Shawn Layden quiere dejar atrás la ‘guerra de consolas’ entre Sony, Nintendo y Microsoft

El presidente de SIE Worldwide Studios se sincera

nintendo playstation sony xbox
 

La actual industria de los videojuegos se encuentra formada por tres grandes pilares en torno a los cuales gira prácticamente todo acontecimiento: PlayStation 4, Nintendo Switch y Xbox One. Tras cada una de de estas piezas de hardware hallamos a una compañía apoyándola, siendo estas Sony, Nintendo y Microsoft, respectivamente. Ahora, el presidente del primero de las tres, Shawn Layden -cargo específico como Dirigente de SIE Worldwide Studios-, ha declarado que pretende dejar a trás el extendido concepto de ‘guerra de consolas’ (vía wccftech).

En su discurso, el señor Layden cuenta con palabras muy positivas paras las mencionadas Microsoft y Nintendo, las cuales podéis leer seguidamente: Creo que Nintendo está haciendo cosas maravillosas con Switch. Han creado una línea poco distintiva entre lo que es considerado como un producto de hogar y un producto portátil. También creo que Xbox ha competido a las mil maravillas con nosotros a la hora de llevar hasta el límite la tecnología y la calidad de nuestros productos. Además, lo que han hecho recientemente con el control adaptativo por tal de mejorar la accesibilidad a los videojuegos es una innovación increíble […] Así que creo que como industria, nos movemos todos juntos hacia adelante. Y yo, para empezar, voy a dejar de utilizar composiciones como ‘competitividad entre plataformas’, porque creo que todos estamos apoyando y liderando una revolución en el entretenimiento de los videojuegos“.

Ciertamente, la perspectiva del señor Layden no es errónea en lo más mínimo, pues han sido los esfuerzos conjuntos de las compañías, así como de las desarrolladoras, los que han permitido que el medio no pare de crecer en los últimos años. No obstante, también hay que señalar que uno de los mayores combustibles en este sentido es el de la competitividad, en especial, contando con unos compañeros de sector que inviten a uno mismo a seguir mejorando de forma constante. Si las tres grandes compañías consiguen que este mismo mensaje cale entre todos los jugadores, puede que con suerte en un tiempo tengamos una comunidad mucho más saludable en la que la admiración y la competición puedan coexistir por el bien común.