Adaptar El Señor de los Anillos tiene grandes y costosos problemas

El Señor de los Anillos

Adaptar El Señor de los Anillos tiene grandes y costosos problemas

El proyecto sería uno de los más complejos de producir en los últimos años

Adaptar El Señor de los Anillos tiene grandes y costosos problemas
 

En la industria hay unas pocas franquicias que tengan el honor de poder acaparar la atención de todos los estudios, y la obra de Tolkien está entre ellas. Han pasado 3 años desde la última vez que los derechos de “El Señor de los Anillos” fueron explotados, y el interés por volver a sacar beneficios de ellos ha reflotado. Aunque hace pocas horas hemos podido saber que es Warner Bros. la principal competidora en esta carrera, con la llegada de Amazon al esquema se podrían sumar otras compañías del complicado mercado de vídeo bajo demanda. Jeff Bezos es un declarado fan del universo fantástico, y sus negociaciones para producir una serie de televisión han sido las primeras en conocerse, pero el proyecto estará mucho más disputado.

Warner Bros. está negociando una serie de El Señor de los Anillos

Los derechos de El Señor de los Anillos están divididos entre Warner Bros., la propia familia del escritor, y la editorial de los libros HarperCollins. Según revela ahora Deadline, el estudio que finalmente decida adaptar la obra a televisión, deberá desembolsar una cifra aproximada de entre 200 y 250 millones de dólares para poder controlar el producto y las decisiones clave del proyecto. Esto solo serviría para cubrir los costes en derechos, a los que posteriormente habría que añadir los de producción y promoción, situados en los 100-150 millones para una adaptación de fantasía de este tipo.

Aunque el proyecto es previsiblemente caro, su retorno podría multiplicarse fácilmente tras el estreno. Es por eso que a Amazon y Jeff Bezos también se le han unido HBO y Netflix. Sin embargo el coste que implica “Juego de Tronos” dejaría fuera de las favoritas a la primera, desembocando en un enfrentamiento abierto entre Amazon y Netflix, que tras haber hecho público su ambiciosa inversión en contenido propio para el 2018, buscaría un proyecto de grandes magnitudes como este. Tanto para una como para otra, los sacrificios para sacar adelante la adaptación serían calificados de locura por la industria.

A todos estos problemas, se añaden también las disputas de este último año entre Warner Bros. y los propietarios originales de los derechos de Tolkien. Y es que el estudio lleva un tiempo intentando hacerse con el control completo de “El Señor de los Anillos”.  El uso de su imagen para algunas máquinas recreativas, y especialmente la saga de videojuegos, empujó a la familia del escritor a poner una demanda el pasado verano, dibujando un marco legal muy complejo. Amazon o Netflix además tendrían que hacer frente al uso limitado de algunos personajes y elementos tras seis entregas y decenas de contratos distintos.

Es evidente que ni todos estos obstáculos impedirán que “El Señor de los Anillos” llegue a la televisión. El estudio que logre hacerse con el premio, tendrá por delante una producción igual o más complicada que la que sacó adelante Peter Jackson, pero si lo logra, le espera la gloria. Miles de fans de la Tierra Media llevan revolucionando las redes en las últimas horas, y eso es solo la punta del iceberg de lo que esconde un estreno tan esperado.


Contenido relacionado