Duncan Jones explica las razones del fracaso de Warcraft: El Origen

Warcraft: El Origen

Duncan Jones explica las razones del fracaso de Warcraft: El Origen

El director critica la actitud de Blizzard

Duncan Jones explica las razones del fracaso de Warcraft: El Origen
 

En junio de 2016 el universo Warcraft saltó a la gran pantalla bajo la dirección de Duncan Jones, quien ya había conquistado a los críticos con su ópera prima, “Moon”, y “Código fuente”. Sin embargo, “Warcraft: El Origen” resultó ser una decepción en cuanto a crítica profesional y recaudación en taquilla, sobre todo en Estados Unidos. A pesar de que las expectativas puestas en su estreno no eran excesivamente altas, el objetivo inicial era dar inicio a una saga cinematográfica en torno a este universo. ¿Qué fue lo que salió mal?

Jones ya ha explicado en más de una ocasión la frustración que sintió con el producto final y el proceso de producción. No obstante, durante la promoción de su nueva película, “Mute”, el director ha concedido una entrevista a Coming Soon en la que se ha vuelto más específico que nunca respecto a los fallos del filme. El cineasta británico describe el rodaje como “una situación política muy desorganizada” e incomprensible. Estas declaraciones hacen referencia a que originalmente la cinta fue anunciada como una colaboración entre las compañías Blizzard Entertainment y Legendary Pictures, pero esta última fue traspasada de Warner Bros. a Universal Pictures antes de ser comprada por Wanda Group; todo esto mientras la cinta estaba en desarrollo.

A pesar de todo, según explica Jones, “Warcraft: El Origen” nunca fue una prioridad para Blizzard: “Respecto a hacer una gran película de estudio, creo que debe haber más comunicación previa sobre qué se espera del proyecto y acordarlo por adelantado. Warcraft fue una circunstancia única y sin forma de evitarlo. Demasiadas voces, solo porque esa era la naturaleza de Warcraft. Blizzard es una empresa que gana mil millones de dólares al año, por lo que la película era poca cosa para ellos, realmente no era su prioridad. Para ellos, la película tenía que servir al juego, en lugar de que el juego y la película fueran cosas separadas“.

Si bien es cierto que cualquier filme que cambie de manos varias veces durante la producción tiene problemas inevitables, el poco apoyo de Blizzard no deja de resultar decepcionante. Además, estas declaraciones no son muy esperanzadoras para los aficionados que esperaban una secuela o alguna otra adaptación de un gran videojuego de la franquicia. ¿Funcionaría mejor una cinta sobre “Diablo”, “Overwatch” o “StarCraft”?


Contenido relacionado