The Legend of Zelda: Breath of the Wild 2 nació a raíz del exceso de ideas para un DLC

El título no cuenta aún con ventana de lanzamiento

the legend of zelda: breath of the wild 2
 

The Legend of Zelda: Breath of the Wild 2 se trató de una de las sorpresas más positivas del E3 2019 que, sin lugar a dudas, levantó a más de un espectador de su asiento. Conociendo ahora que Link -y Zelda- volverán para explorar nuevamente los confines de Hyrule, el productor Eiji Aonuma ha querido aclarar un poco a qué se ha debido este deseo de una secuela.

Así comentaba el señor Aonuma en una entrevista con el medio Kotaku cómo su intención de ampliar el concepto de Breath of the Wild les llevó hasta el punto actual (vía NintendoEverything): “Cuando lanzamos el DLC de Breath of the Wild, nos dimos cuenta de que era una forma genial de añadir nuevos elementos al mismo mundo. Pero cuando llegas a ciertos puntos técnicos, los DLC son simplemente datos – estás añadiendo más datos a un título ya existente. Así que cuando quisimos añadir cambios más grandes, los DLC no fueron suficientes, y es por ello que pensamos que una secuela podía acabar siendo una buena opción“.

Yendo un paso más allá, Eiji Aonuma indica que el equipo tenía tantas ideas con respecto a un DLC que acabaron concluyendo que la mejor alternativa era dar luz verde a una secuela mediante la que empezar de cero. Ciertamente, estos comentarios del señor Aonuma encajan a la perfección con los que ya hiciera unos días atrás, y es que por su parte había muchas ganas de volver a visitar el mundo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild: ” Una de las razones por las que quisimos crear esta continuación fue porque yo quería visitar el mundo de Hyrule en una nueva ocasión, mientras que al mismo tiempo incorporábamos nuevas mecánicas de gameplay así como historia “.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild 2 aterrizará durante una fecha por determinar como exclusivo de Nintendo Switch.

Redactado por: Cristian M. Villa
Graduado de Estudios Ingleses en la Universitat Autònoma de Barcelona. Sir Francis Drake me enseñó que no hay recompensa sin esfuerzo.