Impresiones jugables The Evil Within 2

The Evil Within 2

PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro Xbox One Xbox One X
8.5

Muy bueno

Impresiones jugables The Evil Within 2

Así es la secuela de la obra de Shinji Mikami

Impresiones jugables The Evil Within 2
 
 

Hace unos cuantos años que llegaba a nuestras consolas y PCs una nueva propuesta de terror encabezada por el famoso Shinji Mikami, padre de algunas de las sagas más reconocidas dentro de este género. Con los chicos de Tango Gameworks como desarrolladores y Bethesda como editora, The Evil Within logró ponernos en la pesadilla del detective de policía Sebastian Castellanos, quien enfrentaba algunos de sus temores más profundos. Desde el primer momento la recepción del título fue buena y, a pesar de los problemas, sobre todo técnicos, que tuvo el juego, logró hacerse con un buen número de fans alrededor de todo el mundo.

Ahora, en 2017, Sebastian Castellanos regresa en The Evil Within 2, la secuela de este título de terror. Para esta ocasión no es Mikami quien está al mando de la obra, y eso ha hecho desconfiar a algunos de los fans del juego original. Nosotros hemos podido probar algunos de los niveles iniciales del juego gracias a Bethesda, comenzando a destapar los secretos que oculta tanto la historia como la jugabilidad de esta secuela. Si queréis descubrir qué podemos esperar de esta obra de terror acompañadnos en nuestras impresiones de The Evil Within 2.

Las dos caras de una misma moneda

A lo largo del tiempo que hemos podido disfrutar de The Evil Within 2, hemos recorrido dos de los capítulos del juego; en concreto hemos recorrido los capítulos 2 y 3. Y es curioso que, con tan solo este pequeño adelanto de todo lo que ofrece el juego, Tango Gameworks ya nos deja clara una cosa: la ambición del título supera con mucho a la del juego original. A lo largo del capítulo 2 recorremos diferentes estancias en las que destaca el apartado visual, que siempre intenta transmitir una sensación de agobio e inseguridad. Este capítulo es totalmente lineal, simplemente vamos de pasillo en pasillo escapando de algún monstruo y deleitándonos con algunos macabros detalles del escenario; todo ello aderezado por QTE esporádicos que nos obligan a estar atentos constantemente.

Sin embargo, el capítulo 3 poco tiene que ver con esto y, desde el punto de vista jugable, parece un videojuego totalmente distinto. Aquí nos encontramos con una enorme zona abierta en la que se nos da una total libertad para explorar. Podemos ir a los lugares que queramos, explorar cuanto deseemos y tratar de completar tantos objetivos secundarios como deseemos. Del walking simulator que es el capítulo 2 pasamos a un juego que roza la supervivencia con el tercer capítulo de The Evil Within 2. Así vemos que el título cuenta con una polarización que, suponemos, irá alternando entre niveles lineales con cierta carga narrativa y niveles abiertos en los que salga a relucir toda la exploración, crafteo, sigilo y acción que conforman la base jugable de esta prometedora obra.

Survival horror

En estas zonas en las que la jugabilidad de The Evil Within 2 sale a relucir, nos encontramos con una apuesta mucho más valiente que en la primera parte, una propuesta en la que el terror pasillero y los sustos dejan paso al auténtico survival horror en el que la exploración y el crafteo juegan un papel fundamental. El propio personal de Bethesda nos recomendó antes de comenzar a disfrutar de la demo que lo hiciéramos en la dificultad más elevada, Pesadilla, pues este es el modo en el que el videojuego ha sido pensado.

Así lo hicimos y, de esta manera, The Evil Within 2 se vuelve una obra realmente exigente. Es cierto que a través de las zonas más pasilleras hay poca libertad y la elección de dificultad apenas se nota, pero en los niveles abiertos la diferencia es realmente sustancial. Los enemigos pueden acabar con nosotros en apenas un par de golpes, la munición escasea y explorar los entornos para encontrar partes para mejorar nuestras armas y recursos con los que crear más munición y botiquines.




Junto a esto, llega a The Evil Within la inclusión de diversos objetivos secundarios, que se presentan en forma de misterios y ecos del pasado que investigar. Todos ellos ofrecen diversos retos esparcidos por el mapa, gracias a los cuales podemos hacernos con valiosas recompensas que incluyen, en la demo que hemos jugado, armas como escopetas o rifles de francotirador. Y no creáis que estos objetivos son simples tareas puestas aleatoriamente por el mapa, sino que están realmente bien pensadas e incluyen algunas sorpresas muy llamativas.

Una nueva aventura

La historia de The Evil Within es uno de sus platos fuertes. Desde la primera entrega, el terror de las situaciones que se presentaban llegaba siempre acompañado de un misterio y misticismo que envolvía todo. Para esta ocasión, Tango Gameworks vuelve a apostar por una fórmula similar, en la que el terror se mezcla con el misterio y los fantasmas que atormentan a nuestro protagonista, Sebastian Castellanos.

A lo largo de la demo que hemos podido probar no son demasiados los detalles que se nos dejan descubrir acerca de este aspecto, pero sí que se nos da una breve impresión de las premisas que ya se habían anunciado. Lilly, nuestra hija, es el elemento clave y debemos llegar hasta ella para resolver todos los misterios, perdonar nuestros errores del pasado y acabar con la pesadilla en la que nos encontramos.

Cabe destacar que la historia de The Evil Within 2 es una continuación directa de su precuela y, aunque los hechos no están demasiado relacionados, se hace bastante necesario haber jugado al título original para comprender las relaciones que se establecen entre los personajes. Y precisamente estas relaciones son uno de los pilares narrativos, uno de esos hilos que llevan la historia por los derroteros que sus responsables desean, dándole un toque de madurez sin perder su esencia de terror y misterio.

Un salto técnico

Uno de los apartados que más desilusionaban cuando The Evil Within salía al mercado era el técnico. El juego llegaba con diversos problemas que influían en la resolución, framerate y, sobre todo, los modelados de un juego intergeneracional que se quedaban muy lejos de lo que PlayStation 4 y Xbox One podían ofrecer. Para esta segunda entrega, el salto en el apartado técnico ha sido enorme y, aunque sigue sin ser una de las obras punteras a día de hoy, el juego no luce nada mal.

El apartado artístico, por su lado, es el pilar que sustenta un apartado técnico mediocre, dándole mucho carisma y logrando crear una auténtica atmósfera de terror. Todo el diseño de escenarios y enemigos ha sido cuidadosamente previsto para tener un toque gore que encaje a la perfección con lo que el videojuego nos plantea desde el punto de vista jugable y narrativo.




En resumen…

The Evil Within 2 es una apuesta mucho más valiente y ambiciosa que el juego original. Llega con importantes novedades a nivel jugable incluyendo una polaridad en los capítulos, haciendo de algunos de ellos pasillos de puro terror y tornando otros en enormes zonas abiertas con multitud de objetivos secundarios en las que la supervivencia y la exploración son los pilares fundamentales. Es cierto que técnicamente no es un juego que luzca como los mejores de hoy en día, pero el salto respecto a su precuela es grande y, gracias a un apartado artístico muy bueno, logra resultar agradable a la vista.

Tango Gameworks, esta vez sin Shinji Mikami a la cabeza, pone sobre la mesa una propuesta con mucho potencial y que, a pesar de haber jugado solo un par de capítulos, ha logrado llamar enormemente nuestra atención. Habrá que esperar al 13 de octubre para disfrutar del juego completo en PC, PlayStation 4 y Xbox One.


Contenido relacionado