Inglaterra no quiere más villanos con cicatrices en el cine

El Joker, Freddy Krueger, el Doctor Maligno... son solo unos ejemplos de villanos desfigurados en el cine

 

A lo largo de los años que llevamos ya de historia del cine, no han sido pocos los cineastas que han recurrido a las cicatrices para dotar de un aspecto más malvado a los villanos de turno. Seguro que sin pensarlo mucho se os ocurren varios ejemplos: Freddy Krueger, el Joker de “El caballero oscuro”, Le Chiffre de “Casino Royale” o incluso algunos tan divertidos como el Doctor Maligno de la saga Austin Powers.

¿Por qué mencionamos esto? Porque hoy nos hemos levantado con una curiosa noticia. Según cuenta The Telegraph, el British Film Institute (o el Instituto de Cine Británico) ha adoptado una nueva política que consistirá en no financiar películas cuyos villanos tengan cicatrices u otro tipo de malformaciones en el rostro. El motivo de esto sería reducir el estigma social hacia las personas que tienen verdaderamente alguna malformación facial. El BFI ha empezado a apoyar la campaña #IAmNotYourVillain (“no soy tu villano”) lanzada por la organización benéfica británica Changing Faces.

Esto vendría a raíz de que el BFI ha financiado recientemente la película “Dirty God” de Sacha Polak, la cual cuenta precisamente la historia de una mujer del sur de Londres que intenta rehacer su vida después de sufrir un ataque con ácido en la cara. La película estará protagonizada por Vicky Knight, superviviente en la vida real a este tipo de quemaduras.

Como pasa siempre con este tipo de cosas, surge el debate de si es una medida acertada o si se está llegando demasiado lejos con la corrección política. Que cada uno se forme su propia opinión. En cualquier caso, esto no quiere decir que jamás vayamos a ver villanos con cicatrices u otras marcas en el rostro, al menos por ahora. Simplemente, Inglaterra no apoyará más proyectos que tengan un antagonista con tales características.


Contenido relacionado