Análisis Steins;Gate 0

PC PlayStation 4
 

El género de las novelas visuales no es muy conocido en Occidente, e incluso está algo mal visto debido a que, en aquellas ocasiones en las que el género aparece puro, no hay acción alguna a realizar salvo la toma de decisiones y la continuación de los diálogos presionando un único botón. Ahí tenemos 999, o su secuela (sorprendentemente buena) Zero Escape: Virtue´s Last Reward, que dentro del género nicho, se han ganado un hueco en lo “más japonés” que nos ha llegado en los últimos años.

Al jugador occidental no le gusta leer sin nada que incentive a ello; no estamos muy acostumbrados a tener una especie de libro digital e ilustrado, y menos aún si somos españoles y viene en inglés. Otras incursiones con algo más de interacción han sido Hotel Dusk (también de ámbito japonés), o los proyectos más Occidentales de Quantic Dream. Steins;Gate pertenece al ámbito “más nicho”, pero dentro del género, se ganó un lugar gracias a su complejo argumento, su genial presentación, y una gran conversión animada. Ya está con nosotros su secuela, Steins;Gate 0, que para bien y para mal, continúa el legado dejado por su primera entrega.

steinsgate-0

El alma de Steins;Gate 0 es su argumento

Steins;Gate nos sorprendió en su época con un argumento perfectamente hilado que, pese a dejarte con algunas preguntas sin contestar, no era problema gracias a unos personajes que calaron hondo y creó escuela en eso de las aventuras gráficas (o novelas interactivas/visuales). Como ya sabréis muchos de vosotros (ya que si estáis interesados en esta secuela es porque ya habéis jugado o disfrutado de Steins;Gate), la premisa principal de la historia giraba en torno a los viajes en el tiempo. Pero lo interesante de todo era el entramado de personajes existentes que daban lugar a otras subtramas interesantes y que permitían crear un conjunto de sobresaliente.

La tecnología también estaba muy presente, y es que recordemos que la IBM 5100 era clave a la hora de entender el argumento de Steins;Gate. Sin querer hacer más spoilers por si sois nuevos jugadores (aunque recomendamos que probéis la primera entrega antes de enfrentaros a esta secuela), todo esto continúa en Steins;Gate 0, tanto en lo bueno como en lo malo, aunque es cierto que nos desligamos de algunos elementos de la primera entrega de manera superficial.

Por un lado, seguimos teniendo conflictos morales relacionados con la tecnología de los viajes en el tiempo: es más, el inicio comienza donde dejamos el desenlace de la anterior entrega. Con un protagonista, Rintarou, acabado y totalmente demolido, y personificado como un héroe totalmente atípico y alejado de los cánones del género. El tiempo no puede ser alterado, y todo lo que hace culmina en el mismo fatal desenlace. A partir de aquí, comienza una nueva historia cargada de dramatismo, intentos desesperados y bastante comedia, que podría decirse llega a alcanzar el nivel presentado en la entrega original. Repetimos, no queremos destripar más de lo necesario, pero si en la primera entrega los desarrolladores jugaron con los conflictos morales que conllevaban la manipulación temporal, en esta secuela seguimos con dichos problemas añadiendo otros de diversa índole, y centrándonos algo en la Inteligencia Artificial.

steins-gate-0

Y es que, como ya conocemos gracias a las diversas sinopsis lanzadas, la impotencia de Rintarou Okabe regresa un tiempo después de no haber salvado a Kurisu debido al conocimiento de Amadeus, y sin entrar en más detalles, dicha tecnología contiene algo que cambiará la vida de Okabe.

Otro elemento importante de Steins;Gate 0 es que aumenta un poco la cantidad de fanservice presente en el juego. Si no conocéis el término (de nuevo algo raro si sois asiduos al género), hace referencia al contenido que, sin ser importante en la historia, sí que conecta de manera profunda con los seguidores del juego. En esta secuela, todo este contenido se aprecia sobre todo en los diálogos, en los que en más de una ocasión veremos comentarios algo “pasados de rosca” referentes a “jovencitas” (en el primer momento de la aventura ya tendremos un encuentro de ello). También tenemos diseños de personajes algo más llamativos en determinados pasajes del juego, que atraen a aquel jugador “japonés” (o “niponizado”) que desea ver a “sus lolis” preferidas. Obviamente, todo esto se explica de manera superflua y porque se aprecia un aumento en dicho contenido, pero a la hora de jugar es algo a lo que no haremos mucho caso y lo entenderemos casi siempre en su contexto. Tampoco es un elemento negativo: los amantes del género están habituados a ello.

Lo importante es que en ningún momento la historia pasa a un segundo plano por el fanservice, a diferencia de lo que ocurre por ejemplo con Hyperdimension Neptunia (que basa todo su argumento en dicho contenido en sus fragmentos de conversación, parecidos a las Visual Novel) o con otras novelas visuales enfocadas a un público más adulto y “nicho”.




¿Qué tiene para “jugar” Steins;Gate 0?

Steins;Gate 0 no deja de ser una novela visual, y la interacción es nula salvo en diferentes ocasiones en las que deberemos tomar determinadas decisiones que pueden cambiar la historia. Por ello es que no debéis esperar puzles, combates o cualquier otro elemento sacado de un género diferente al presente. La mecánica es sencilla: leer, e ir pulsando el botón de avanzar para que aparezca la siguiente línea de diálogo.

Junto a la historia, a veces como hemos dicho extremadamente compleja de seguir, tenemos un diccionario bastante útil de unas 200 entradas en el cual irán apareciendo diferentes conceptos importantes de entender para saber el entramado de organizaciones (reales y ficcionales) que aparecen, los personajes o la tecnología utilizada. Este podría ser el único elemento real de jugabilidad que presentamos debido a que somos los que decidimos si queremos ampliar la historia leyendo dicha enciclopedia, o queremos seguir la retahíla principal aunque no comprendamos muchos de los conceptos.

¿Hace esta falta de jugabilidad como tal a Steins;Gate 0 un videojuego malo? Para nada, puesto que así es el género, y por tanto, dentro de su valoración debemos tener en cuenta lo que lo hace único: historia, personajes y presentación. No busquéis nada más que eso en esta novela visual, porque si así es, entraréis al género con un videojuego complejo, en el que necesitaréis de la precuela para llegar a comprender todo.

Estilo único, sonido rozando la perfección

En 2009 se lanzó Steins;Gate, y en aquella época destacó no por su apartado técnico o por sus frames. Recordamos las características habituales del género: sucesión de imágenes más o menos estáticas, que nos presentan fondos con mayor o menor detalle, y un estilo artístico más o menos envidiable. Ahí reside el apartado gráfico del videojuego, y es lo que vamos a analizar. Ya su primera entrega fue bastante agradable a la vista gracias a un diseño de personajes muy bueno, y a un estilo de dibujo bastante acertado. Ahora llega su secuela, y todo se ve potenciado.

steins-gate-0-1

La línea artística no se aleja pero se beneficia del poder de PlayStation 4 para crear un apartado visual que atrapa a primera vista. No se puede comparar con otros juegos ajenos al género de la novela visual debido a sus características antes mencionadas, pero sí que se puede afirmar que dentro del género, Steins;Gate 0 destaca. El diseño de personajes sigue siendo de primera línea, y las nuevas incursiones nos han parecido muy bien diseñadas.

Lo que sí que echamos de menos es alguna animación más que la de abrir o cerrar a la hora de hablar la boca, o la de abrir o cerrar los ojos en determinados fragmentos de la historia. Tras la buena imagen creada con su primera entrega, y unas entregas aceptables para lo que es el género, 5pb., su desarrolladora, podría haber puesto más empeño a la hora de crear las escenas que pueblan el juego para que no todo fuese imágenes estáticas (excepto en alguna ocasión).




Por otro lado, dejando de lado el precioso apartado gráfico, el sonido vuelve a destacar por sí mismo por una gran cantidad de diálogos hablados y una banda sonora única. Los temas que suenan casan perfectamente con la historia intrincada y llena de misterio que forma Steins;Gate 0, por lo que, gracias a la variedad existente, es uno de los apartados más trabajados del proyecto. El doblaje en japonés es una pasada y recuperamos voces de la primera entrega. Eso sí, como ya sabéis, este género nos llega el 99% de las ocasiones en inglés, por lo que deberéis de tener un nivel aceptable con el idioma, aunque a pesar de los tecnicismos es bastante entendible.

Una novela visual única, que alcanza a su predecesora

Steins;Gate 0 logra, con poco, emocionar mucho más que la mayoría de lanzamientos de este año. Se centra en la historia (apoyada por el poder que tiene el género) y cuenta con unos personajes únicos llenos de personalidad. Cierto es que muchos esperáis ver la historia en el anime, pero gracias a la manera en que está contada en la novela visual, os perderíais detalles que debido a la rapidez de una serie animada, no descubriríais por sí mismos. Además, una historia contada como lo hace Steins;Gate 0 se vale de recursos narrativos únicos que permiten tocar temas tan interesantes como los nombrados más arriba.

Sus veinte horas (como mínimo, ya que depende de vuestra propia lectura) requieren de un buen conocimiento en inglés, es cierto. Pero aunque lo pongamos como punto negativo no podemos más que agradecer la llegada del género a nuestras tierras. Los jugadores occidentales no estamos interesados en las novelas visuales y que una del nivel de Steins;Gate 0 nos llegue, significa mucho.


Positivo

  • Personajes muy carismáticos
  • Un argumento lleno de giros de guion que te mantienen atado
  • Multitud de temas de interés: tecnología, sociedad, espacio-tiempo, IA...
  • Duración extensa: mínimo 20 horas
  • Al nivel de la primera entrega en apartado artístico y narrativo

Negativo

  • Aumento del fanservice sin necesidad
  • Como pega universal en el género, sin conocimiento de inglés no puedes jugar
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida