Colabora

Jugamos a Immortals Fenyx Rising y os contamos qué nos ha parecido

Fichas
Noticias

Jugamos a Immortals Fenyx Rising y os contamos qué nos ha parecido

El nuevo juego de mundo abierto de Ubisoft verá la luz el próximo día 3 de diciembre de este mismo año

Publicado el 0

A veces es estimulante pararse a pensar en lo bonito que es que los videojuegos, independientemente de las modas que surjan a la luz en un momento concreto, sigan siendo un producto absolutamente inherente a la condición humana. Y ya no digo esto porque estos sean diseñados y, al mismo tiempo, jugados y consumidos por personas, sino porque su creación conlleva la transmisión de un mensaje sobre lo que somos: una creencia, la defensa de unos valores o la reinterpretación de algo que nos ha acompañado a lo largo de la evolución como, por ejemplo, nuestra postura ante la fe.

Desde que nuestra especie decidió desencorvarse y utilizar las manos para desempeñar nuevas tareas que harían que nuestro cerebro fuera creciendo hasta el amasijo incierto de neuronas que es hoy en día, el ser humano siempre ha creído en algo por muy inverosímil que parezca. Y, precisamente, los videojuegos han demostrado en más de una ocasión que son capaces de conformar un terreno óptimo sobre el que explorar estas ideas; algo que se refleja a la perfección en Immortals Fenyx Rising.

El juego de mundo abierto de Ubisoft que antes conocíamos como Gods & Monsters es, esencialmente, un ejercicio de juntar ambos mundos: el de las fantasías griegas que contaban (entre otras cosas) las auténticas bizarradas que Zeus ingeniaba para gestionar sus relaciones amorosas y el de los mismos videojuegos.

Pero esta mezcla de conceptos no impide que Immortals Fenyx Rising se decante de manera muy obvia por una de esas dos mitades: tras haberlo podido jugar durante un puñado de horas, la sensación principal que se me quedó en el cuerpo es que no estamos ante una oda a la mitología griega, sino a la propia mitología del videojuego.

La infinita belleza de Gaia

El rato que pudimos pasar probando las distintas mecánicas y sistemas de Immortals Fenyx Rising nos permitió explorar la región de la fragua de Hefesto; una de las siete que se encontrarán disponibles en el juego final y que se erguía en el horizonte como un lugar donde el sol quedaba eclipsado por grandes montañas y el suelo se hundía en barrancos a gran profundidad, lo que nos permitió intuir uno de los primeros mensajes que el juego quiere transmitir: la presencia de un mundo abierto que refleja la pequeñez del humano con respecto a lo mitológico; la diminuta importancia de la carne frente a la omnipotencia de los dioses.

Pero que esto no os eche para atrás, dado que nuestro protagonista (cuya apariencia será totalmente customizable) se encuentra a la altura de las circunstancias. Principalmente, porque el juego entiendo que un gran escenario a recorrer ha de llegar acompañado de unos sistemas que nos permitan surcar sus superficies con facilidad y ahí es, precisamente, donde entran a la ecuación mecánicas como un ala-delta con el que planear largas distancias, la posibilidad de montar a caballo o un sistema de escalada con el que podremos ascender por paredes prácticamente verticales.

Immortals: Fenyx Rising
Immortals: Fenyx Rising ofrece un escenario de grandes dimensiones repleto de lugares por descubrir

Sin embargo, es importante recordar que una buena parte de lo que convierte a un mundo abierto en un lugar que queramos explorar no solo reside en la forma que adopte el escenario, sino las actividades que podamos llevar a cabo dentro de él. En este sentido, Immortals Fenyx Rising mezcla la manera clásica de Ubisoft de entender el género al plagar el mundo de coleccionables a recoger y tareas a llevar a cabo y, por otro lado, las nuevas tendencias del género que han abierto la puerta a entender su diseño de formas alternativas a las que estamos acostumbrados.

Con esto último nos referimos a que la ausencia de guía al jugador cobre especial protagonismo para que su sensación de descubrimiento al toparse con algo nuevo sea aún más intensa. Sin embargo, debemos recalcar que el acercamiento de Immortals Fenyx Rising a esta manera de hacer las cosas se encuentra ahí, aunque bien es cierto que no tanto como para que termine de cuajar; algo que nos lleva a la idea de que el juego sacrifica la posibilidad de contar con una personalidad aún más fuerte por el deseo de no querer dejar a nadie atrás: ni a los que buscan algo nuevo ni a los que les aterra que el género experimente con nuevas fórmulas.

Los músculos de Hércules

Sería bastante egoísta, por otra parte, pensar que nuestro protagonista será la única entidad que pululará por el mundo de Immortals: Fenyx Rising, dado que este se encontrará repleto de enemigos dispuestos a saltarse la distancia social tan necesaria actualmente con el objetivo de recibir nuestros puños en sus caras.

''El sistema de combate de Immortals Fenyx Rising es fácil de aprender y satisfactorio de dominar'' es la frase que la propia Ubisoft utilizó durante la presentación a la que asistimos para describir cómo será el proceso de repartir tortas en el juego; algo que pasa por valerse de los típicos golpes fuertes, ligeros y el uso del arco para sentar las bases de los combates y que, al mismo tiempo, emplea un sistema de habilidades y golpes especiales con los que añadir una capa más de interés a cómo acabamos con los enemigos.

El juego ofrece un sistema de combate accesible que todo el mundo podrá dominar en poco tiempo

Es aquí, justamente, donde Immortals Fenyx Rising puede llegar a ser más de lo que aparenta: una vez que dominas las habilidades, es cuando empiezas a encadenar varias decenas de golpes diferentes en una dinámica que hace que el juego se convierta, casi sin que te des cuenta, en un hack and slash veloz y en el que importa más la búsqueda del combo que del timing correcto a la hora de defenderte y atacar.

El cerebro de Ceo

Porque no todo es cuestión de bíceps y de ir repartiendo martillazos por ahí, Immortals Fenyx Rising busca equilibrar su experiencia jugable añadiendo un tercer elemento a la ecuación que cuenta casi con tanta frecuencia como su propio sistema de combate: los puzles que deberemos resolver para completar un desafío concreto, abrir una puerta o hacernos con los contenidos de un cofre.

Y, precisamente, en este apartado el juego vuelve a hacer gala de su deseo por la accesibilidad al presentar retos sencillos que podrán ser resueltos al estrujarnos un poco el cerebro sin que este tenga que llegarse a secar del todo: desde colocar unas cajas sobre interruptores o hacer que una flecha pase por el fuego de una antorcha para hacerla caer sobre una chimenea hasta girar unos bloques para que acaben formando un bonito mosaico.

Los puzles intentarán llevarnos a ese momento ''eureka'' a través de tareas sencillas

Conclusión

Las horas que pudimos jugar a Immortals Fenyx Rising nos dejaron con la sensación de que Ubisoft ha llevado a cabo un ejercicio de diseño clásico al que le salen perfectamente las cuentas que quiere conseguir: un escenario repleto de cosas para hacer y lugares por descubrir; más un sistema de combate que opta por la accesibilidad frente a la habilidad; más un conjunto de puzles que cuentan con casi tanta presencia como los enfrentamientos; más una serie de sistemas de progresión, dan lugar a una experiencia donde el videojuego se mira a sí mismo en un acto de dar importancia a todos los elementos que lo han convertido en lo que es a lo largo de la historia.

Ahora solo queda ver si las ganas que Immortals Fenyx Rising presenta de recordarte constantemente lo que es a través de sus sistemas acaba jugando en su favor. Lo que sí podemos decir, al menos de momento, es que Ubisoft parece estar desligándose de su manera tradicional de entender el género del mundo abierto. Y, con toda sinceridad os lo digo, esta es la Ubisoft que me gustaría ver más a menudo.

Redactado por:

Crecí rodeado de naturaleza y campos de trigo, pero con la cabeza llena de historias sobre dragones y planetas lejanos. Después me hice psicólogo para poder fascinarme con las historias de los demás.
Únete a nuestro servidor de

NOTICIAS RELACIONADAS

La razón por la que Immortals: Fenyx Rising (Gods & Monsters) cambió su nombre

Ubisoft tuvo una disputa legal que, en última instancia, parece ser que no permitió a la compañía quedarse con el nombre original

Publicado el 15 SEP 2020 0

Immortals: Fenyx Rising está influenciado por juegos como Banjo-Kazooie o Jak and Daxter

Ubisoft Quebec habla sobre el humor, el cambio de nombre y sus referentes a la hora de desarrollar su nueva aventura

Publicado el 12 SEP 2020 0

Así será el logo que llevarán las portadas de juegos de PS4 que dispongan de actualización a PS5

La carátula de Immortals: Fenyx Rising es la primera en lucir este distintivo

Publicado el 11 SEP 2020 0
Cargando la siguiente noticia...