Análisis Project Cars

PC PlayStation 4 Xbox One

Llega Project Cars, el esperado juego de conducción de Slightly Mad Studios que hará las delicias tanto de jugadores expertos en el género, como de iniciados gracias a la multitud de opciones de configuración

 

    Después de muchos retrasos y una larga espera de 4 años, por fin hemos probado la versión final de Project Cars, un prometedor simulador de conducción que desde siempre se le ha considerado como el juego definitivo de carreras. Sin embargo, parece que la versión final del juego no ha acabado de encajar en los jugadores más expertos del genero, a nosotros os adelantamos que nos ha gustado mucho, sobre todo, por la multitud de opciones configurables que tiene, un apabullante aspecto gráfico y sonoro y un control que sin llegar a ser un simulador total, se hace agrade y ameno.

 Configuración y modos de juego
Configuración

Lo cierto es que es que podríamos decir sin ningún tipo de dudas que las opciones que trae de configuración de juego es de las mayor y mejores hemos probado en un título del género. El juego, permite gracias a ellas ajustar la curva de aprendizaje a nuestro gusto, y nos permite desde el principio elegir con que tipo de habilidad queremos jugar. Es un punto muy importante y debemos elegir bien, pues adelantamos que estamos antes un juego muy exigente en la conducción, sobre todo sino hacemos uso de un bien volante, o directamente jugamos con el mando.

Tendremos una gran variedad opciones de dificultad y configuración, a través de los multiud de menús de opciones que tiene el juego, podremos configurar prácticamente lo que queramos, y cuando decimos eso queremos decir que podemos modificar, a pesar de haber hecho la elección nada más empezar el juego, cualquier parámetro que pensemos que nos esté planteando un problema.

Project CARS_20150513195025

Elige el modo dependiendo la destreza que tengas al volante

Uno de los más interesantes es la modificación de la IA, pudiendo subirla para que la conducción de nuestro rivales sea más eficiente, o bajarla si no podemos con ellos. Como decíamos la conducción es bastante exigente, si nos atrevemos a subir la dificultad de la IA a tope, podemos pasarlo bastante mal sino somos jugadores expertos, pudiendo incluso llegar a frustrarnos.

Por otro lado, podemos ver que además de la modificación de la IA de los pilotos controlados por la consola, disponemos de la posibilidad de modificar un montón de variantes  -incluyendo ajustes “reales”-, en aspectos como el gastos de combustible, el gasto de neumáticos, asistente de dirección, controles de estabilidad y ayudas permitidas entre muchas otras. Un motón de opciones que a pesar de la primera elección podremos ir ajustando para ir añadiendo más dificultad a nuestro gusto.

Project CARS_20150513214241

Modifica todos y cada uno de los parámetros de juego

Siguiendo con todas las opciones que permite el ajuste del juego, también podremos configurar las opciones de visualizacion, que no es otra cosa, que unas pequeñas ayudas visuales como los espejos retrovisores, indicadores de curva, semáforos o líneas de guías que podremos hacer que sean visibles, e incluso configurar donde queremos que se vea según la vista elegida.

La opciones de visualización también nos permite modificar las diferentes cámaras que tendremos disponibles  tanto en el campo de visión, como en la sensibilidad a la hora de mover la cabeza (el casco) del piloto. Además, podremos añadir o quitar o añadir ciertos aspectos como la vibración provocada por las altas velocidades. Como os adelantamos hace unas líneas, el juego es completamente modificable, hasta en algunos aspectos gráficos, como por ejemplo la opción de que el sol nos deslumbres más o menos.

El hecho que tengamos todas estas opciones de configuración, que al fin y al cabo también influyen e la dificultad del juego, nos lleva a hablar de otra de las novedades que se han introducido en este título, y es que en Project Cars se acabaron los desbloqueos de competiciones, carnés y todo tipo de modos para que jugadores con experiencia más experiencia disfruten desde el principio, incluso los coches más potentes estarán a nuestra disposición, lo que nos parece sumamente interesante y un gran acierto.




 

projec cars

Modos de juego

Los modos de juego no son muy diferentes a cualquier título de género. Tendremos el típico carrera libre, que nos permitirá ir probado los coches a nuestro antojo, el modo contra reloj, con los típicos “piques” con jugadores de todo el mundo, el modo online y un interesante modo historia.

Modo historia

El modo historia no tiene demasiada miga, aunque si que es cierto que es interesante y emocionante, aunque parte de esto es debido a que el juego en sí es muy entretenido de jugar, a la par que exigente. En este modo de juego tendremos multitud de carreras que superar, pero antes debemos firmar el contrato con algún equipo . En realidad las ofertas acaban siendo algo así como una especie de nivel que debemos superar carrera tras carrera, aunque sino nos gusta la categoría, podemos dejarla y escoger otra. En Project Cars nada es obligatorio. Si al final de temporada conseguimos acabar en buen puesto, otras ofertas llegarán a nuestra bandeja y podremos renovar con el equipo y seguir en esa categoría o fimar por otro y  competir en otras.

El modo historia transcurre a través de un calendario con un diseño sobrio pero eficaz que nos muestra todos los eventos de esa “fecha”, es decir de la competición que vamos a llevar a cabo. Tendremos las pruebas libres llamadas prácticas, las clasificatorias y finalmente la carrera. Durante las dos primeras “fechas” tendremos que hacer todos los reglajes para el coche, probar el circuito y finalmente, correr la cerrara.

En cuanto a los reglajes para las carreras, podemos dejarlos automáticos, ir moficandolos durante el evento e incluso podemos ir usando reglajes que previamente hayamos hecho en otros modos de juego, o a través de “garaje”, nuestro rinconcito fuera de todos los modos de juego, que nos servirá para ver nuestros coches, hacerle fotos y modificaciones.

projec cars1

Tendremos clasificación por piloto y escudería, rondas clasificadoras y test.

 




Como comentábamos en el apartado anterior de opciones, este modo de juego también es susceptible de modificación, así que podremos establecer algunos parámetros a nuestro antojo como son la IA, duración de la sesión e incluso activar o desactivar los reinicios de la misma, para que todo sea mucho más real. Incluso, para quienes les parezca un tanto excesivo esto, podréis pasar estas “sesiones” simulando o “saltando” al final de la sesión directamente. Aunque si de verdad te gusta los simuladores de carreras, amarás este modo de juego y como está diseñado.

Modo online

En modo en línea ha sido el que menos hemos podido probar, no por que funcione demasiado mal, sino por que lo hemos encontrado bastante vacío. En realidad no cuesta de encontrar partida, pero en las partidas que hemos intentado jugar, siempre nos hemos tomado el inconveniente de que nunca acaba de llenarse suficiente como para poder competir. Demasiada espera para, quizá, un par de partidas.

Sin embargo, y problemas aparte de encontrar jugadores, si que nos hemos encontrado un modo en línea bastante bien estructurado y con bastantes opciones de configuración, como todo el juego. Ese sea quizás el motivo por el cual cueste de encontrar jugadores para llenar una sala, sobre todo en salas donde juegan los principiantes.

MPK0C6UR-APAAAXWA

Espectaculares imágenes de los coches y los cambios climáticos. Sin duda uno de los aspectos más importantes del juego

Podremos, por una parte, buscar partidas con todo tipo de filtros que nos permitirá encontrar otros jugadores con un nivel de habilidad más o menos similar al nuestro, y por otro, podremos crear nuestros propios partidas, con las reglas que queramos.

Este modo, tiene un sistema de puntuación bastante interesante, que permite a los demás usuarios saber si eres un jugador o no limpio, con lo que igual no te permiten jugar con ellos. En Project Cars hay que cuidar la imagen que ofrecemos a los demás jugadores, y no vale ganar de cualquier manera.

Otra de las características onlines más interesantes, es la llamada “Red de Pilotos” donde podremos participar en pruebas de la comunidad que resultarán realmente apasionante. Parece que este “modo” está poniéndose de moda en bastante juego de conducción, y realmente creemos que es un acierto, pues siempre mucha “chispa” a los juegos más allá que los típicos juegos de

Contrareloj y otros modos

Tendremos el típico modo contrareloj que  está presente en todos los juego de conducción. Se trata un modo donde podremos elegir pista, elegir coche, y obviamente, todas las opciones de personalización que hemos explicado antes afectarán también a este modo.




Básicamente, lo que encontramos aquí, que viene siendo los records del circuito de los demás usuarios, que permite hacer pequeñas “batallas” o aprender descargando el fantasma del mejor de los tiempos. A nosotros es, sin duda, uno de los modos que más nos suele gustar en cualquier juego de conducción, ya que significa, por un lado, una forma de aprender, y por otro, una forma de poder “picarnos” con otros jugadores a obtener el mejor tiempo de la pista sin tener que sufrir muchas veces, las “inclemencias” de las conexiones y de jugadores tramposos, aunque como ya os hemos comentado, el juego incorpora un sistema de puntuación del “buen jugador”.

Otros de los modos que podemos encontrar son el modo individual y el modo practica libre. Ambos, no resultan demasiado interesante más allá de usarlos para hacer reglajes en el coches o practicar.

Físicas, jugabilidad y gráficos

Sin duda, estamos ante el apartado más interesante y el que muchos de vosotros estáis esperando. La respuesta, es si. Project Cars es un juego que atesora una gran potencia gráfica, unos efectos de infarto y sonido que roza la excelencia, pero todo es mejorable, sin duda alguna.

El resultado gráfico del título es muy bueno si hablamos de forma general, aunque hemos encontrado alguna que otra cosa mejorable, cuando valoramos los diferentes apartados gráficos, como por ejemplo, dientes de sierra en alguna vistas interiores de los vehículos, un efecto blur un tanto extraño y alguna que otra textura de baja calidad como es la del cesped o la que vemos cuando chocamos contra alguna valla.

MPQVAZOUIJQAAAXWA

He aquí un ejemplo de efecto de baja calidad. El humo que sale del coche podría ser de un juego de PlayStation 2.

Sin ninguna duda, el premio gordo se lo llevan los coches y los cambios climatológicos, con un modelado y un nivel de detalle bastante bueno. En cuanto al sonido -invitamos a probarlo con un nuevos “cascos” 7.1- adereza todo este poderío visual, y convierten a Project Cars un juego “top”.

La vista general del circuito es buena, sin llegar a tener florituras ni demasiados detalles. Llama la atención que en la lejanía, por lo menos en la versión de PlayStation 4, que es la que hemos tenido acceso, se vea la típica “neblilla” blanca que afea el resultado general. Pero no todo puede ser, y el hecho de que prácticamente todo el trabajo se lo lleve el modelado de los coches, es más que suficiente. Desde luego, mientras corremos no vamos a admirar el paisaje.

Por otro lado, y algo muy importante son las físicas del juego. Muy buenas, algo que esperábamos en un juego de este calibre, sin embargo, debemos decir que no lo sufientes, quizás, para jugadores muy exigentes y con ganas de un juego que sea un simulador total.




Es en este punto, donde nos ponemos quizá del lado un tanto más casual de los jugones, pues por un lado entendemos la quejas de los jugadores que esperaba tener un título que fuese un simulador total, sin embargo, entendemos que un juego con la inversión de Project Cars, debe de llegar a más público, y si hubiesen lanzado al mercado un título en el que es obligatorio jugar con volante y tener que hacer una inversión tan grande, quizá pare a muchos jugones a la hora de adquirir esta joya.

Dicho esto, luces y sombras. Es espectacular el comportamiento de los vehículos durante las partidas. Al principio del análisis, comentábamos que estábamos ante un juego de conducción muy exigente, y en esto tiene la gran culpa las físicas que tienen que ver con el motor y las ruedas de los coches, que hacen que el comportamiento de los vehículos sea muy real. Se acabó el acelerar a tope en las salidas, y que el vehículo acelere como si nada, y también se acabó el salir de las curvas apretando el pedal de aceleración a tope -o el gatillo si juegas con mando- pues al hacer esto, perderemos el control del coche dada la potencia que tienen la mayoría de los más de 66 vehículos disponibles.

Project CARS_20150513202440

Los efectos de iluminación son una autentica maravilla, aunque no sol afectan en el plano visual, sino en el jugable, ya que deslumbran y molesta. Un aspecto que podremos cambiar también desde la opciones de juego

Además de todo esto, nos resulta encomiable la sensación y comportamiento de uno modelo a otro, sobre todo en el tema de los giros y el peso. Es cierto que puede pecar de no tener una cantidad ingente de modelos, pero todos tienen sus características propias y creemos que eso vale mucho más que tener una cantidad alta de estos, y que la mitad se comporten de la misma manera.

Las sombras, las encontraremos en uno de los clásicos de los juegos de conducción, que no son otra cosa que los choques y la destrucción del coche en los accidentes. El primero de ellos sigue arrastrando esa sensación de juego arcade, que dicho sea de paso podemos defender a la hora de conducir, pero a la hora de valorarlo visualmente. Chocar con algún coche y pegar un saldo y caer como si nada o el chocar frontalmente con un muro y “rebotar” cuando en realidad debería quedarse clavado en el sitio o saltar por los aires de manera mas bestia. En Project Cars, chocamos, salimos rebotados y podemos seguir la marcha. Eso sí, si tenemos los daños activados -dependiendo del grado- tendremos alguna avería, aunque no nos parece la mejor manera de intentar “simular” la realidad.

La destrucción de los coches es bastante deficiente, pues nos hemos encontrado con ciertas partes que destrozan de forma predeterminada o que estas mismas partes salte de una pieza por los aires sin ningún daño aparente, algo que no nos ha gustado nada.

Otro aspecto que nos parece reseñable, es el hecho que en Project Cars no disponemos de ningún tipo de modo de “tuneo”. Desde nuestro punto de vista, nos parece un acierto mayúsculo el no incluir las opciones en un juego que busca la simulación, además, el hecho de poder cambiar partes de nuestro coche, significaría perder parte de la esencia que han buscando todo el conglomerado de participantes, entre los que se encuentra la comunidad, pilotos profesiones y la propia Slightly Mad Studios, es decir, el lanzar un título de conducción con novedades, y una esencia basada en que el jugador tenga todo el contenido disponible desde el principio. Creemos que al añadir esto, significaría tener que añadir algún tipo de moneda u opciones desbloqueables mediante consecución de objetivos, algo que empañarían todo lo reseñado anteriormente.  Además, creemos firmemente, y después de haber jugado, que el es un título al que no le hace falta añadir nada similar más allá de los reglajes de los coches, que es realmente lo que cuenta para competir.

Valoración final

Después de cuatro largos años de desarrollo, la versión final de Project Cars puede que no contente a todos, sobre todo a esos jugadores que esperaban un simulador total de conducción, sin embargo, una vez pasada ese tramite y algún que otro cabreo, creemos firmemente que este tipo de jugador acabará por cogerle gusto a una jugabilidad más que buena gracias sobre a un conjunto de aspectos que hacen que la visión general del título sea excelente.

Estamos antes un juego con un apartado gráfico más que bueno, con un montón de opciones configurables en el terreno de la dificultad, y también en el control, tanto del mando como de DualSock 4 como para cualquier tipo de volante compatible y no podemos más que recomendar la compra de un título, que consideramos el mejor juego de conducción que actualmente podemos encontrar en consolas y que abre una nueva visión en el género gracias a su propuesta directa, sencilla y sobria.

Nos vemos en la pista jugones.


Positivo

  • El modelado de los coches es espectacular
  • Físicas muy conseguidas
  • Muchos menús, y bien organizados
  • El modo hisotoria
  • El modo contrareloj
  • No dispone de opción para modificar el coche
  • Muchas opciones de configuración

Negativo

  • Falta de detalle en los circuitos
  • Algunas físicas, como en los choques, no están muy conseguidas
  • El daño en la carrocería no está bien representado
  • Cuesta acostumbrarse a jugar con pad
  • Si quieres realmente competir, deberás invertir en un buen volante
8.8

Muy bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.