Juegos de mesa para la familia

 
 

Todos conocemos el bingo – quizá incluso que te hayas adentrado en el extraño juego tu mismo en tu sala de bingo local con unos amigos. Del mismo modo, la mayoría de nosotros probablemente hayamos experimentado la diversión y el entretenimiento cuando jugamos a juegos de mesa en casa con la familia. Si cualquiera de estas actividades te suenan como una tarde ideal, entonces ¿por qué no probar el Bingo original? ¡Juego de mesa!

Es cierto, ahora puedes traer la diversión de la sala de bingo a tu salón como juego de entretenimiento, que es más divertido si se une toda la familia. Por supuesto, hoy en día que existen varios tipos de juego de mesa bingo, la mayoría de ellos orientados a un tema específico. Por ejemplo, puede comprar el Bingo de Películas, Bingo de Pájaros y Bingo Junior, que está diseñado específicamente para niños. Al final del día, sin embargo, ¡no puedes negarte a un poco de bingo original y clásico!

The original bingo

Para jugar al bingo original, se necesitan entre 2 y 6 jugadores. El número variado de jugadores significa que el juego es ideal para las familias un poco más grandes, o si tienes invitados más. El juego generalmente viene con accesorios, como tarjetas que se puede limpiar, lo que significa que puedes jugar una y otra vez. Muchos juegos también vienen con un tambor de bolas de plástico, parecida a la que se puede ver en los salones de bingo, o en la lotería. Después de que a cada jugador se le haya repartido una tarjeta, ¡puedes empezar a girar el tambor! Las bolas caerán del tambor, y uno de vosotros cantará los números. Si quieres, puedes cantar los números según aparecen, como “12” u “88”, o si lo quieres hacer más realista, puedes utilizar los nombres con los que se llama a los números en el binco, como ¡”La Prima del Mono, para el 12″ o “Las Dos Gordas, para el 88”! Esto funciona genial si tienes invitados.

A medida que aparece cada bola, colócala en los orificios del tablero para que todos puedan verla. A medida que aparece cada bola, el jugador que tenga ese número en su tarjeta, deberá hacerle una cruz. Cuando un jugador consigue cruzar todos los números, grita “Bingo” y se acaba el juego. El ganador entonces lee los números en voz alta y el que cantaba los números revisa estos números respecto a los del tablero para asegurarse de que no hay ningún error. El ganador recibe un premio, que puede ser cualquier cosa que quieras, y el juego comienza de nuevo.

Este juego es especialmente bueno para cualquier niño que esté aprendiendo los números, ¡pero también es muy divertido para los adultos! ¿Por qué no consigues un tablero para que tú también puedas jugar al bingo en casa con tu familia? ¡Diviértete!