Kuni, pero sí es cierto que tiene un elemento muy importante que le hace destacar: su hilarante personalidad.

Así es: pese a que va a ser complicado que Snack World: De Mazmorra en Mazmorra quede como un poso en nuestras memorias con el paso de los años (sus mecánicas son tan simples que no invitan a ello), lo cierto es que es un videojuego que sabe reírse de sí mismo, y algunos de sus diálogos nos van a hacer soltar una carcajada en más de una ocasión. Os invitamos a leer el análisis de este título que nos coloca en una especie de mundo 'gaming' alternativo y en el que combatiremos contra hordas de enemigos mientras nos reímos con su peculiar y divertido sentido del humor.

El argumento es lo de menos: los diálogos son los verdaderos protagonistas

La premisa argumental de lo nuevo de Level 5 nos ha dejado fríos, muy fríos, ya que la desarrolladora, al menos en sus aventuras de rol más clásicas (omitimos de aquí a Yo-Kai Watch), siempre nos ha garantizado una historia si bien no compleja, sí interesante. En este caso, no es que estemos ante un videojuego aburrido en su trama, pero sí anodino: despertamos en el reino de Tutti Frutti y no sabemos cómo; para empezar, este comienzo, en el que la anemia cobra todo el protagonismo, está muy trillado. Tras dar nuestros primeros paseos por la urbe, conocemos que el villano quiere resucitar a un dragón para terminar con todos nosotros, por lo que bajo las órdenes del Rey Papaya y su hija, la princesa Melonia, deberemos ir avanzando en una historia simple y poco adictiva en la que solucionaremos diversos problemas mientras avanza la trama principal.

Entonces, ¿no hay nada que podamos rescatar del desarrollo argumental de Snack World: De Mazmorra en Mazmorra? Por supuesto que sí: su sentido del humor. No solo en los diálogos, como ya hemos apuntado, que están perfectamente traducidos al español (y algunos de ellos doblados); en mitad de los combates por las mazmorras aleatorias que visitaremos escucharemos voces de los héroes que nos acompañan, y dichas voces están cargadas de frases muy divertidas que añaden variedad a los combates. Incluso las misiones provocan que nos riamos en alguna ocasión por su loca premisa. Por lo tanto, estamos ante un título que recordaremos por este aspecto.

Un dungeon crawler en la media del género

Para aquellos que no conozcan lo que es un dungeon crawler, decir que se trata de un género derivado del rol y las aventuras en el que avanzamos por decenas de mazmorras repleta de enemigos a la vez que rescatamos tesoros importantes. Por ejemplo, Etrian Odyssey es uno de sus máximos exponentes en la actualidad, pero incluso la subsaga Pokémon Mundo Misterioso es un ejemplo de dungeon crawler. En el primer caso, por ejemplo, el ir creando el mapa mientras avanzamos genera un plus muy interesante, y ha sido el gran elemento que ha provocado que la franquicia haya llegado con éxito hasta la quinta entrega. En el segundo ejemplo expuesto, poder reclutar a diferentes Pokémon le ha otorgado otro elemento diferenciador de otros videojuegos del género.

En Snack World: De Mazmorra en Mazmorra no tenemos ningún elemento diferenciador más allá de su sentido del humor: una ciudad central en la que compraremos equipo y diversos objetos de utilidad para combates; aquí será donde aceptemos las diversas misiones en las que se divide la propuesta (con un ingente número de tareas secundarias) y desde donde nos dirijamos a las mazmorras. Destacar que estas 'dungeon' son generadas aleatoriamente y tienen desde una a varias plantas; algunas son más complejas que otras, y casi siempre encontraremos puzzles sencillos en los que las llaves o los interruptores tendrán la solución.

En cuanto al combate: no se aleja de lo visto en otros videojuegos del género, pero se aleja de los turnos para centrarse en la acción, con ataques a corta y a larga distancia, que se relacionarán directamente con el tipo de arma que escojamos. En este sentido, podemos hacer un paralelismo quizás algo desafortunado: nos ha recordado todo el título a un Monster Hunter en vista cenital, y eso es lo que nos vamos a encontrar en la mayoría de las ocasiones, durante las 30 horas (o más) que puede durar la aventura principal. Los jefes finales, por cierto, son el punto mejor trabajado por Level 5, ya que nos pondrán en apuros y obligarán a farmear para mejorar nuestras estadísticas.

Por último, una pequeña mención a la progresión: en primer lugar, es importante señalar que el videojuego se disfruta mucho más en compañía de hasta 3 jugadores, ya sea de modo local u online. Eso sí, la primera modalidad exige una consola y un juego por jugador. Tras esto, en cuanto a la progresión del personaje, nos encontramos con héroes totalmente personalizables, con puntos de fuerza, defensa y poder mágico, como es habitual en casi cualquier JRPG, pero también con resistencias a cada uno de los elementos con los que los enemigos nos atacan. Además, será muy importante recopilar sobre el terreno elementos para modificar nuestro equipo, ya que cambiar la estética de una espada, por ejemplo, no solo afecta a lo visual, también a lo jugable.

Un apartado gráfico y artístico bello y con personalidad

El videojuego es original de Nintendo 3DS, y donde más se aprecia esto es en la cámara: si tenemos una vista cenital o lateral en algunas ocasiones se debe a las limitaciones de aquel sistema. En cambio, el lavado de cara realizado por Level 5 nos parece fantástico, y para nada parece que estemos ante un título de dicha plataforma. Esto se debe a que el apartado artístico es muy bello y está repleto de personalidad, con personajes que parecen sacados de una serie de animación y con animaciones tan trabajadas como nos acostumbra la desarrolladora.

Pese a que encontramos con un trabajado doblaje al español, algo que nos ha generado mucha sorpresa al jugar, la música no es un elemento destacable, con melodías básicas y repetitivas que ralentizan en más de una ocasión la acción. Una pena, ya que si este elemento hubiera sido pulido, estaríamos ante un apartado audiovisual redondo.

¿Recomendable? Sí. ¿Imprescindible? No busca serlo

El comienzo de año en Nintendo Switch está siendo algo escueto en cuanto a títulos destacables, y Snack World: De Mazmorra en Mazmorra, junto a Tokyo Mirage Sessions #FE Encore, son dos propuestas japonesas muy interesantes y, a la vez, muy diferentes: mientras que la primera intenta apelar a todos los públicos, la segunda es más nicho. Por ello, recomendamos la compra de Snack World si os gusta el JRPG más tradicional y, sobre todo, los 'dungeon crawler'. En cambio, no es un videojuego imprescindible, ni busca serlo: cumple en lo jugable, aunque destaca en cuanto a diversión gracias a su sentido del humor. Además, audiovisualmente nos parece una obra muy redonda.


Snack World: De mazmorra en mazmorra

Analizado en Nintendo Switch

VideoGame
7
Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Su sentido del humor permite que olvidemos algunos de los errores de un dungeon crawler básico, pero adorable. No va a revolucionar el género, pero divierte gracias a sus diálogos, perfectamente subtitulados y doblados

Jugabilidad

Gráficos

Duración

Música

  • Su apartado artístico es muy bello y tiene mucha personalidad
  • La diversión: su sentido del humor es único y hace tiempo que no encontrábamos nada igual
  • El doblaje y la traducción al español: una obra de arte
  • El cooperativo
  • Monotonía en determinados momentos
  • Historia sin más
  • La jugabilidad no inventa la rueda
Duración: 30-35 horas
Jugadores: 1-4 (Cooperativo: local y online)
Idiomas: Español (subtítulos y voces)

Política de puntuación

Redactado por:

Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros, pero amo a todos los que me divierten por igual.