5 juegos que no deberían haber pasado desapercibidos en 2016

Grandes juegos más allá de las "superestrellas" de la industria

5 juegos que no deberían haber pasado desapercibidos en 2016
 
 

El presente año 2016 ya va tocando a su fin y va siendo hora de hacer balances, elegir a los mejores del año y ofrecer nuestras valoraciones sobre lo que han supuesto para los fans de la industria estos últimos 12 meses. Sin embargo, como cada año, mientras las grandes producciones y las empresas que más ruido han hecho se pelean para conseguir el premio a Juego del Año, hay otros títulos de una calidad indiscutible que se quedan relegados, eclipsados desde su mismo lanzamiento, por estas bestias mediáticas. Es por ello que hoy vengo a arrojar un poco de luz sobre algunos juegos que seguro conoceréis, pero que tal vez hayáis pasado por alto en pos de dedicar vuestro tiempo a “los grandes”. Acompañadme para descubrir 5 juegos que, desde mi punto de vista personal, deberían haber hecho mucho más ruido en este 2016.

The Technomancer

The_Technomancer-05

The Technomancer es lo nuevo de Spiders, creadores de Bound By Flame, quienes volvían a apostar por un juego que mezclaba el RPG con la acción y una vista en tercera persona. Este videojuego nos pone en la piel de un Technomancer, una persona con la capacidad de dominar poderosas habilidades que les valen tener un trabajo más duro y movido que el del resto del mundo. Pero no creáis que somos el héroe guapo que salva a la princesa para casarse con ella, nada más lejos de la realidad; en The Technomancer nos encontramos con un universo creíble en el que sus propios habitantes nos temen por el poder que los Technomancers encerramos, dando a la historia toques morales que le añaden profundidad.

1428675220-the-technomancer-artwork

Pero lo mejor del título es, sin ninguna duda, su maravilloso sistema de combate, que mezcla toques de un hack & slash en el que prima la habilidad con elementos del rol clásico en el que son las decisiones tácticas a la hora de usar habilidades las que definen el resultado de cada escaramuza. A todo esto, hay que añadirle también las posibilidades que ofrece el sistema de progresión de nuestro personaje, el cual nos permitirá ir forjando, a lo largo de la aventura, al guerrero que nosotros queramos y con el que más cómodos nos sintamos.

Por otro lado, The Technomancer cuenta con una duración que se puede alargar más allá de las 40 horas gracias a las misiones secundarias. Y, gracias a unos gráficos que sin ser punteros sí que resultan muy espectaculares, podremos disfrutar todo este tiempo sin llegar a sentir una monotonía visual.

Por todo esto, The Technomancer es uno de esos títulos que, a pesar de haber sido lanzado sin hacer demasiado ruido, recomiendo mucho, ya que tiene la capacidad de enganchar tanto a jugadores de RPGs como a otros más casual que busquen combates frenéticos.

World of Final Fantasy

tifa-world-of-final-fantasy

World of Final Fantasy es un spin-off más de esta saga, y de hecho uno que podría ser visto como simplemente el aperitivo antes del tan esperado Final Fantasy XV. Si sois de los que habéis prescindido de él por estos motivos, siento deciros que estabais muy equivocados (tanto como yo, que por estos motivos no lo jugué hasta pasado un tiempo). World of Final Fantasy es un juego muy trabajado que propone sus propias premisas y que, al contrario de lo que yo mismo pensaba, rebosa personalidad propia, sin tratar de remitirnos a Final Fantasy XV.

Lo primero que llama la atención de este spin-off es su aspecto visual tan desenfadado que, gracias a unos entornos coloridos y una paleta de colores bien seleccionada, es capaz de hacer las delicias de casi todos los usuarios; y más teniendo en cuenta que la banda sonora aporta mucho a esta sensación de tranquilidad que el juego en conjunto transmite.




Pero lo más importante es que, jugablemente, se trata de un título que merece la pena. Los combates se alejan del dinamismo de las últimas entregas principales para volver a ser por turnos, pero permitiéndonos modificar lo suficiente algunos aspectos como para que no lleguen a resultarnos demasiado lentos o pesados. Incluso podemos elegir si queremos un menú clásico o asignamos los botones a las diferentes acciones. Además, la inclusión de los Mirages y las formas de nuestros personajes, permitirán configurar tácticamente nuestro equipo, cosa que hará que nos rebanemos un poco el seso hasta dar con las tácticas idóneas. Si a todo esto le añadimos una historia decente con personajes bien creados que nos incitan a saber más, tenemos un resultado muy bueno.

Y por si fuera poco, podemos jugar a World of Final Fantasy en PlayStation Vita y llevárnoslo donde sea que vayamos para viciar en viajes o tiempo muerto (nada de ponerse a jugar en clase o el trabajo, ya avisamos). Con todo, este spin-off de una de las sagas más famosas de la industria se consolida como uno de esos juegos que han pasado injustamente desapercibidos y de los que poca gente se acuerda ahora que todos pensamos en los mejores del año.

Warhammer: The End Times – Vermintide

warhammer-vermintide-hero

El universo de Warhammer es uno de los más prolíficos en la industria de los videojuegos, ofreciendo casi todos los años varios títulos de géneros tan dispares como FPS o estrategia. Uno de los últimos juegos en sumarse a esta larga lista ha sido Warhammer: The End Times – Vermintide. Os sonará que este juego es de 2015 y lo cierto es que sí salió dicho año, pero solo para PC, siendo el pasado mes de octubre cuando dio el salto con una edición completa a PlayStation 4 y Xbox One.

warhammer_end_times_-_vermintide_row_vertical

Muchos son los usuarios que lo comparan con Left 4 Dead, y lo cierto es que la similitud es innegable. FatShark, equipo responsable del desarrollo de este juego, ha puesto sobre la mesa las mismas propuestas que Valve con sus juegos de zombis, sustituyendo a estos muertos vivientes por los malvados Skaven. En un equipo de 4, que podemos formar con nuestros amigos o con gente de todo el mundo que también esté jugando, debemos escoger un personaje y asumir el rol que nos toque para llevar a cabo diferentes misiones.

El punto más novedoso lo pone el sistema de progresión que nos permite ir desbloqueando más y mejores armas para cada uno de los personajes que el juego incluye y que no comparten habilidades ni características. De esta forma Warhammer: The End Times – Vermintide consigue mantenernos pegados para repetir una y otra vez las diferentes misiones que conforman el juego.

Es cierto que la idea no es demasiado novedosa, pero la ejecución es sublime y eso hace que este cooperativo ambientado en el universo Warhammer sea increíblemente bueno para jugar con amigos. Pero, incluso si vuestra intención es jugar solos y hacer equipo con desconocidos, os recomiendo este juego que, sin hacer nada de ruido, es para mí uno de los mejores multijugador del presente 2016.




Kirby: Planet Robobot

kirby-planet-robobot-

La mayoría de personajes de Nintendo no estaban teniendo una temporada demasiado buena durante los últimos meses, viendo cómo las sagasque antaño habían sido aclamadas mundialmente, ahora recibían críticas por una fórmula que no encontraba el punto para agradar a los fans. En medio de este panorama llegaba a mediados de año al mercado Kirby: Planet Robobot, con mucha gente dispuesta a despedazarlo buscando el más mínimo resquicio.

Sin embargo, lo último de Kirby logró encontrar ese punto que otros personajes de Nintendo habían perdido de vista para presentarnos uno de los mejores juegos del año para Nintendo 3DS. Gracias a un plataformeo que puede llegar a suponer un reto, puzles bien pensados con los que sufriremos (sobre todo si somos de los que vamos a por todos los coleccionables) y novedades en forma de máquinas robóticas en las que convertir al adorable Kirby, este juego lograba encandilarnos.

Pero por si fuera poco, podemos sumarle un buen apartado visual y algún que otro modo de juego que, sin llegar a ser nada demasiado espectacular, sí que nos sirve para alargarle la vida útil a esta nueva entrega de Kirby. Algo divertido y desenfadado con lo que pasar un rato en nuestra consola portátil, ¿qué más podemos pedir?

The Witness

The Witness 3

Tal vez ya hayáis visto algún que otro escrito acerca de The Witness, el nuevo juego de puzles de Jonathan Blow, creador de Braid. Lo cierto es que puede que este sea el juego más “de nicho” que aquí expongo, pero me ha impactado tanto y de forma tan positiva, que no estaría a gusto si me quedara sin recomendaros esta joya.

En The Witness aparecemos en una isla desierta por la que, sin tutorial explícito, ni menú, ni ningún tipo de información directa, debemos avanzar resolviendo puzles. Las premisas son bastante sencillas, pero los puzles no; son endiabladamente complicados. Todos consisten en lo mismo, trazar una línea dentro de una cuadrícula de manera que sigamos ciertas normas. ¿Parece monótono? Pues no, las normas que se nos imponen son muy variadas y pasan por jugar con la perspectiva, las sombras e incluso el sonido.

Pero bajo esta apariencia simple se esconde lo mejor: la historia. El juego nunca nos cuenta nada más que lo que podemos escuchar en algunos audios repartidos por el escenario; y ni siquiera estos nos relatan acontecimientos de forma explícita. Simplemente se nos insta a pensar utilizando citas de grandes personalidades de ámbitos diversos como la literatura o la ciencia. La historia como tal depende de nosotros, de que interpretemos lo que vemos y oímos y deduzcamos nuestras propias conclusiones, dándole el calado que consideremos que tiene.




The Witness_20160128140417

Es un juego que debemos tomarnos con calma, sin apresurarnos e incluso disfrutando de la frustración que sentiremos cuando no consigamos resolver alguno de los cientos de puzles que tenemos a nuestro alcance. Tal vez no sea lo que todo el mundo busca, pero es una experiencia bonita que logra meterse en tu vida diaria y hacerte pensar en esa maldita sombra que no encajaba mientras jugabas horas antes.

Decir que es un juego que debería haber tenido repercusión es, en mi opinión, quedarse muy corto. The Witness es una auténtica obra maestra del género, una mezcla entre videojuego, rompecabezas y lección filosófica que me ha hecho disfrutar como pocas veces antes, colándose en mi lista personal, no de mejores del año, sino de mejores de todos los tiempos.