El 2º episodio de Juego de Tronos nos deja un esperadísimo reencuentro

Juego de Tronos

En emisión

El 2º episodio de Juego de Tronos nos deja un esperadísimo reencuentro

El 2º episodio de Juego de Tronos nos deja un esperadísimo reencuentro
 

Hace una semana analizamos escena a escena “Rocadragón”, el esperadísimo primer episodio de la séptima temporada de “Juego de Tronos”. En aquella ocasión HBO no decepcionó, deleitándonos con un episodio que establecía los cimientos para lo que parece ser una de las mejores temporadas de la serie. “Bajo la Tormenta”, el segundo capítulo, lleva dichas expectativas un paso más allá. Además, los más fanáticos de “Juego de Tronos” (además de los más nostálgicos), de seguro se habrán percatado del homenaje que ha supuesto el capítulo de esta semana a la primera temporada de la serie.

Análisis Juego de Tronos 7×01 “Rocadragón”

A CONTINUACIÓN ENCONTRARÉIS SPOILERS DE “JUEGO DE TRONOS”

 

El príncipe prometido

“Bajo la Tormenta”, erróneamente traducido de la versión original (“Stormborn”, o “Nacida de la Tormenta”), comienza exactamente explicando el propio título. Los que hayan leído los libros o hayan estado muy atentos a la serie a estas alturas sabrán que Daenerys nació en Rocadragón durante una de las tormentas más fuertes que se recuerdan, de ahí el título que sucede a su nombre, “Daenerys de la Tormenta” (“Daenerys Storborn”). Así pues, como no podía ser de otra manera, la primera escena acontece bajo una densa tormenta que asola el hogar ancestral de la Casa Targaryen.

Tras una conversación en la que se acuerda, por consejo de Tyrion, que no atacarán Desembarco del Rey porque Dany no quiere “reinar sobre cenizas” y que, nuevamente aconsejada por el enano, Varys es perdonado por conspirar para matar a Daenerys bajo las órdenes de Robert I Baratheon, aparece en escena la mujer roja de Asshai, Melisandre. Como recordaréis, ella fue desterrada del Norte durante los compases finales de la sexta temporada por Jon Nieve tras descubrir que quemó viva a Shireen, hija de Stannis Baratheon, para conseguir una victoria que nunca llegó.

Una vez más, la mujer roja ve en Daenerys a su “principe prometido”, ya que el idioma original de la profecía que ubicaba primero a Stannis y luego a Jon en el Trono de Hierro no diferenciaba entre géneros, como bien apunta Missandei. Es aquí también cuando vemos la primera conexión entre la Khaleesi y el recientemente nombrado Rey en el Norte, pues la propia Melisandre le convence para enviar un cuervo y convocarlo en Rocadragón.

La decisión del Rey

Como ya apuntábamos en el análisis del capítulo anterior, ahora Jon Nieve tiene las riendas del Norte y, como tal, es hora de tomar duras decisiones a pesar de que puedan no resultar ser populares. En este caso, tras recibir los mensajes de Sam desde la Ciudadela y Daenerys en Rocadragón, le expone a los señores de las demás casas norteñas la necesidad de parlamentar con la Madre de Dragones para poder extraer el Vidriagón de la Isla de los Targaryen.

A pesar de la negativa de todos los presentes, incluidas Sansa y Lyanna Mormont, decide seguir su instinto y marchar, dejando el Norte en manos de su “hermana”, la única Stark restante en Invernalia. Para entender esta escena es necesario tener en cuenta que ninguno de los presentes salvo Jon ha visto nunca a los Caminantes Blancos y, a su vez, Sansa es la única que realmente ha visto lo que Cersei es capaz de hacer, por lo que sus posturas opuestas son entendibles.

 

Antes de partir hacia Rocadragón ocurre una escueta escena que, aunque en un principio podría parecer algo irreverente, es una clara referencia a la primera temporada de “Juego de Tronos”. Hablo del momento en el que Jon baja a la cripta de Invernalia, donde vemos por primera vez la tumba de Ned Stark (con la característica estatua de piedra que reciben todos los Stark al final de sus días).

La presencia de Eddard en esta escena, además, es doble. Cuando Meñique le confiesa a Jon Nieve que quiere a Sansa y éste le ahoga contra la pared, vemos en el rostro del joven el reflejo del de Ned cuando ocurre lo mismo, 6 temporadas atrás.

Si pueden ser heridos, pueden morir

Puede que parezca que Daenerys es inmortal ahora que goza de la compañía de 3 gigantescos dragones. De hecho, lo más probable es que jamás hubiera llegado a las costas de Poniente si no fuera por ellos. Nuevamente en “Bajo la Tormenta” ha quedado demostrado que Cersei siempre tiene un as bien guardado en la manga. En “Vientos de Invierno”, el último capítulo de la sexta temporada, barrió a todos sus enemigos ella sola con el depósito de fuego valirio que guardaba el Rey Loco bajo Desembarco del Rey pero, en este caso, el nuevo arma es una ballesta gigantesca con la que es más que probable que se lleve por delante, por lo menos, a uno de los hijos de la Madre de Dragones.

En los fosos de Meereen los Hijos de la Arpía ya demostraron que los dragones pueden ser heridos y, como bien dice en maestre Cerwyn, si pueden ser heridos, pueden morir. De hecho, el cráneo que utilizan para demostrar la potencia del arma pertenece nada más y nada menos que a “Balerion el Terror“, cuyas llamas forjaron el Trono de Hierro y unificaron los siete reinos bajo el reinado de Aegon el Conquistador.

Aunque el tema de los dragones parece tener una posible solución, los Lannister continúan teniendo que enfrentarse a los ejércitos extranjeros que trae Daenerys además de sus múltiples aliados. Ahí es donde Cersei comprende que establecer alianzas con las principales Casas de Poniente es la clave para sobrevivir a esta Gran Guerra. El primero que parece que, aunque acepta reunirse con la reina tras ser convocado en la Fortaleza Roja, en un principio le da la espalda abiertamente, es Randyll Tarly, el padre de Samwell Tarly y señor de Colina Cuerno. El motivo es muy sencillo, aunque bien es cierto que siempre estuvo del lado de la corona, la Casa Tarly es una abanderada de la Casa Tyrell, ahora aliada de Daenerys Targaryen bajo el mando de Olenna Tyrell.

Una nueva estrategia

Tomando las palabras de Tyrion, Daenerys recuerda a todos sus aliados (Greyjoy, Dorne y Tyrell), que no tomará Desembarco del Rey por la fuerza. Sitiará la capital utilizando los ejércitos de Poniente, ya que de lo contrario se encontraría con la negativa de las demás Casas Grandes por la invasión de tropas extranjeras. En un principio nadie resulta muy convencido de dicha estrategia ya que, como bien apunta Olenna Tyrell, ¿para qué ha traído entonces Dany sus propias tropas?

La respuesta está en Roca Casterly, la fortaleza de los Lannister al Oeste de Poniente y la base de la economía de los siete reinos. Mientras los demás sitian la ciudad de Desembarco del Rey, los Inmaculados conquistarán Roca Casterly. De hecho, esto ya lo vimos en el primer tráiler de la séptima temporada que compartió HBO hace unos meses, como comprobaréis con la imagen que hay a continuación:

Gusano Gris y Missandei

Llegamos a la escena picante del capítulo, algo que hacía ya tiempo que no veíamos en “Juego de Tronos”, donde los desnudos han ido perdiendo protagonismo conforme han ido avanzando las temporadas. Tras determinar la estrategia a seguir, estos dos personajes se dan cuenta de que sus caminos han de separarse. Ella debe mantenerse cerca de Daenerys y él, como líder de los Inmaculados, debe partir hacia Roca Casterly.

Tras guardarse sus sentimientos durante todo este tiempo, finalmente Gusano Gris decide confesarle que ella es “su debilidad y que, por primera vez, tiene miedo de verdad, temor por perderla o no volver a verla. Tras esta confesión, y a pesar de que Gusano Gris fue castrado cuando era un bebé, tienen sexo.

No vas a morir hoy, Ser Jorah

Y llegamos a una de las escenas más impactantes probablemente de toda la serie. Cuando veíamos a Ser Jorah Mormont marcharse por orden de Dany en busca de una cura para la psoriagrís que sufre, lo más probable es que la mayoría no imagináramos que podría terminar así. Sí, Sam vuelve a saltarse las estrictas reglas de la Ciudadela para tratar a Jorah tras descubrir que se apellida Mormont y que es el único hijo de Jeor Mormont, el Lord Comandante durante su estancia en la Guardia de la Noche, y al que vio morir a manos de sus propios hermanos en la casa de Craster, el padre incestuoso de Gilly, más allá del Muro poco antes de marcharse con ella).

La cura, prohibida a todos los maestres después de que Pylos, el mayor investigador de la enfermedad, muriera por psoriagrís tratando a un paciente, consiste literalmente en arrancar la piel del enfermo y aplicarle un unguento. Por si despellejar viva a una persona fuera poco, a eso le sumas una transición con la que los directores nos han troleado muy bien y tenemos una de las escenas más desagradables e impactantes de todo lo que llevamos de “Juego de Tronos.” 

Otro detalle que hace la escena todavía más triste es el momento en el que Jorah se despide mediante una carta de la única persona querida que le queda en el mundo, Daenerys, pues para su familia “ya lleva años muerto“.

El reencuentro más esperado

No, no me refiero al encuentro entre Arya y Pastel Caliente, aunque siempre es bueno ver la joven sonreír y encontrarse con viejos amigos. De hecho, es ahí cuando ella descubre que los Bolton están muertos tras la Batalla de los Bastardos y ahora es Jon Nieve, como Rey en el Norte, el que se sienta en el trono de Invernalia. Ahora la escena con Ed Sheeran ha quedado en poco más que una anécdota, pues Arya ha cambiado de idea. Ya no se dirige hacia Desembarco del Rey para matar a la reina, sino a la capital del Norte para regresar a casa. 

Del reencuentro que hablamos es, por supuesto, del de Arya con Nymeria en su camino hacia Invernalia. Su loba huargo, que ha crecido hasta alcanzar prácticamente el tamaño de un caballo, había estado desaparecida desde los primeros compases de la primera temporada, cuando ella está entrenando con Mycah y aparece Joffrey a meter sus narices en todo, como era habitual en aquel punto de la serie. En un intento de Joffrey por demostrar frente a Sansa sus inexistentes habilidades en combate, Nymeria siente que Arya está siendo amenazada y le muerde el brazo al príncipe. Arya, conociendo el destino que le espera a la loba, le lanza una piedra para que ésta se marche al bosque. Como probablemente recordaréis, la situación se salda, a petición de Cersei, con la vida de Dama, la loba de Sansa.

Era evidente que el primer encuentro tras tanto tiempo entre Arya y Nymeria sería ácido, por lo que los guionistas lo han narrado a la perfección. No hemos de olvidar que la última interacción que hubo entre ellas fue una pedrada, así que no es de extrañar que la loba se muestre reticente al contacto con su “dueña”. Además, ahora parece que ha formado su propia manada de lobos. (No queda claro si son sus crías o son lobos normales). Es más que seguro que volveremos a ver a Nymeria más adelante, probablemente salvando a Arya cuando menos lo esperemos.

Estalla la Gran Guerra

Y llegamos a la última escena de “Bajo la Tormenta”. Una que, de seguro, habrá sorprendido a más de uno. Se nota que la nueva temporada tiene un paso mucho más acelerado y un presupuesto muchísimo más abultado que todas las anteriores. La escena que veremos a continuación es una que probablemente habría pertenecido a los últimos capítulos de las temporadas pasadas, como la Batalla de los Bastardos, el enfrentamiento con los Salvajes en el Muro o la Batalla de Aguasnegras.

En este caso vemos que Euron Greyjoy no se anda con rodeos a la hora de cumplir su promesa con Cersei. Le ha prometido un regalo y se lo va a llevar, cueste lo que cueste. En un principio podríamos pensar que sería la cabeza de Tyrion, pues él ha sido el artífice de la caída de la Casa Lannister como tal y siempre había sido una deshonra para la familia, pero parece que el tío de Yara y Theon se refería a Ellaria Arena, gobernante ahora en Dorne  tras el asesinato de Doran Martell y la asesina de la princesa Myrcella Baratheon.

Realmente es aquí cuando podemos asegurar que estalla la Gran Guerra como tal, si con ella nos referimos al enfrentamiento entre las principales Casas de Poniente y no a los Caminantes Blancos. Tras una larga escena plagada de acción que bien podría compararse con algunas de las mayores producciones de Hollywood, Euron Greyjoy termina con la vida de las Serpientes de Arena y se lleva como prisioneras tanto a Yara Greyjoy como a Ellaria Arena. Theon, por su parte decide lanzarse por la borda a las aguas del Mar Angosto, tan sólo para observar la flota de Daenerys arder en la distancia.

Ahora que la Madre de Dragones se encuentra recluida en Rocadragón, que es una isla, ¿cómo va a hacer para llevar sus tropas a Poniente si su flota ha quedado destruida? Hay que tener en cuenta que ha perdido a dos de sus aliados más fuertes en Poniente, la Casa Greyjoy y el apoyo de Dorne. Tendremos que esperar al lunes de la semana que viene para comprobarlo cuando, además, es probable que suceda el esperado encuentro entre Daenerys Targaryen y Jon Nieve.

 

 


Contenido relacionado