Análisis Warstone TD

PC
 

La variante Tower Defense no es la más popular entre las distintas divisiones que tiene el género de estrategia. Inclusive, en líneas generales, ha quedado relegada a producciones flash o meramente disponible en páginas webs, o sea, títulos menores. Pese a ello, la clase se ha logrado adjudicar un reducido aunque pasional público que, más allá de las adversidades, se mantiene fiel y disfruta de sus postulados. Y es para esta misma clase de usuarios que Warstone TD, la obra de Battlecruiser Games, se erige como una compra realmente indispensable.

Un notorio representante de su estirpe

Para quien desconozca qué clase de título aquí nos reúne, los Tower Defense son obras destinadas a la deposición de unidades y edificios inmóviles en un punto específico de un mapa, los cuales tendrán que resguardar un camino para evitar el acceso de las hordas enemigas a otro punto del terreno. Para lograrlo, solemos disponer de una variedad de defensas, al igual que de adversarios, que poseen sus propias capacidades y debilidades, razón por la que tendremos que alternar correcta y estratégicamente entre sus colocaciones para poder lograr soportar el asedio rival durante un número específico de rondas, cuya dificultad avanza con el paso de las mismas.

Partiendo de esa concepción básica, que Warstone TD cumpla adecuadamente con tales postulados esenciales es, dada su calidad, más una obviedad que un objetivo. La creación deja a nuestra disposición una amplia serie de unidades que varían en su rol; algunas atacan rápido y fuerte pero a corta distancia y sólo a enemigos por tierra, mientras que otras tienen mayor alcance y, además, pueden atacar a bestias por aire, al igual que existen otras variaciones como héroes que son capaces de infligir daño a múltiples contrincantes a la vez. Existe un extenso rango de variaciones que no sólo dinamizan las partidas sino que, paralelamente, nos obligan a tener en consideración qué clase de fuerza estamos enfrentando y cómo enfrentarla, detalle que muchos ejemplares del género no toman en consideración.

Expandiendo los horizontes de su índole

Sin embargo, insistimos, la más que positiva recepción del título no parte de su axiomática capacidad de emular a sus antepasados como es debido, sino el cómo logra llevar la propuesta mucho, mucho más allá. El estudio ha logrado materializar una simbiosis entre diversos géneros que, si bien no profundiza de modo excesivo en ninguno, logra una fusión realmente agradable, cuestión que da pie no sólo a que los fanáticos de los Tower Defense sientan una inédita realidad sino que, además, puede dar lugar a que nuevos seguidores se unan a un subgénero de la estrategia relegado, muy desafortunadamente, a un plano más que secundario.

En tal sentido, Warstone TD no es sólo un TD sino que, simultáneamente, es un RPG, un juego de gestión y un multijugador que da la impresión de ser un superficial híbrido entre Bloons Tower Defense, Age of Empire y Mushroom Wars. En esta obra, contamos con los sistemas funcionales del primero, la construcción y mejora de edificios del segundo y el uso de magias y juego en línea del tercero para formar una combinación que funciona de manera excelente. Incluso, Battlecruiser añade diversas inclusiones que reevalúan la formula primordial de su casta para producir no sólo una sensación de innovación al añadir características de otros ámbitos sino, también, la misma sensación pero dentro de su propio territorio, lo cual alcanza en términos excelentes.

Siendo más precisos, y yendo en orden de mención, contaremos con un árbol de habilidades, al que destinaremos un punto luego de subir de nivello que se logra cumpliendo misiones-, y que nos permitirá elegir entre tres clases: Señor de la Guerra, Tesorero y Mago. El primero de los destacados nos dará la oportunidad de mejorar las tropas que coloquemos en combate, lo cual se traduce en bonus de daño, más puntos de vida, mejor tiempo de invocación, etc.; el segundo está destinado al lado económico del juego, permitiéndonos así obtener más monedas durante las partidas para poder invocar a las unidades y, además, dándonos la oportunidad de percibir más recursos para la faceta de gestión; en último lugar, el tercero está relacionado a la multitudinaria cantidad de magias que tendremos a nuestra disposición a medida que vayamos avanzando en la extensa campaña –con varios niveles de dificultad y rejugabilidad-, aumentando así nuestra cantidad de maná, otorgándonos inéditos hechizos o empoderando los ya obtenidos.

Prosiguiendo con lo enlistado, es un juego de gestión ya que, si bien de manera muy guiada, poco a poco iremos expandiendo los confines de nuestra aldea. Crearemos aserraderos, minas, talleres –los cuales nos permitirán realizar mejoras en las tropas al expender ciertas cantidades de ciertos recursos-, cuarteles y demás edificaciones que expandirán las mecánicas de las que disfrutaremos, todos con la posibilidad de ofrecer actualizaciones que se presentarán con el tiempo y el desarrollo de los hechos de la interesante trama. En este lado, es imperativo destacar que hay una opción para automatizar la construcción de la aldea en caso de querer enfocarse única y exclusivamente a las batallas, mas exhortamos a no activarla pues forma parte íntegra de la experiencia como conjunto.

Asimismo, su faceta multijugador también resulta importante para la obra pues, además de que hay varias misiones destinadas al cumplimiento de ciertas metas en línea, es bastante entretenida. Existe la posibilidad de jugar tanto en cooperativo como en competitivo a lo largo de múltiples modos de juego, y es una adecuada manera de extender aún más la vida útil de un producto que, de por sí, ya presenta una estimable dimensión. No obstante, el único detrimento que podemos hallar es la falta de jugadores, lo cual imposibilita encontrar fácilmente un compañero o contrincante pues la comunidad, si bien existente, no es precisamente grande.

En último lugar, destacamos que la labor trasciende de su género por méritos internos al aplicar diversas prácticas como, por ejemplo, las piedras de invocación. Estas son limitadas y es en donde se pueden deponer las unidades que queramos colocar, pero obtendremos más con el avanzar de las hordas y, además, algunos enemigos las arrojarán para ubicarlas en las zonas que esté permitido, lo que agrega más componente táctico a la ecuación. Simultáneamente, presenciaremos la existencia de enemigos especialesa los cuales podría otorgárseles la etiqueta de jefes– que no funcionan como los demás, ya sea por tener habilidades particulares o por cumplir un rol independiente al de una tropa más que avanza por el camino hacia nuestra defensa.

Un sublime exponente de los Tower Defense

Warstone TD no es sólo uno de los más destacables representantes de la actualidad del género al que pertenece sino que, como tal, es un sólido producto. A los fanáticos de su clase resultará de magno agrado debido a la facilidad con la que emula lo que la caracteriza y, en lo que a los ajenos respecta, existe la notoria posibilidad de que los incluya a través de la adición de mecánicas no muy comunes en la estirpe que exhiben un resultado simplemente sobresaliente.

Sin embargo, como máximo e inexorable detrimento, existe la relación del producto con el Internet, pues presenta errores técnicos ligados a la conexión de red que se convierten en un tedio de increíbles proporciones, tanto por su constancia como por su impacto. Aun así, la desarrolladora ha prometido una modalidad off-line en las proximidades pero, hasta entonces, notificamos esta negativa eventualidad como principal traspiés de la producción.


Positivo

  • Es un magnífico representante de los Tower Defense
  • Añade diversos elementos dentro de los postulados de su género para agregar frescura
  • Suma nuevos géneros a la propuesta para sobresalir notoriamente
  • Cuenta con una vasta magnitud de contenido
  • El multijugador alarga su vida útil

Negativo

  • Gráficamente, no muestra los diseños más pulcros
  • Los problemas en relación a la conexión son excesivamente molestos
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Ronald Goncalves
Redactor de artículos y análisis de dudosa calidad. Objetivo a tiempo completo, subjetivo a tiempo parcial. Asiduo al medio interactivo por su capacidad de hacernos vivir las historias, no contarlas. Joven venezolano amante de los RPG's que busca cooperar en la evolución de un medio en pañales.