Colabora

Análisis Trine 4: The Nightmare Prince

Fichas
ANÁLISIS

Análisis Trine 4: The Nightmare Prince

De vuelta a los orígenes

Publicado el 0
  • Plataformas: Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One
  • Fecha de lanzamiento: 08/10/2020
  • Género: Acción, Aventura, Indie
  • Desarrollador: Frozenbyte
  • Editor: Modus Games
  • Formato: Físico y digital
  • Idioma: Castellano voces y textos
  • Multijugador: Cooperativo en línea

Desde la irregular acogida que experimentó la tercera entrega numerada de la saga Trine tanto por parte de la crítica como del público, una pregunta clara y concisa se posó sobre la mesa: ¿había perdido Frozenbyte esa magia que tanto caracterizaba a su forma de crear videojuegos? Una interrogante que no dejaba de poner en entredicho la capacidad del estudio para volver a encontrar esa conexión que tan unido lo mantenía a su comunidad de fans. Sin embargo, su respuesta ante la situación ha llegado con una rotunda declaración de intenciones: Trine 4: The Nightmare Prince es una muestra de que este equipo de desarrolladores no ha perdido el toque.

Habiendo atravesado sus hermosos parajes y resuelto sus ingeniosos puzles, nos disponemos a contaros cómo ha sido nuestra experiencia con el juego y, sobre todo, si la vuelta a los orígenes de la saga ha sido o no la decisión correcta. Ponéos cómodos, apropiaros de un poco de la fantasía del reino de Trine y acompañadnos en estas líneas para comprobar que, incluso en las aventuras más épicas, toda luz puede arrojar tras de sí algunas sombras.

El regreso al reino de Trine

El conservadurismo con el que Frozenbyte ha cincelado esta cuarta entrega ya se hace notar con respecto al contexto de su aventura. Y, si bien es cierto que este apartado podría ser el menos relevante del conjunto total que representa Trine 4: The Nightmare Prince, al mismo tiempo se conforma como una declaración de intenciones inicial de volver a lo que le funciona a la franquicia.

En el juego que aquí nos ocupa, el reino de Trine vuelve a construirse como un lugar en el que apetece vivir por la belleza que desprenden cada uno de sus rincones pero, simultáneamente, del que convendría alejarse por la frecuencia con la que es asolado por la catástrofe de turno. En esta ocasión, los héroes protagonistas deberán ir tras un príncipe que ha invocado un terrible mal a raíz de un peligroso hechizo que ha puesto en jaque al reino.

Y, sin que haya más necesidad de daros más detalles sobre el punto de partida de su argumento, Trine 4: The Nightmare Prince compensa el nivel menor de carisma con el que este transcurre inundando al jugador de forma constante con un diseño artístico impecable. Uno en el que los parajes a recorrer, y la música que estará sonando mientras los atravesamos, se enredan juntos para conformar un despliegue visual y sonoro cautivador que, al menos en sus mejores momentos, nos hizo sentir que los cuentos fantásticos que disfrutábamos de pequeños cobraban vida.

Trine 4: The nightmare Prince

El retorno a los parajes de Trine

Pero, sin duda alguna, la luz que más logra brillar de todas las que el juego guarda en su interior es aquella que tiene que ver con su diseño de niveles. Y es que aquí es donde Frozenbyte deja patente la maestría con la que los escenarios que ponen bajo nuestros pies llegan a ser el resultado de auténticos trabajos de ingeniería.

Comenzando a hablar de forma más general, hay que decir que Trine 4: The Nightmare Prince es una de esas propuestas en las que, a pesar de presentar un sistema de movimiento en el que solo podremos desplazarnos en dos dimensiones, presta mucha atención y dedica grandes esfuerzos a generar una situación en la que el jugador sienta ganas de explorar los rincones de cada nivel. Y esto es algo que el título consigue ya no solo poniendo los típicos coleccionables que encontraremos en esas zonas secundarias, sino porque los puzles a resolver para acceder a ella están tan bien construidos que ya son una recompensa por si mismos.

Trine 4

En tal sentido, Frozenbyte deja claro en esta cuarta entrega que no se han olvidado de cómo crear mecánicas jugables que van siendo cada vez más complejas y, al mismo tiempo, nunca dejen de ser interesantes. Aquí lo importante son las físicas de los objetos y las habilidades que tendrá cada personaje o, más bien, la manera en la que el juego conjuga ambas cosas para ofrecer al usuario una serie de obstáculos que deberá superar gracias a su ingenio.

Sin embargo, hemos de decir que los puzles de Trine 4: The Nightmare Prince se alejan de aquellos en los que el jugador debe buscar una solución precisa ideada por el desarrollador, sino que se tornan en unos en los que deberemos crear nuestra propia forma de superarlo. Cada acertijo ofrece múltiples respuestas y cada puzle varias formas de ser resuelto; sobre todo si buscamos otras maneras de utilizar a los personajes más allá de las que resultan obvias. Todo ello para crear un sistema que permite que el título nunca pierda fluidez y, además, en el que la satisfacción personal es tan grande que se antepone a cualquier momento de frustración.

Trine 4

Los héroes de Trine caminan juntos una vez más

Pontius (el caballero), Zoya (la ladrona) y Amadeus (el mago) regresan en esta cuarta iteración demostrando que cuentan con mayor habilidad y sabiduría que en sus anteriores aventuras, lo cual se traduce en que cada uno de ellos contará con nuevas mecánicas nunca antes vistas además de las ya conocidas como, por ejemplo, la típica creación de cajas que podremos hacer levitar a nuestro antojo.

No obstante, lo más interesante de todo no es qué nuevas habilidades mostrarán nuestros personajes, sino el ritmo al que se irán desbloqueando. Algo que se da gracias a un sistema creado con gran inteligencia en referencia a cuándo dar al jugador una nueva mecánica, pero un poco más torpe con respecto a cómo deberá hacerse con ella.

La cosa es que, durante nuestra aventura, además de los puzles, nos toparemos con zonas cerradas en las que deberemos combatir contra varios enemigos. Unos enfrentamientos que son el sistema que el juego plantea para que vayamos desbloqueando nuevas habilidades (cuyos efectos mejoraremos a la larga gracias a los coleccionables que vayamos recogiendo). Y, si bien es cierto que estas técnicas se transforman en un soplo de aire fresco y que añade una capa más de profundidad a los puzles a resolver, se obtienen a través de unas peleas que resultan planas y que no van más allá de defenderte cuando toca y aporrear el botón de ataque cuando es lo propio.

Trine 4

Conclusión

Frozenbyte ha creado una obra que hace honor a su legado. El ritmo al que las nuevas mecánicas van apareciendo para enriquecer sus generosos puzles, la belleza que desprenden los escenarios que atravesaremos y una trama contada con sentido del humor que se aparta a un lado para dar paso a la jugabilidad dan lugar a un título que recuerda a los mejores años del estudio. Algo que, por otro lado, no quita que se nos quede el agridulce pensamiento en la cabeza de que la innovación en Trine 4: The Nightmare Prince ha sido poca, por no decir nula.

Sin embargo esto no tiene que ser algo negativo en si mismo. Esta cuarta entrega de la saga transmite la sensación de que el estudio quería demostrar una vez más a sus fans de lo que son capaces; que los aficionados no deberían temer a que su equipo de desarrollo abandone las fórmulas que ya conoce y explorar nuevos lugares y diseños. Trine 4: The Nightmare Prince es un bonito regalo a los que se enamoraron de las dos primeras entregas y, sobre todo, un intento del estudio de reconciliarse con su pasado. Y vaya si lo han conseguido.

Análisis:
Trine 4: The Nightmare Prince

PlayStation 4

VideoGame
8
Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar este juego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Frozenbyte vuelve a la carga con una cuarta entrega de su saga de puzles y plataformas que demuestra que el estudio sigue sabiendo lo que hace. Trine 4: The Nightmare Prince es una reconciliación entre la franquicia y sus aficionados, una oda a sus dos primeras entregas que pule y perfecciona aún más lo que estas presentaron al mundo en su día.

Estilo artístico

Diseño de niveles

Jugabilidad

Duración

  • El estilo artístico desprende una gran belleza
  • El uso que hace de las físicas resulta de lo más ingenioso
  • Los puzles son desafiantes pero nunca frustrantes
  • La sinergia que hay entre las habilidades de los personajes
  • No innova demasiado con respecto a las primeras entregas de la franquicia
  • El sentido del humor de la saga tiene menos presencia
  • El sistema de combate es poco profundo
Duración: 14 horas
1-3 jugadores
Voces y textos en castellano

Política de puntuación

Redactado por:

Crecí rodeado de naturaleza y campos de trigo, pero con la cabeza llena de historias sobre dragones y planetas lejanos. Después me hice psicólogo para poder fascinarme con las historias de los demás.

Comentarios: