Análisis Future Unfolding

PlayStation 4
 

El mundo del desarrollo indie está siempre ligado a la experimentación de crear nuevas formas de entender los videojuegos, de buscar algo más allá de lo estancado y de aquello que le guste a todo el mundo. De esta manera, no se me ocurre una mejor presentación para Future Unfolding que esa, la de ofrecer al jugador un experimento que está ligado a diferentes categorías de videojuegos: la de la exploración, la de los puzles y, en su mayor medida, la de los llamados walking simulator.

Un lienzo con color pero sin alma

Añadiendo a la experimentación que hacía mención hace unas líneas, Future Unfolding se encuentra en ese grupo de videojuegos que ofrece el misterio como excusa para descubrir un videojuego.

Llegamos al título sin ningún conocimiento de cuál es nuestro fin, de cuál es el objetivo a completar; nos sueltan en un mundo colorido y nos hacen vivir una aventura en un mundo colorido donde los bosques son un elemento constante. Más tarde, tras la llegada a dicho bosque, el jugador va aprendiendo a utilizar la interacción con el entorno como modo casi único para avanzar. Future Unfolding es, sin lugar a dudas, un videojuego creado con la intención de crear una comunión entre el jugador y la naturaleza; correr por el bosque, nadar en aguas profundas, interactuar con animales de todo tipo, experimentar los peligros de las bestias salvajes y, en definitiva, introducirte en lugares a los que no tienes ni la más remota idea de por qué conviene ir.

En todo ese prisma de comunión con la naturaleza y caminatas interminables, Future Unfolding nos pone unos cuántos obstáculos con el fin de hacer más complicada nuestra tarea. Uno de esos obstáculos lo podemos encontrar en los propios elementos del mapeado, con riscos y precipicios haciendo la labor de evitar que podamos continuar nuestro camino sin determinar. El segundo de estos obstáculos está basado en un elemento de la propia naturaleza como son los animales salvajes, que nos intentarán dar caza e interrumpir levemente nuestro camino; aun así, son animales fáciles de esquivar y con los que, normalmente, no nos enfrentaremos si decidimos correr y alejarnos de ellos.

Pero hay un tercer obstáculo que podrá impedir nuestro progreso en Future Unfolding, y ese son los pequeños puzles interactivos que nos encontraremos. En los primeros compases del juego se nos empieza a familiarizar con unas extrañas rocas de colores. Deberemos unir las mismas a través de la interacción para crear una especie de fuerza superior que elimine algún obstáculo que nos impide avanzar, tales como un grupo de rocas en mitad del camino o un bosque imposible de atravesar. Más allá de este puzle, las opciones son más bien limitadas y soberanamente monótonas.

¿Es por tanto Future Unfolding un videojuego dónde exista el peligro? La respuesta podría ser tanto afirmativa como negativa, pero más que un problema y una complicación, supone una práctica un tanto aburrida, casi tediosa. Esos peligros están ahí, podemos morir incluso, pero es una complicación que casi resulta una nimiedad.

Vista la idea de juego, uno podría pensar que la generación aleatoria de los escenarios podría dar lugar a cambios en su planteamiento y hacer de esta obra una simple cuestión de suerte. Si fuera así, el videojuego podría ganar de enteros, pero la generación aleatoria de escenarios no va más allá de observar un mapa distinto, pero con el mismo fin, el de caminar sin saber a dónde, qué hacer y mucho menos sin ser atractivo a nivel jugable. Precisamente, el contrapunto de esta monótona praxis, se encuentra en un apartado artístico soberbio y hecho con una maestría digna de aplauso.

La combinación de colores en el videojuego es abrumadora, complaciente, excesivamente bella. Es un placer ver cómo se combinan los colores más primaverales con los colores otorgados a los animales y observar, tan solo unos minutos más tarde y en otro mapa, el prisma artístico es totalmente diferente y se ejecuta como un paisaje desértico, con apenas cuatro rocas puestas en su mapa. Es un ejercicio visual bonito, atractivo y diría que, hasta cierto punto, es hasta relajante.

El problema es que, si juntamos ambas facetas, Future Unfolding queda como un título que relaja, que sirve de evasión para crear una unión entre el jugador y la naturaleza, pero no va más allá. Transportarnos, meternos en una cueva e incluso meternos a la desesperada por un bosque en busca de respuestas es básicamente su premisa a lo largo de todo el título.

Conclusiones

Future Unfolding es un videojuego con una idea clara de walking simulator que mete pequeñas excusas en modo de puzles y otras interacciones para olvidarse de ese término. Resulta bonito de observar, es muy atractivo, pero más allá de eso es pura fachada. En el término de jugabilidad resulta aburrido y monótono y es una pena, dado que planteado de otra manera podría suponer otra cosa muy distinta.


Positivo

  • El aspecto artístico es maravilloso
  • La combinación de colores y sus diversos parajes

Negativo

  • La jugabilidad es soporífera
  • Los puzles y en general cualquier impedimento, no supone ningún reto
  • El guion y su trasfondo, carecen de sentido
4

Malo

Política de puntuación

Conecta el escribir sobre videojuegos con la ingesta de Doritos. Reside en Madrid rodeado de gatos.