La cancelación de Las Mañanas de Cuatro es un ataque al derecho a la información

Y una censura a las luchas sociales de hoy en día

La cancelación de Las Mañanas de Cuatro es un ataque al derecho a la información
 

La Constitución Española recoge en su Título I, Sección 1ª y Artículo 20 el siguiente texto: “Se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. c) A la libertad de cátedra. d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades“. En cambio, ayer conocimos que Cuatro decidía cancelar su programa más icónico en cuanto a información se refiere.

Por su parte, la Ley 7/2010, conocida como Ley General de Comunicación Audiovisual, recoge lo siguiente en su Artículo 4: “Todas las personas tienen el derecho a que la comunicación audiovisual se preste a través de una pluralidad de medios, tanto públicos, comerciales como comunitarios que reflejen el pluralismo ideológico, político y cultural de la sociedad. Además, todas las personas tienen el derecho a que la comunicación audiovisual se preste a través de una diversidad de fuentes y de contenidos y a la existencia de diferentes ámbitos de cobertura, acordes con la organización territorial del Estado. Esta prestación plural debe asegurar una comunicación audiovisual cuya programación incluya distintos géneros y atienda a los diversos intereses de la sociedad, especialmente cuando se realice a través de prestadores de titularidad pública”.

La inexplicable cancelación de Las Mañanas de Cuatro

Tras estos dos textos introductorios, si has logrado permanecer en la lectura llega el punto clave: no entiendo, personalmente, la cancelación de “Las Mañanas de Cuatro“. Funciona en audiencia, es uno de los programas más comentados de la mañana y sirve como competencia a “Las Mañanas de La 1″, “Espejo Público”, “El Programa de Ana Rosa” y “Al Rojo Vivo”. En cambio, Mediaset ha decidido prescindir de un programa con doce años de legado a sus espaldas, que ha vivido muchos de los sucesos más terribles e impactantes sufridos en los últimos años (atentados, catástrofes, investiduras…) y que han informado desde todas las perspectivas.

La línea ideológica puede ser más o menos clara, pero su mesa siempre había cabida para representantes y periodistas de uno y otro lado. Se hablaba bien y mal tanto de un partido como de otro. Y junto a “Al Rojo Vivo“, ha sido uno de los principales motores de las dos nuevas fuerzas políticas que han nacido en los últimos años.

Pero el no querer hacer fija a la plantilla, algo que según algunos medios se realizaría en la siguiente renovación del formato, y la búsqueda de un horario más adecuado para “Mujeres y Hombres y Viceversa“, agonizando en las tardes de Cuatro, ha motivado que Mediaset meta su mano como grupo empresarial y diga adiós a todos los trabajadores y a todo el contenido que realizaban como servicio público (sí, una cadena privada haciendo más servicio público que nuestra televisión pública).

Y recordamos que tras el Mundial de Fútbol será sustituido por “Mujeres y Hombres y Viceversa”, un programa que, permitidme decir, no hace nada bueno por una de las luchas más fuertes que hay actualmente a nivel social: la del feminismo. Unas concursantes que muchas veces quedan supeditadas al hombre, o unos hombres que, simplemente eligen a su futura pareja en base a unos prejuicios físicos (y viceversa, mujeres que eligen a hombres por las mismas características).

Con esto llego a la conclusión de que se ha eliminado el derecho a la información en esta franja horaria para implantar un programa que fomenta el machismo y se aleja de la causa feminista e igualitaria. Como dice mucha gente que está al tanto de la cancelación, así va España. Un país en el que se está priorizando el entretenimiento tan solo por los resultados de audiencia (y ni eso, puesto que el formato de citas funciona peor que “Las Mañanas de Cuatro”).





Contenido relacionado