Colabora

Análisis de 1971 Project Helios

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Análisis de 1971 Project Helios

Una buena mezcla de géneros con la narrativa y el carisma de sus personajes como elemento más destacado

Publicado el 0
  • Plataformas: Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One
  • Fecha de lanzamiento: 09/06/2020
  • Género: RPG, estrategia
  • Desarrollador: RecoTechnology S.L.
  • Editor: Meridiem Games
  • Formato: Físico, Digital
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Multijugador: No

En esta generación, hemos seguido disfrutando del alzamiento de muchos estudios independientes que, siguiendo sus propias convicciones, nos han dejado con propuestas a veces raramente vistas en grandes producciones, dando lugar a muchas obras de culto que perdurarán en el tiempo por su valentía. Algunas de ellas han encontrado el camino hacia la distribución física, dejando atrás esa tendencia de la exclusividad digital que invitaba a pensar en una pérdida de potenciales jugadores y cierto "prestigio" para los coleccionistas. En los últimos años, han sido varios los estudios españoles que se han colocado en el mapa internacional gracias a la originalidad de sus propuestas, como el exitoso GRIS, todo un referente en la actualidad en lo más onírico y bello del sector, o Moonlighter, que en su franja roguelike ha dejado muchas alegrías.

Pero hoy os traemos una propuesta que se adentra en el género de la estrategia por turnos, un estilo de juego que popularmente nos evoca a la saga XCOM y que en los últimos años ha contado con muchos representantes que a su manera, juegan con las normas de este género añadiendo elementos de cosecha propia, y tomando prestados algunos de otros géneros para profundizar en sus mecánicas. El equipo detrás de este 1971 Project Helios, el protagonista de nuestro análisis, es Reco Technology, estudio madrileño conocido por obras discretas como Numantia, que ahora pretende dejar huella con un juego más personal, que nos presenta un mundo helado, apocalíptico, en un pasado alternativo donde en 1942 el sol dejó de calentar el planeta tierra, provocando un nuevo orden mundial con facciones dispuestas a dominarla.

Estrategia con corazón helado

Empezaremos por destacar que si bien hemos comentado que Project Helios bebe del estilo XCOM en su base jugable, intenta desmarcarse presentando elementos sencillos pero efectivos, tanto en sus combates como en su desarrollo, y es que ya en sus primeros minutos podemos ver más similitudes con obras como Wasteland, o más aún con el reciente Mutant Year Zero, por su aspecto gráfico, su cámara cenital y sobre todo, por el desarrollo lineal y exploración de sus niveles. Más adelante profundizaremos en cómo nos aventuraremos en distintos escenarios divididos en niveles, con un número determinado (pero desconocido) de combates que nos llevan hasta un punto donde avanzará la trama.

Pero comenzaremos poniéndoos en antecedentes con su punto de partida argumental. La campaña (único modo jugable en el producto para un solo jugador) se desarrolla en un mundo congelado, en el que ocho personas, cada una con sus propios problemas e intereses, se unen en una especie de alianza temporal para encontrar a una persona en particular: la Dra. Margaret Blythe. Siguiendo el rastro de su paradero, viajarán y lucharán hombro con hombro, e inevitablemente estrecharán vínculos con quienes viajan a su lado. El atractivo de su planteamiento es que alcanzaremos puntos concretos en los que dependiendo de algunas decisiones estratégicas y de personajes, guiaremos a este equipo a uno de los tres finales posibles, un punto que añade rejugabilidad a una trama que puede llevarnos entre 7 y 10 horas completar, dependiendo de la habilidad de cada uno y la rapidez con la que se avance por los escenarios.

Combates accesibles, intuitivos y con gancho

En el arranque de la aventura, conoceremos el funcionamiento de su sistema de batalla y exploración en compañía de sus dos primeros protagonistas, Émile y Hanna, a quienes guiaremos (o ellos a nosotros) en los primeros minutos y combates sin tutoriales de por medio. Es aquí donde encontramos la primera particularidad de la propuesta, y es que a pesar de encontrarnos ante un género estratégico que a veces se plasma de forma compleja, enrevesada y llena de elementos en pantalla, Project Helios es todo un soplo de aire fresco, que se siente casi como una introducción accesible al género. El menú de combate, nos permite navegar entre las opciones de cada personaje con los botones L2/R2 (en nuestra versión de PlayStation 4) pudiendo elegir entre el movimiento por casillas en el escenario de combate, el ataque estándar o las habilidades individuales de cada uno, así como cambiar de personaje con los botones L1/R1 en cualquier momento. Cuando termina el turno del jugador, con 2 acciones para cada personaje, dejamos pulsado el botón cuadrado y le toca al rival, que hará lo propio ante nuestros ojos.

Que sea accesible y sencillo de comprender, no implica que estemos ante un juego para todos los gustos ni para todas las habilidades. Project Helios no es fácil o de golpe directo, y pronto descubriremos que morir es algo a lo que deberemos acostumbrarnos, y cuanto antes mejor. Cuando estemos en un nivel, iremos avanzando por un escenario cerrado y generalmente muy lineal, que en ocasiones nos dejará explorar algún que otro camino secundario, pero que no tiene mucha miga. En el camino, nuestros personajes interactuarán entre ellos, a través de diálogos estáticos, sin cambio en la cámara, dejándonos ver sus convicciones y los motivos por los que están donde están, pero la base central de la jugabilidad son los constantes combates a los que haremos frente. Suceden en el mismo escenario, sin cambiar de escena ni cargas, pero con delimitaciones, y ocurren en puntos concretos inamovibles, no aleatorios.

Ya en este primer nivel, con solo dos personajes en el equipo, veremos que los chicos de Reco Technology han apostado por simplificar la fórmula jugable para que nos centremos en dominar los comandos y empezar a comprender las estrategias posibles. No hay subida de nivel, ni equipamiento de objetos de equipo. Tampoco hay uso de consumibles, ni curativos ni de ataque, y cada vez que salgamos victoriosos, nuestros personajes recuperarán toda su salud y bienestar. Sin embargo, esto no significa que sea un camino fácil, puesto que las contiendas, poco a poco se van presentando más igualadas, y siempre tendremos el número de rivales que nos hagan estar en alerta y ganar por la mínima. Además no importa cuantos enemigos queden en pié, si uno solo de nuestros personajes muere y acaba nuestro turno, obtendremos una derrota. Nadie puede quedar atrás en este título.

Ocho personas en busca de la salvación del mundo

En total, encontraremos 8 personajes jugables a lo largo de la aventura, que comienzan diseminados y divididos en dos grupos, conociendo variados aspectos de este mundo y las facciones nacidas tras el apocalipsis sufrido. Cuatro serán los personajes que podremos llevar a cada misión, mientras que el resto quedarán en el campamento. Por obligación argumental, habrá momentos en los que deberemos llevar a unos u otros a lo largo de sus 9 niveles, y uno de sus grandes aciertos es sin duda la personalidad de cada uno de ellos, bien diferenciados, con opiniones propias sobre el conflicto del título y relaciones entre ellos, algo que suele pecar de genérico en este tipo de propuestas independientes. En cuanto a sus especialidades, tendremos tanto combatientes militares centrados en escopeta, rifle o bombarderos, así como otros con ataque cuerpo a cuerpo, o de apoyo, contando con mascotas que ataquen por ellos.

Como hemos dicho, nuestros personajes no suben de nivel, por ello, a veces podremos sentir que todo depende de la habilidad adquirida combate a combate, de conocer a los enemigos y obrar como si de una coreografía medida se tratase. Y es que habrá combates en los que un solo movimiento erróneo nos haga perder a un personaje en dos golpes, teniendo que volver a empezar. Por suerte, no hay ningún tipo de penalización, y como hemos dicho, el juego es consciente de que muchos de sus encuentros los tendremos que repetir varias veces buscando la fórmula acertada, y por ello simplemente volveremos a intentarlo automáticamente. Como curiosidad, uno de los primeros trofeos que desbloqueamos en nuestra partida, lo conseguimos al intentar 3 veces un mismo enfrentamiento (esperamos que a vosotros tarde en apareceros).

Puesto que no subimos de nivel, la gracia de su sistema radica en el uso de las habilidades de cada personaje, así como del alcance y tipo de armamento de cada uno. hay algunas habilidades compartidas por varios personajes, como la de poder realizar un ataque con el doble de daño, que nos hace perder, eso sí, nuestras dos acciones del turno, e incluso tendremos una que nos activa un ataque "en espera", que usaremos durante el turno del enemigo, en cuando uno de ellos se mueva de su posición. Este tipo de habilidades también las ponen en práctica nuestros rivales, lo que una vez más convierte cada combate en una especia de prueba y error en la que tendremos que conocer a cada tipo de enemigo y sus movimientos.

El Fulgor: la chispa del apocalipsis y del combate

Como último elemento destacado en sus combates, quizás su mayor virtud en cuando a la originalidad, tenemos la mecánica que conseguiremos en el tercer nivel de la historia, llamada Fulgor, que representa la energía especial de nuestros personajes. El fulgor viene a ser la fuente de energía de esta sociedad, algo así como el petróleo. El fulgor llegará aún en los primeros niveles, para abrirnos el cielo y descubrir que podremos utilizarla como nueva moneda de cambio en los combates, pudiendo acumularla al encontrarla diseminada por los escenarios, y que nos permite acelerar el proceso de carga de algunas habilidades y lo más importante, revivir unidades aliadas que hayan perecido para poder continuar con el combate perdiendo en este caso 10 unidades de Fulgor (puesto que como hemos dicho, deberemos volver a empezar si no lo hacemos). El Fulgor es acumulable y podremos aumentar tanto las reservas como su "contenedor" para llevar más, pero costará mucho ahorrarlo y conservarlo por las grandes ventajas que nos da en combate.

Como hemos dicho, la exploración, que ofrece poca profundidad, sí que se convierte en algo a tener en cuenta para encontrar reservas de este fulgor, pero no será lo único que podremos agenciarnos. Como último elemento a conocer sobre sus mecánicas y menús, también hay que hablar de ciertos objetos especiales (lo único que nos permite modificar a nuestros personajes) que llegados a cierto punto de la historia, se nos desbloqueará el Árbol de habilidades. De forma muy discreta y sencilla, podremos modificar y aprender habilidades para el combate, desde activas como pasivas, e incluso algunos de ellos podrán pasar de ser personajes de apoyo a contar con elementos de ataque total. Estos objetos son escasos, y algunos nos servirán para más de un personaje, por lo que tocará estudiar con detenimiento qué queremos potenciar y aprender con cada uno de ellos. Lo positivo es que no hay riesgo ninguno de perderlos al usarlo, por lo que podemos probar y cambiar estos objetos entre personajes cuando queramos. Por último, en cuanto al apartado de objetos coleccionables, tendremos también unos clásicos archivos de texto, notas breves que nos dan un mejor contexto del mundo que nos rodea, y podremos recopilarlas para leerlas en el momento o dejarlo para hacerlo en el campamento, lugar al que volveremos al superar cada nivel en su totalidad.

Como ya habréis podido notar en los avances e imágenes que se han compartido previamente, el frío es una constante, tanto en términos visuales como en jugables, y es que nuestros protagonistas no son de acero, sufren las inclemencias climatológicas, y aunque en los escenarios no tengamos ningún tipo de interacción con ellos, puesto que solo podremos aprovechar algunas barricadas sin opción de modificar o destrozar nada, el frío nos mantendrá atentos a cada combate como si fuera un personaje más. En determinados escenarios al aire libre, tanto nosotros como los enemigos sufriremos daño en la barra de vida por el frío, y habrá que ser rápidos a la hora de despacharlos, así como usar ciertas habilidades para mantenerlo a raya a través del uso del Fulgor.

Visualmente efectivo y con un sonido a la altura

En el campamento, habrá pocas opciones, más allá de poder revisionar los documentos que hayamos encontrado, y disfrutar de algunas escenas con diálogos entre los personajes, nos sirve como un pequeño descanso entre tanta acción directa, lanzándonos de nuevo al siguiente nivel tras la selección de personajes. Y en cuanto a la variedad de escenarios, lo cierto es que aunque se nos han antojado vacíos, lineales y poco estimulantes, lucen bastante bien y en cuanto a sus niveles, tendremos bastantes ubicaciones, desde entornos naturales nevados, montañas, hasta edificios más enrevesados con pisos y habitaciones por revisar. Mención a parte merece también su apartado sonoro, que antes de entrar en detalles, cuenta en el equipo de sonido con el miembro del grupo La oreja de Van Gogh, Xabi San Martín, que ha compuesto y mezclado los temas principales del título. La obra presenta un sonido electrónico con cierto toque cyberpunk, con temas que evocan la hostilidad del planeta helado, y se compensan con otros más emotivos y relajados para los diálogos. Estando en combate pueden resultar repetitivos, sobre todo si nos atascamos más de la cuenta en ciertos tramos, pero de entrada, cada tema nos sacará por un momento de la situación para prestarles la atención debida, por su originalidad y buen acabado.

Para terminar, como hemos comentado, en la aventura que nos llevará a buscar a la doctora Margaret Blythe, nos encontraremos con 3 facciones muy diferenciadas entre sí, que nos llevarán a disfrutar de una trama de intrigas gubernamentales desde varios puntos de vista muy interesantes y llenos de matices y claroscuros. En primer lugar, conoceremos a Los Scavengers, un grupo de nómadas que generalmente se ganan la vida como mercenarios. En los siguientes niveles entrarán en juego Los Wintersohne, una organización más letal, obsesionada con el aprovechamiento del Fulgor para experimentos, armamento y demás; y por último, Los Kaphirites, lo más cercano a una secta religiosa en este apocalipsis que veneran el fulgor como a un Dios, y viven siguiendo costumbres más propias de la edad media. Las tres nos harán vivir situaciones muy variadas, que nos llevarán a posicionarnos y ver que nada es blanco o negro.

Como hemos comentado, nos llevará en torno a 8 horas completar la historia, a través de 9 niveles, entre los que visitaremos el campamento. Hay 3 finales distintos, y dependiendo de quienes nos acompañen, veremos unas conversaciones u otras, lo que da más sensación de importancia a la elección que hagamos. Nos ha parecido, no obstante, que a pesar de que cada uno de los personajes cuenta con diseños artísticos muy carismáticos, como podemos ver cada vez que alguno interviene (en diálogos escritos, pues no hay doblaje), en combate y mientras exploramos es difícil tenerlos diferenciados y poder apreciar los detalles, pues la cámara no da opciones de regular el ángulo o la distancia, solo girar para verlo desde los cuatro costados, y es uno de sus aspectos más mejorables pues no siempre se ajusta bien a los elementos presentes.

Conclusiones

En definitiva, encontramos que la propuesta de Reco Technology sabrá satisfacer a quienes disfruten de aventuras de corte estratégico, de corta duración y con un gran esfuerzo por distanciarse de la oferta del género gracias a su más que interesante narrativa. El combate acepta a todo tipo de jugadores, tengan o no experiencia en el género, pero sacará de quicio a quienes esperen combates más rápidos o directos, pues a medida que avanzamos, requiere mucho más estudio y análisis de la situación, y repetir será el pan de cada día. A grandes rasgos, puede hacerse monótono en su desarrollo, y a veces necesitaremos descansar entre niveles, pero la variedad de escenarios y sus personajes hacen que el paseo merezca la pena.

1971 Project Helios se encuentra disponible en PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch, y gracias a Meridiem Games, contamos con ediciones para PS4 Y Switch. Este análisis ha sido realizado con un código para PS4.


1971 Project Helios

Analizado en PlayStation 4

VideoGame
7
Puntuación Areajugones:
notable
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Con cada vez más propuestas que nos invitan a formar parte de una experiencia táctica y estratégica profunda y variada, este título de origen español logra destacar por la linealidad de una historia bien llevada e interesante y un grupo de protagonistas interesante y que se siente vivo, con personalidad. Sin embargo, se queda a medio camino en cuanto a sus combates, demasiado básicos para quienes estén acostumbrados al género, y un desarrollo muy plano.

Jugabilidad

Apartado visual y sonoro

Historia

Dificultad

  • Dentro de la estrategia por turnos, es un título bastante accesible
  • La historia es un soplo de aire fresco, lineal, con giros e interesante
  • El elenco protagonista es variado, con personalidad y carisma
  • Sin embargo, su dificultad y sistema de prueba y error puede desesperar a más de uno
  • Es corto y aún así, tantos combates pueden hacer que se haga una experiencia monótona
  • El hecho de no contar con subida de nivel o uso de objetos limita los combates
Duración: 8-10 horas + rejugabilidad
Jugadores: 1 jugador
Idiomas: Castellano (textos)

Política de puntuación

Etiquetado en :

1971 Project Helios Análisis

Redactado por:

Escritor, single player, zurdo y andaluz. Dame una buena trama y tomaré asiento en primera fila las horas que hagan falta. El JRPG clásico me pierde. Allé voy!