Crítica del episodio 3 de Mob Psycho 100 II: Una realidad difuminada

Las dudas vuelven con más fuerza que nunca a Shigeo

mob psycho 100 II
 

«Mob Psycho 100 II» lo ha vuelto a hacer. Después de una semana cuyo capítulo nos dejó claros tintes clásicos de acción y humor, el tercer episodio de la presente segunda temporada vuelve a dirgirnos por el sendero que dibujó el retorno de la misma: es la hora de Shigeo de conocerse a sí mismo. En este punto todos conocemos, incluido él mismo, al Shigeo capaz de hacer frente a cualquier dificultad paranormal del día a día. No obstante, todo el poder psíquico que exhibe el personaje se manifiesta de forma opuesta ante las situaciones más cotidianas, algo que poco a poco ha llevado a Shigeo a hacerse preguntas que nunca antes había contemplado.

El caso de esta semana es simple: bien y mal, vida y muerte. Tres clientes, de oscuras intenciones, ante tres espíritus cuya única intención reside en poder vivir en paz como una familia después de haber fallecido tristemente en un accidente. Los clientes, no obstante, desean que dichos espíritus desaparezcan, pues con su presencia no pueden hacerse fotos sin estar plenamente tranquilos. Reigen, al comienzo, es incapaz de apreciar todos los cambios que está experimentando Shigeo, lo que lleva a darle una orden clara y concisa: acaba con los espíritus. Sin embargo, el joven protagonista se halla repentinamente en una situación que nunca antes había vivido, e inevitablemente le empieza a reconcomer una duda moral: ¿está bien hacer desaparecer a unos espíritus únicamente por la complacencia del cliente? Pero sobre todo, y en especial dado que es lo que parece aterrorizar a Shigeo, ¿es inevitable convivir en un punto intermedio entre los dos universos sin tener que tomar una postura en favor de uno u otro?

Shigeo, con dudas comenzando a brotar

Reigen, pese a la superficilidad habitual de sus actos, acaba percatándose del proceso que está experimentando Shigeo. A pesar de que para la mayoría de personas los vivos sean los vivos, y los muertos simplemente los muertos, la realidad se difumina en una línea muy fina para Shigeo. Para él, el día a día está tan repleto de espíritus como de humanos, y lógicamente aquellos que hacen cosas malas deben ser consecuentemente castigados. Sin embargo, en esta ocasión el caso que se le presentaba era de eliminar a espíritus sin intenciones dañinas, lo que para cualquier otra persona sería el equivalente de herir a alguien por el simple deseo de un tercero. Shigeo, con toda lógica, se sitúa en un punto intermedio en el que comienza a cuestionarse hasta su propio alineamiento, y sobre la posibilidad de si en algún momento hará un uso negativo de sus capacidades. Aunque por el momento no parece hallar una conclusión, «Mob Psycho 100 II» vuelve a indagar en la progresión de Shigeo, una que a pesar de no mostrarse en el pasado segundo capítulo, ha vuelto con todavía más fuerza para el tercero.

La línea de pensamiento de Shigeo puede comprenderse si tenemos en cuenta el caso que nos presenta de forma inicial el tercer episodio, en el cual una mujer ‘invoca’ a Reigen y Shigeo para estudiar la posibilidad de que un espíritu la esté espiando. En última instancia, la historia concluye con un esper, igual que Shigeo, que sin embargo decide utilizar sus poderes para crear un cuerpo alternativo con el cual poder realizar acciones que no podría hacer de forma normal. Con toda seguridad, un caso que en situaciones dentro de lo común pasaría como uno más sirve en esta ocasión para sembrar la semilla de la duda. A su vez, en el punto de verse ‘atracado’ por dos adolescentes de mayor edad decide reprimir cualquier uso de sus habilidades para no causar un daño irreparable. No obstante, el resto de personas que deciden levantar la mano en su lugar le animan a lo contrario, a defenderse. Nuevamente, todo sigue apuntando a una misma dirección, y esa es la del desconocimiento de Shigeo como persona. Actualmente, Shigeo en relación a sus poderes sigue siendo como alguien que pudiera haber nacido con una extensión en forma de arma; al crecer junto a esta acaba descubriendo que hace daño, que es algo distinto a lo que las demás personas poseen, pero habiendo estado siempre tan cerca de la misma no acaba de conocer las implicaciones reales más que desde un ángulo exterior -pues lo inaudito pasa a verse en lo común-.

Los dos universos que forman el día a día de Shigeo

El avance del capítulo 4 de «Mob Psycho 100 II» nos permite apreciar lo que parece será el retorno de una acción que ha estado ausente en esta semana, aunque a su vez se ha visto perfectamente sustituida por un nuevo vistazo a la principal trama de la segunda temporada. Es posible que no cada capítulo de «Mob Psycho 100 II» nos vaya a dejar con una introspección de Shigeo y todas las motivaciones que parecen estar naciendo en su interior, y seguramente sea de agradecer así, pues el humor y los combates desenfrenados son, al fin y al cabo, un elemento esencial de la composición.