¿Qué ha pasado con The Last Guardian?

Un niño perdido, muy perdido

¿Qué ha pasado con The Last Guardian?
 

Hay juegos que se demoran de sus fechas primigenias, otros que desaparecen de la existencia, y después está The Last Guardian. El juego anunciado en 2009 que, presuntamente, está siendo desarrollado por Team ICO e imperado por el célebre Fumito Ueda, responsable de los magistrales ICO y Shadow of the Colossus, ha seguido una trayectoria un tanto convulsa e inestable durante su desarrollo. El título mostró indicios de su existencia a principios de 2008, pero no fue hasta junio de 2009 cuando, finalmente, Sony confirmó el anuncio de un nuevo proyecto que estaba a cargo del señor Ueda.

lg1

Al principio el juego iba a llamarse Trico, pero después de escuchar a los fans y elucubrar un nombre más llamativo, se le dio la nomenclatura The Last Guardian. El título, inicialmente, iba a ser para PlayStation 3 y mantendría los estándares clásicos de la compañía, tales como una calidad artística impecable o un clamo al sentimentalismo capaz de convertir un videojuego en poesía diglg5italizada. Contaría la emotiva historia de un niño vinculado emocionalmente a una mascota colosal que, juntos, deberían aventurarse en un mundo oscuro y pletórico de peligros. La mecánica del juego sería similar a la que exhibía ICO: una mezcla entre plataformas, puzles y acción moderada con un toque de madurez enmascarado por una apariencia pueril.

Pero, ¿qué ha pasado con el juego? No se ha cancelado, ya que Sony no ha declarado nada al respecto, pero tampoco tiene una fecha estimada. Por saber, no se sabe ni la plataforma dónde aparecerá, aunque los últimos indicios apuntan a que será en PlayStation 4. En un principio, el juego estaba programado para PlayStation 3 y su lanzamiento no se postergaría más del 2011; y en pleno 2015 el título sigue siendo un mar de entresijos.

Fumitu Ueda ha testificado decenas de justificaciones para explicar la vorágine de su desarrollo. Las últimas declaraciones confirmaban que el juego estaba rehaciendo su motor gráfico para optimizarlo a la nueva generación, y que parte de su retraso se debía a esta actualización gráfica. No obstante, antes de estas declaraciones el juego seguía siendo un misterio. Primero, por no ofrecer más detalles sobre el planteamiento general de la aventura, y segundo por eludir todos los festivales donde, aparentemente, se mostraría el juego, festivales prestigiosos como el E3 o el Tokyo Game Show donde las compañías muestran sus apuestas.

El responsable del título también se ha disculpado incontables veces por el retraso que está sufriendo el juego, además ha manifestado en un par de ocasiones que The Last Guardian no es una prioridad para Sony, lo cual podría enardecer el retraso flagrante del juego debido a la falta del personal focalizado en otros proyectos con más premura. Esto corroboraría la petición de programadores por parte de la compañía. Además, Sony siempre escamotea las preguntas referentes al progreso del proyecto y se excusa ante la precariedad de información. ¿Por qué?

lg2

Lo único que confirma la compañía es que The Last Guardian evoluciona gracias a la exigencia y demanda de los fans que, según ellos, son el principal medio al cual satisfacer. Cualquier seguidor de los juegos concebidos por esta compañía comprenderá la obstinación e insistencia suscitada por los fans, y es comprensible dada la originalidad e innovación presentes en sus obras. En definitiva, los fans buscan el juego como si fuera un remanso de paz ante la avalancha de refritos y la sobreexplotación de sagas.

En dos ocasiones, Sony ha perdido la licencia de The Last Guardian. La última vez, hace poco más de un mes, la marca expiró y alteró a los seguidores del juego debido a una de las posibles secuelas de esta expiración: la cancelación del proyecto. Pero el asunto se normalizó cuando, un mes después, Sony recuperó la licencia del juego. Esta vicisitud repuso la confianzlg4a de los fans gracias a la intencionalidad de seguir la saga por parte de la compañía, lo cual significa que el juego sigue en marcha y que, por el momento, no hay atisbos de cancelación.

De momento, no han emergido más datos al respecto, pero el proyecto sigue en pie, con más enigmas que nunca, y dispuesto a irrumpir en cualquier festival de un momento a otro. Podríamos pensar que, tanto misterio junto, es un mero artificio de marketing para avivar nuestras expectativas y, así, fecundar un éxito rotundo; pero la ciclópea inversión establecida nos hace conjeturar esto. Quizás tanta intriga se deba a problemas internos de la compañía, o a peripecias referentes a la programación. También podríamos pensar que se trata de una fianza ante una futura hipotética bancarrota, como pasó con Square. O, dados a deliberar, el juego no existe y es una invención de nuestro cerebro para salvaguardarnos de tanta remasterización. Quién sabe.


Contenido relacionado