Microsoft, queremos menos mandos y más juegos

¿Dónde están los exclusivos?

Microsoft, queremos menos mandos y más juegos
 

Microsoft no para de anunciar mandos para Xbox One, es una tónica que desde el inicio de la generación con Xbox One ha ido creciendo hasta un nivel demencial. Uno puede hacerse incluso el mando con el color deseado y personalizarlo al máximo detalle gracias a Xbox Design Lab; un nuevo sistema de personalización para mandos llevado al extremo.

Xbox Design Lab repartirá colores a los mandos de Xbox One

Pero ¿es realmente esto lo que queremos los jugadores? ¿Para qué queremos que los mandos sean bonitos si no hay juegos con los que utilizarlos? Vale, tampoco es el caso porque Xbox puede alegar en su defensa que cada mes se regalan 4 juegos con Gold, o que la retrocompatibilidad de Xbox One con su antecesora le da a la consola un catálogo de juegos increíble. Pero tampoco es el caso ya que los jugadores de la consola de Microsoft de la actual generación piden JUEGOS. Sí, que está muy bien que todos los juegos de terceras compañías salgan al mercado para las dos consolas más potentes, pero el jugador actual se compra las consolas por sus exclusivos, no por el juego de fútbol anual o el shooter en primera persona que también sale una vez al año, ya que entonces no importa la plataforma que uno se compre para jugar, con adquirir la que tengan la mayoría de tus amigos ya es suficiente para garantizar la diversión.

Y aquí es precisamente cuando viene Xbox a sacar pecho, pues después del E3 de 2017 la compañía americana mostró muchos títulos exclusivos de Xbox One y Windows 10 como:

  • Cuphead
  • Forza Motorsport 7
  • Crackdown 3
  • Sea of Thieves
  • Ori and the Will of the Wisps
  • Super Lucky’s Tale
  • State of Decay 2
  • Acorn Tales: Roden Revolution
  • Ashen 
  • Bacon Man
  • Below
  • Caliber 10 Racing
  • Enki
  • Raging Justice
  • Swordy
  • The Sun and the Moon
  • Tacoma

Por poner unos ejemplos. Pero los jugadores critican a la compañía muy fuerte por las redes sociales insistiendo en que deben sacar más juegos. Y no les falta razón, pero deben sacar más juegos potentes del calibre Triple A desarrollados por sus estudios internos, es decir, títulos como saca la competencia como el protagonizado por la caza máquinas Aloy o la insuperable historia que nos narran Joel y Ellie. Y no nombremos al insuperable Nathan, el caza tesoros que ha sido capaz de llevar los circuitos de la máquina japonesa hasta un extremo completamente insospechado.

Todos sabemos y no vamos a recordar los malos inicios de Xbox One en sus primeros meses de vida, pero con Xbox One X la compañía tiene una nueva oportunidad de, al menos, intentar atrapar a su principal rival en la carrera por vender más hardware. Y esto, amigos, se consigue con un buen catálogo de exclusivos que hagan decantar la balanza de la compra hacia un lado o hacia otro. ¿Dónde han quedado esos juegos que acompañaban en ventas a Xbox 360 como Alan Wake, Left 4 Dead, Project Gotham Racing, Blue Dragon, Lost Odyssey o Kameo?

La gente de la calle está pidiendo más títulos exclusivos y menos mandos, pero no títulos de los que te pasas y no se vuelve a hablar de ellos, sino de obras de arte que queden por siempre jamás en la retina de los jugadores que tengan la oportunidad de jugarlos. Títulos que hagan que invertir en una consola Xbox merezca la pena, títulos que no defrauden y sean pan para hoy y hambre para mañana. Si desde aquí podemos darle un consejo a Microsoft: queremos más juegos y menos mandos.


Contenido relacionado