Colabora

Análisis The Legend of Zelda: Link's Awakening

Fichas
ANÁLISIS

Análisis The Legend of Zelda: Link's Awakening

Diseño, carisma y amor atemporal

Publicado el 2
  • Plataformas: Nintendo Switch
  • Fecha de lanzamiento: 20/09/2019
  • Género: Acción-Aventura de rol
  • Desarrollador: Grezzo Games
  • Editor: Nintendo
  • Formato: Físico, Digital
  • Idioma: Textos en castellano

Hace ya 26 años que, allá por 1993, Nintendo llevaba a Game Boy un videojuego titulado The Legend of Zelda: Link's Awakening. Esta era la cuarta entrega de una franquicia que ya contaba con miles de adeptos por entonces y que, a partir de aquí, consolidaba una posición de lujo dentro de la creciente industria del videojuego. A día de hoy, Link's Awakening sigue siendo considerado un clásico de culto y una de las mejores entregas de toda la saga de The Legend of Zelda, y es por ello que Nintendo ha querido recordarnos el porqué trayéndolo de vuelta en 2019.

Tras el sobresaliente y rompedor The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Link regresa este año a Nintendo Switch poniendo sobre la mesa una apuesta basada en la nostalgia. Link's Awakening promete traer de vuelta el juego de la infancia para miles de jugadores alrededor del mundo cambiando tan solo el aspecto técnico y algunos detalles menores. Pero, ¿tiene el título algo que ofrecer en esta época, 26 años después de su estreno, más allá de la nostalgia? ¿Se adapta a los tiempos que corren? Si queréis saber la respuesta a estas preguntas y mucho más, os invitamos a que nos acompañéis en nuestro análisis de The Legend of Zelda: Link's Awakening.

The Legend of Zelda

Una cara nueva para un viejo conocido

Antes de entrar en materia a hablar del producto y su contenido como tal, me parece justo remarcar lo que ya explicaba días atrás en las impresiones de Link's Awakening. Si bien el videojuego ha sido tratado como un remake desde el primer momento, lo cierto es que el término que mejor le encaja es el que los responsables de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy acuñaban a esta obra: remaster plus. Sí, el apartado técnico ha sido creado desde cero por completo; el aspecto gráfico y, en este caso, hasta el artístico, han sido modificados de forma drástica. Pero el diseño del videojuego no ha variado ni un ápice.

El mapa, los objetos, nuestros objetivos, los personajes, enemigos... Todo se ha mantenido completamente intacto en el salto que ha pegado la obra desde Game Boy hasta Nintendo Switch. En este sentido, si sois de los que aún recuerdan Link's Awakening, os encontraréis con una obra realmente familiar en la que todo lo relativo a la aventura principal está exactamente como hace casi tres décadas.

Sin embargo, este viejo conocido llega a Nintendo Switch con una cara completamente nueva. De primeras, el apartado artístico ha sido cambiado por completo y el pixel-art original deja paso a unos modelados completamente nuevos en donde todos los personajes y elementos parecen creados con arcilla. Los colores brillantes, la estética desenfadada y la abundante luz de la paradisíaca isla de Koholint son los protagonistas de un apartado visual capaz de resaltar ese buen rollo del juego, ese ambiente casi de ensueño. A ello también aporta una espectacular banda sonora que es uno de los pilares del juego a nivel narrativo y que consigue resaltar y tenernos tarareando sus temas en cuestión de minutos.

 

Junto a ello, Link's Awakening cuenta con algunas pequeñas incorporaciones como un mapa con el que orientarnos, la posibilidad de incluir marcadores en el mismo y dos huecos para objetos equipables además de los objetos básicos de movimiento. Todo ello hace que la experiencia se mantenga intacta pero es capaz de hacer de ciertas situaciones algo mucho más cómodo de llevar a cabo, adaptando en cierta medida el videojuego a los tiempos que corren.

Más allá de todo ello, destaca la inclusión de un pequeño editor de mazmorras con el que dar forma a nuestras propias creaciones. No se trata de una herramienta especialmente profunda y tiene unas cuantas limitaciones, pero es realmente prometedor que, tras Super Mario Maker, Nintendo se lance a permitir que los usuarios disfruten de un pequeño editor para The Legend of Zelda.

Clásico por derecho propio

Siempre que vuelvo a jugar a una de estas obras que han marcado mi infancia, que hace años me maravillaron y que tienen buena culpa de que ahora esté dentro del mundo de los videojuegos, lo hago con recelo. Nunca sé cuánto de calidad hay realmente en el videojuego y cuánto de nostalgia. Nunca sé si volveré a encontrarme con ese videojuego sobresaliente que hay en mi cabeza o si, por el contrario, el paso de los años habrá distorsionado mi recuerdo y lo veré ahora con otros ojos. Con ese mismo miedo entraba hace unos días a Link's Awakening para descubrir que, por suerte, mi mente no me jugaba una mala pasada.

Link's Awakening es una obra maestra de las aventuras que cuenta un diseño espectacular. Frente a la tendencia contemporánea de los grandes videojuegos de incluir mapas más grandes, más mecánicas con las que llenar los botones y gráficos más realistas, Nintendo ofrece una obra capaz de brillar con luz propia por su sencillez, simplicidad y pragmatismo. El remake de Link’s Awakening nos recuerda por qué nos enamoramos de esta saga hace más de dos décadas y pone sobre la mesa un videojuego en el que es realmente sencillo entrar, pero que guarda mucha miga.

El combate no se ha modificado ni un ápice y mantiene el esquema de dos botones con los que atacar y defendernos (usando el escudo) respectivamente. De forma sencilla, aunque obligándonos a hacer uso de los diferentes objetos y habilidades que vamos consiguiendo, el juego es capaz de proponer enfrentamientos contra diferentes jefes y puzles que resultan interesantes y consiguen sorprender a lo largo de toda la aventura.

Tal vez uno de los pocos peros que podamos ponerle a la entrega sea el de lanzar retos que, en determinadas ocasiones, resultan demasiado arbitrarios. Las soluciones para avanzar pasan por intercambiar objetos con una serie de personajes o desplazar un tipo de bloque que a veces es posible mover y a veces no. Tarde o temprano, acabaremos dando con la solución a todo porque ninguno de los problemas que se nos plantea es especialmente complicado, mas resulta frustrante que el problema muchas veces sea no darnos cuenta exactamente de qué tenemos que hacer en lugar de cómo debemos hacerlo.

Volviendo a las bondades de Link's Awakening, nos encontramos con un diseño de niveles genial. El mapa que el juego plantea es una isla que, al principio, concebimos como un lugar peligroso y cargado de misterios y zonas inaccesibles. No obstante, con el paso del tiempo y con la obligación de ir de un lado a otro (haciendo uso de las decenas de atajos que tenemos), se acaba transformando en nuestro patio de juegos, en un lugar amable y que conocemos como la palma de nuestra mano.

Y si bien este mapeado no es especialmente grande puesto en comparación con el de obras actuales, se trata de un escenario absurdamente denso. Cada esquina, cada recoveco, cada píxel tiene algo que ofrecer; ya sea una rupia, una concha con la que mejorar nuestra espada o un secreto más jugoso. Con todo ello, Link's Awakening configura una aventura redonda, sobresaliente desde todos los puntos de vista.

Pero, como ya comentaba en mis impresiones, el juego tiene esa esencia de la franquicia The Legend of Zelda; ese elemento no palpable que le confiere un aura de misterio a la historia, una sensación de auténtico descubrimiento a nuestros avances, y un extra a la experiencia que nos mantiene enganchados de principio a fin.

Conclusiones

The Legend of Zelda: Link's Awakening es una creación que resiste a la perfección el paso del tiempo. Unas mecánicas, diseño de niveles e historia atemporales que, si en 1993 configuraban una obra maestra, en pleno 2019 no han perdido un ápice de calidad y siguen siendo una clase magistral de cómo se hace un videojuego. Es cierto que algunos puzles y zonas pueden resultar confusos, pero la calidad de la experiencia y del producto en conjunto apenas se resiente al respecto.

El retocado apartado gráfico es capaz de hacer justicia, 26 años después de su lanzamiento, a una auténtica obra maestra que tiene mucho más que ofrecer que nostalgia. Un juego perfecto para veteranos en la saga y novatos que quieran probar uno de los primeros juegos de la misma. Una pieza atemporal, tan buena que parece un sueño.

Análisis:
The Legend of Zelda: Link's Awakening

Nintendo Switch

VideoGame
9.5
Puntuación Areajugones:
Sobresaliente
Puntuación comunidad:
8 (1 votos)
Valorar este juego
Mi valoración es:   1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Cargando…

Link's Awakening sigue siendo, 26 años después de su estreno original, una obra sobresaliente. Con un apartado artístico y técnico renovado, y todos los elementos que hicieron del original un éxito, este clásico aterriza en Nintendo Switch para recordarnos por qué amamos la saga The Legend of Zelda.

Jugabilidad

Gráficos

Banda sonora

Historia

  • Sus mecánicas y diseño siguen siendo sobresalientes 26 años después de su estreno
  • Un remake fiel al original, que no necesita más que la calidad de este
  • Retoque gráfico y artístico que le sienta a la perfección
  • Historia interesante y cargada de misterio
  • Tiene ese algo de la saga The Legend of Zelda que engancha de principio a fin
  • A veces cuesta más saber qué hay que hacer que cómo hay que hacerlo
Duración: 14 horas
1
Castellano

Política de puntuación

Redactado por:

Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.
Comentarios: