Proyecto Afraid fracasa en su campaña de financiación en Kickstarter

Su desarrollador no se da del todo por vencido y puede que lo vuelva a intentar en un futuro

Proyecto Afraid fracasa en su campaña de financiación en Kickstarter
 

Hoy es un día triste en el mundillo. Triste porque una idea, que parecía muy buena, ha muerto antes siquiera de llegar a desarrollarse; es terrible. A finales del año pasado supimos que Francisco Téllez de Meneses, reconocido creativo español por ser la brillante mente tras UnEpic y Ghost 1.0 (entre otros), iba a desarrollar un nuevo videojuego, pero no uno cualquiera.  Pretendía dar vida a “un concepto experimental único en el mundo de los videojuegos“, un título con el que las acciones virtuales de los jugadores tuvieran su impacto en la vida real. Sin embargo, ha resultado ser algo tan novedoso que parece que la comunidad no ha sabido comprenderlo.

Proyecto Afraid, o African Aid (que hubiera sido su nombre real de haberse hecho realidad), comenzó su andadura en Kickstarter hace justamente un mes. ¿Cuál era finalmente su propuesta? Parte del dinero que se había pagado por el juego se donaba a distintas ONGs cuando el jugador superaba distintas misiones similares a las que realizan estas organizaciones en su día a día (construcción de escuelas, vacunaciones infantiles, etc.). Es decir, se trataba de un simulador de ONGs en formato píxel que iba a tener hasta dos modos de juego.

Lo cierto es que la campaña de Proyecto Afraid empezó con mucha fuerza, recaudando durante los dos primeros días casi el total del dinero que ha obtenido finalmente (15.205$). La gran parte de las aportaciones han sido realizadas desde nuestro territorio, donde se ha dado visibilidad al proyecto desde el primer momento. Con el paso de los días el creativo comentaba que estaba teniendo dificultades para que la prensa de otros países se hiciera eco de su idea y así poder traspasar más fronteras. Desgraciadamente, parece que no ha conseguido esparcir su palabra a tiempo porque la campaña de financiación ya ha terminado sin éxito.

Ahora, el desarrollador ha comentado que va a darle vueltas a la cabeza para saber cuáles han sido las causas de este fracaso: “no sé con certeza qué ha ido mal, pero si lo averiguo y encuentro un modo de solventarlo, lo probaría otra vez. Creo que el proyecto merece la pena“. Puede que quizás el objetivo que se marcó para comenzar el desarrollo, 70.000$, fuera algo elevado, o quizás las personas no entendieron muy bien el concepto que quería mostrar Proyecto Afraid, o puede que la falta de visibilidad internacional haya sido un gran lastre. Nadie sabe qué ha pasado, pero desde aquí deseamos que esta gran idea pueda volverse real en un futuro próximo.


Contenido relacionado