Análisis Juego de Tronos 7×01 “Rocadragón”

Juego de Tronos

En emisión

Análisis Juego de Tronos 7×01 “Rocadragón”

El invierno ha llegado, ahora se acerca la Gran Guerra

Análisis Juego de Tronos 7×01 “Rocadragón”
 
 

Tras una espera que a muchos se nos ha hecho tan larga como los inviernos en Poniente, por fin ha llegado el ansiado estreno de la séptima temporada de la titánica producción de la cadena HBO, “Juego de Tronos”. En las siguientes líneas os contaremos qué nos ha parecido el regreso al universo creado por George R.R. Martin por lo que, evidentemente, se ruega discreción por parte del lector, pues estarán plagadas de spoilers tanto del primer capítulo de la temporada, que ha recibido el título de “Rocadragón” (“Dragonstone” en su versión original), como de muchos de los anteriores.

A CONTINUACIÓN ENCONTRARÉIS SPOILERS DE JUEGO DE TRONOS

Un comienzo digno de Arya Stark

Tras 60 capítulos delante de la pantalla, es probable que lo que más haya sorprendido a muchos espectadores durante los primeros segundos es la ausencia de la habitual intro de la serie tras el logotipo de HBO. Esto, por supuesto, no es la primera vez que ocurre. En la sexta temporada encontrábamos que el capítulo en el que se revelaba que Sandor “El Perro” Clegane continuaba (6×07, “El Hombre Destrozado”) con vida también desplegaba los créditos iniciales tras una breve escena, probablemente porque el nombre del actor que interpreta al personaje aparecía en ellos.

En este caso nos hallamos ante el que es probablemente el mejor inicio de temporada de todas las que llevamos hasta la fecha. Tan sólo en la primera escena vemos cómo Arya envenena a decenas de hombres haciéndose pasar por Walder Frey, aniquilando de una vez por todas a su Casa y vengando la funestamente famosa Boda Roja.

Los Caminantes Blancos avanzan a pasos de gigante hacia el Muro

Lo cierto es que sorprende que se mencione a la amenaza de los Caminantes Blancos tan temprano en la temporada, pues se espera que no tengan una relevancia excesiva hasta, como pronto, el final de la misma. Lo más probable, de hecho, es que protagonicen la trama principal de la octava y última temporada de “Juego de Tronos”.

Tras el fatídico capítulo de “El Portón” (6×05), lo más lógico (y a la vez terrorífico) era ver a Hodor convertido en un no muerto aunque, nuevamente, los guionistas tras la serie han conseguido sorprendernos sumando a las aparentemente infinitas tropas de los Caminantes, al menos, 3 gigantes. Si recordamos lo imprescindible que fue Wun Wun en la “Batalla de los Bastardos” (6×09) para derrotar a Ramsay, tan sólo podemos imaginar lo devastadores que serán estos gigantes en el bando de los muertos.

Además, más adelante descubrimos por una revelación a través de las llamas al Perro que avanzan hacia Casa Austera, el pueblo que se encuentra más al Este del Muro, un lugar que por el momento no ha gozado de excesiva importancia en la serie. En el arco argumental de Sandor Clegane, además, se siembra una duda cuya respuesta puede resultar clave para la trama de “Juego de Tronos”. ¿Por qué el Señor de Luz ha traído de vuelta tantas veces a Beric Dondarrion? ¿Cuál es el cometido que todavía no ha cumplido? Por ahora ni nosotros como espectadores ni los propios personajes tenemos respuesta a ninguna de esas dos preguntas, aunque es posible que más adelante en la serie esto cambie.

Lyanna Mormont vuelve a robar el protagonismo

El personaje interpretado por la jovencísima Bella Ramsey fue uno de los más queridos en la sexta temporada, donde debutó. Lyanna Mormont enamoró a los espectadores tanto por su madurez como por su inalterable honor, ofreciendo en todo momento su apoyo a la casa Stark. En este caso nos encontramos con una escena muy parecida a la ya emblemática en la que todos los presentes terminaban vitoreando “¡el Rey en el Norte!”.




Cuando Lady Mormont aparece en pantalla se come por completo a los demás personajes que le rodean y es tan sólo cuando pasa a un segundo plano de la discusión cuando recordamos que los verdaderos protagonistas son Jon Nieve y Sansa Stark. Esto, por supuesto, no es nada malo. Al contrario, el personaje está bien desarrollado y se ajusta a unas líneas de diálogo que mezclan a la perfección ternura y seriedad para robarte fácilmente el corazón. Aun así, es Jon el que, demostrando que por algo es merecedor de haber sido nombrado Rey en el Norte, toma la decisión de otorgar las fortalezas de las familias Karstark y Umber a sus descendientes, a pesar de la traición que cometieron sus señores y la negativa de Sansa, que ve más lógico que las ocupen casas que han demostrado una lealtad inquebrantable durante el enfrentamiento entre los bastardos.

Aquí es donde podemos ver por primera vez una discusión entre los dos personajes, siendo previsible que aumente este distanciamiento entre sus opiniones conforme avanza la temporada. Ahora el Norte está completamente unificado bajo el estandarte de los Stark, y hemos de recordar que se trata de un territorio tan grande como los otros 6 reinos juntos.

Rodeados de enemigos

El “Vientos de Invierno”, el último episodio de la sexta temporada, veíamos cómo Cersei estaba completamente contra las cuerdas y aun así se las ingeniaba para exterminar a todos los enemigos que tenía en Desembarco del Rey. Si bien es cierto que ya no está el Gorrión Supremo y la casa Tyrell prácticamente ha desaparecido, todavía quedan muchos enemigos fuera de los muros de la capital del Reino.

La escena en la que Cersei le explica esto a su hermano Jaime está perfectamente estructurada, enmarcada en un gigantesco mapa de Poniente pintado sobre el suelo de un patio en Desembarco del Rey. Cersei se sienta en el Trono de Hierro, cierto, pero los Tyrell tienen los cultivos y el ganado en el Oeste y en el Sur el dominio de Dorne está ahora en manos de las temibles Serpientes de Arena, que le han declarado abiertamente la guerra a los Lannister. Pero esos son problemas menos frente a las verdaderas amenazas, Jon Nieve en el Norte (apoyado por todas las casas de dicho territorio y por los Caballeros del Valle de Arryn, encabezados por Meñique) y Daenerys Targaryen en Rocadragón al Este.

En esta escena, además, se puede sentir a la perfección la cordura de Cersei resquebrajándose, incluso llegando a llamar a su hijo Tommen “traidor” por suicidarse.

Un misterioso regalo

La última esperanza de lo que queda de la Casa Lannister (Cersei, Jaime y Tyrion, que se ha distanciado por completo de sus hermanos) reside ahora en el que parece que sustituirá a Ramsay Bolton como el “malo” de la temporada, Euron Greyjoy. El tío de Theon y Yara (que ahora están con la Madre de Dragones) ya demostró que puede estar a la altura del maquiavélico bastardo de la Casa Bolton, pues mató a su propio hermano sin pestañear y, además, trató de asesinar también a sus sobrinos.




En esta séptima temporada parece que el Greyjoy exiliado ha querido ir todavía más allá. Por un lado, en una conversación con Jaime Lannister, confiesa que disfrutó viendo morir a su gente cuando los Lannister atacaron las Islas del Hierro, muchos años antes de los eventos de la serie.  Seguidamente, le pide matrimonio a Cersei. Ella, por supuesto, lo rechaza, aunque Euron le responde que no le podrá negar su mano cuando le traiga un “regalo”.

¿A qué se refiere? Por el momento todo son dudas, aunque lo más probable es que se trate de la cabeza de alguien, presumiblemente la de Tyrion, Jon o Daenerys. Habrá que ver cómo evoluciona el personaje de Euron Greyjoy, aunque por el momento los cimientos para crear un villano a la altura de “Juego de Tronos” son bastante sólidos. Superar a Joffrey o a Ramsay, no obstante, es una tarea que a priori se antoja muy complicada.

El hallazgo de Samwell Tarly

El papel  en la serie de Samwell Tarly, el rechoncho miembro de la Guardia de la Noche que llegaba a entablar una estrecha amistad con Jon Nieve, no ha estado nunca del todo claro. Parecía que su personaje vagaba de un lado a otro de Poniente sin un rumbo concreto. Hasta ahora.

Al final de la sexta temporada veíamos cómo Sam y Gilly llegaban junto al pequeño Sam a la Ciudadela donde los maestres del reino son entrenados para conseguir forjar su cadena y, con ello, obtener el propio título de maestre. Era evidente que aquella monumental biblioteca a la que llega Sam justo al final de la temporada debía esconder algún secreto, y ahora sabemos exactamente cuál es. Tras fijar su mirada en una sala prohibida de la biblioteca, Sam consigue robar unas llaves y entrar para tomar prestados algunos volúmenes.

Finalmente descubrimos que en uno de ellos está la clave para derrotar a los Caminantes Blancos, un enorme depósito de obsidiana, material que ha demostrado ser letal contra tales criaturas, bajo tierra en la isla de Rocadragón.

En las profundidades de la Ciudadela, además, podemos ver que esta encerrado Jorah Mormont, que continúa (a juzgar por su brazo, inútilmente) en busca de una cura para la “psoriagrís”, enfermedad que contrajo cuando atravesó junto a Tyrion las ruinas de la Antigua Valyria y que terminará por convertirlo en un “Hombre de Piedra” si no consigue ponerle remedio. ¿Tal vez Sam sea la clave para que esto ocurra? Lo que es indudable es que parece que el joven Tarly adquirirá una merecida importancia en estos últimos compases de “Juego de Tronos”.




Ed Sheeran ficha por los Lannister

La anécdota más curiosa y la que probablemente ocupe más noticias en el día de hoy es la aparición del cantante Ed Sheeran en la serie. Lo cierto es que, aunque no se conocía el momento exacto en el que aparecería, sí que se sabía que lo haría, pues el propio artista lo confesó hace unos meses, al parecer por insistencia de Maisie Williams (Arya). Como no podía ser de otra menera, ella misma ha aparecido junto a Sheeran en este primer episodio de la séptima temporada.

Ed Sheraan hará un cameo en Juego de Tronos

El cantante ha dado vida a un soldado de la Casa Lannister, incluso entonando algunos versos de una canción. Arya se une a este pequeño grupo de soldados y termina confesando que su propósito es asesinar a la Reina, lo cual genera un coro de carcajadas. Sin duda una escena más relajada y que le da un toque divertido al capítulo, algo parecido a la famosa escena de la temporada anterior en la que Tyrion, Gusano Gris y Missandei comparten bebida y se cuentan chistes. Ver a Arya reir a carcajada limpia por primera vez en tanto tiempo, tras todo lo que ha sufrido, es especialmente de agradecer.

Dany llega a casa

Y finalmente llegamos al que es probablemente el momento más esperado, no sólo de este episodio, sino de la serie entera. Se ha hecho de rogar pero, tras 6 temporadas completas, Daenerys Targaryen ha abandonado por fin Essos, cruzado el Mar Angosto y pisado Poniente, concretamente desembarcando en la isla donde ella nació y que ha sido hogar para la Casa Targaryen durante generaciones, Rocadragón.

Y la Khaleesi no llega sola, ni mucho menos. Le acompaña una horda de fieles Dothrakis, su ejército de letales Inmaculados, la flota de Theon y Yara Greyjoy y, por supuesto, sus tres dragones, además de Tyrion, recientemente nombrado Mano de la Reina. Ahora deberá meditar bien sus próximos movimientos pues, al igual que Cersei, las alianzas que forje pueden significar hacerse con el Trono de Hierro o perecer en el intento.




¿Se encontrará Daenerys con Jon? En caso de que así sea, ¿será un encuentro amistoso? Tendremos que esperar una semana para ver con qué nos sorprenden los guionistas de “Juego de Tronos”.

El episodio concluye de forma magistral, con Daenerys ocupando su lugar en Rocadragón y entonando una frase que llevábamos 6 temporadas esperando oír:

“¿Comenzamos?”

 


Contenido relacionado