Super Campeones 2018

Super Campeones 2018

El New Team logra su primera victoria en Super Campeones 2018

Roberto se prepara para pulir a sus jugadores

Super Campeones 2018
 

El último capítulo de “Super Campeones 2018” nos dejó con un Oliver Atom rebosante de victoria, en la misma medida que pudimos ver a un Benji Price verdaderamente irritado. La rivalidad (y amistad) de ambas estrellas comenzaba a forjarse de la mejor forma posible, pero antes de poder alcanzar un siguiente nivel en la misma serían necesarios muchos pasos para el New Team, el equipo en el que Oliver anotaría sus primeros goles oficiales. El capítulo tres de la serie, precisamente, nos deja con una ocasión magnífica para saborear el porvenir del jugador.

Comienza un nuevo día en la vida de Oliver pero lo hace siempre rodeado de un mismo concepto: el fútbol. Tras un breve vistazo a la habitación de nuestro joven protagonista, repleta esta de elementos futbolísticos centrados la mayor parte en la selección nacional brasileña (recordemos donde hasta hace poco Roberto era partícipe y estrella), gracias a su madre descubrimos que el futuro de Oliver estaba todavía más cerca del de Benji de lo que podíamos imaginar, pues en un principio iba a formar parte del San Francis. No obstante, tras la promesa tanto al mismo Benji como a Bruce, reconoce que no le queda más remedio que modificar sus planes iniciales.

Repentinamente, Roberto aparece en casa de Oliver para gran sorpresa de nuestro protagonista. Este, carta en mano, y tras previa introducción de la madre, da a conocer que se quedará a vivir en su casa a invitación del padre de Oliver. Al parecer, por un motivo que nos es todavía desconocido, Roberto necesita pasar un tiempo en Japón, algo que no cabe duda será tremendamente útil para Oliver. Como anécdota graciosa, la madre de Oliver, en una primera instancia, creyó que Roberto era un ladrón y consecuentemente le lanzó un cubo de agua. Nada extraño si tenemos en cuenta la combinación que llevaba de vestimenta, alcohol y el presentarse a las dos de la madrugada.

Una vez fuera de casa, Oliver se desplaza hacia el campo cuyos derechos de uso ganó dado el enfrentamiento con Benji. Roberto, por su parte, desaparece temporalmente con “algo de lo que encargarse”. Oliver se encuentra por primera vez con aquellos que serán sus compañeros en el New Team, los cuales siguen mostrando considerable incredulidad ante el hecho de que fuera realmente capaz de batir a Benji. Sin embargo, poco les durarán la dudas, pues con una pequeña muestra de la impresionante técnica que ha conseguido pateando el balón año tras año, Oliver se convierte en cuestión de segundos en la nueva esperanza del New Team.

Mediante un pequeño inciso, echamos un corto vistazo a la situación en la que se encuentra Benji. A pesar de que en teoría debería estar realizando cierto reposo dado el impacto que tuvo contra el poste en el desafío ante Oliver, su orgullo no le permite sentarse sin más. Por primera vez en mucho tiempo se reencontró con el amargo sabor de la derrota, y es consciente de que su largo período de éxito en el San Francis puede haber tenido un impacto negativo en su mentalidad. Es por ello que, sin importar qué ocurra, no descansará hasta conseguir lo necesario para derrotar a Oliver.

Volviendo a Oliver y su New Team, nos encontramos con estos realizando unos ejercicios de entrenamiento con los que empezar a conocerse mejor en el campo. No obstante, a mediados de la práctica aparecen unos desconocidos. Bruce, como capitán, es aquel que muestra mayor sorpresa, aunque termina identificando a estos como el club Nishigaoka. Los visitantes alegan que han sido invitados para disputar un partido, mientras que los locales no acaban de entender qué es lo que está ocurriendo. Para esclarecer la situación, Roberto realiza finalmente su aparición, y explica que el partido ha sido concertado por él mismo con la intención de ver de qué son capaces sus jugadores.

Antes de comenzar el encuentro, no obstante, deben llevarse a cabo ciertas discusiones acerca de tácticas y formalismos. Para comenzar, y a pesar de que Bruce siempre había hablado hasta el momento como capitán del New Team, esto era algo que todavía no se había decidido de manera oficial. Aun así, el resto de compañeros no se oponen demasiado (si bien un poco), pues se reconoce que la intensidad de Bruce en el campo es esencial para mantener al resto de jugadores enchufados. Por otra parte, Roberto admite no tener en mente ninguna estrategia, pues simplemente pretende observar el desempeño de los distintos miembros del equipo.

Con el partido ya comenzado, observamos cómo el Nishigaoka domina fácilmente las primeras acciones. La mediocridad del New Team se hace rápidamente patente y da motivos para entender cómo es posible una derrota por 30 goles a 0 (algo que nos cuentan antes de iniciar el enfrentamiento). Sin embargo, aparece una pequeña luz al final del túnel que recibe el nombre de Oliver, quien logra robar el balón al capitán del Nishigaoka. Para sorpresa de todos, Oliver, con el balón ya en sus pies, se pone a correr hacia su propia portería, y tras plantarse en el área da la vuelta para mirar fijamente a la portería rival. Con un tremendo disparo que perfectamente recuerda al que mandó a Benji desde la colina, Oliver logra marcar un increíble gol de campo a campo mediante el que comenzar a darle la vuelta a la tostada.

Si bien es cierto que Oliver cuenta con un increíble disparo, su valor en el campo trasciende de forma activa. Actúa como catalizador de juego y logra que todo a su alrededor funcione con una armonía de la que el New Team nunca antes había gozado, algo incluso reconocido por Benji, espectador de honor en este partido amistoso. Tal es la influencia de Oliver, que en una de las últimas acciones del encuentro logra conectar un maravilloso centro para su querido compañero Bruce, el cual remata de cabeza para anotar un muy buen gol. No obstante, esa acción no será interpretada como una más, pues es la prueba real de que junto a Oliver cualquier puede brillar en el campo, un hecho que servirá para que el New Team gane una confianza que jamás había tenido.

En último lugar, y tras una contudente victoria por 5-2 para el New Team, observamos a un Roberto satisfecho con lo que ha podido observar. Durante el partido ha tomado poco a poco notas sobre los distintos jugadores del equipo que deberá entrenar, y ya ha podido determinar las debilidades de todos y cada uno de los miembros del conjunto. A partir de aquí, dará comienzo su gran reto como entrenador en “Super Campeones 2018”: pulir los puntos débiles de unos jugadores que hasta el aterrizaje de Oliver cantaban la decena de goles en contra como una victoria.


Contenido relacionado