Análisis Dillon’s Dead-Heat Breakers

Nintendo 3DS
 

Hace algunos años los jugadores de Nintendo 3DS pudieron disfrutar de uno de esos juegos que buscando innovar, mezclaba dos géneros tan prolíficos y complicados como la acción y “tower defense”. El experimento llevado a cabo por Vanpool surtió efecto, teniendo un gran éxito dentro de la consola portátil de la centenaria compañía japonesa a pesar de tratase de una revisión

Os hablamos de Dillon Rolling Western, un título ambientado en un salvaje oeste distópico y protagonizado por un armadillo con características antropomórficas a la que se le atribuyó una personalidad que nos recuerda al mismísimo Clint Eastwood.

Ahora nos llega Dillon’s Dead-Heat Breakers, una especie de secuela de la primera entrega bastante continuista en los básico, pero en la que sin embargo sí que se han introducido alguna que otra novedad bastante interesante, lo que lo convierte en algo más que un juego descargable para la eShop.

Animaliza tu Mii

La fama adquirida por Dillon ha traspasado fronteras. El armadillo y su inseparable amigo siguen con sus hazañas cuando se encuentran con un nuevo personaje, nuestro Mii animalizado que podemos personalizar al comenzar la partida, y que se encuentra en problemas. A partir de aquí, comienza esta nueva aventura con unas características similares a lo que pudimos ver en el primero juego pero con alguna que otra novedad en lo jugable, y también en contenido.

El desarrollo del juego, por un lado, seguirá siendo el mismo más o menos, visitaremos lugares que reclaman nuestra ayuda a cambio de recaudar dinero, pero también recursos. Nos alojaremos en “Metropolis”, en un hotel donde Dillon convive con Topón y nuestro avatar Mii animalizado. Este es nuestro nuestro cuartel general, y uno de los lugares donde se desarrollará una de las partes centrales del juego en la que controlaremos nuestro avatar para realizar diferentes tareas como hablar con los habitantes, trabajar para conseguir dinero, comprar o contratar “mercenarios” para que nos ayuden en las batallas contra lo malvados invasores que están atacando las diferentes poblaciones y también será junto a Topón, los que lleven el hilo narrativo del juego; ya sabéis que Dillon no habla.

La segunda parte del juego está protagonizada por Dillon, y menos mal. Se trata de la parte en la que vuelca toda la jugabilidad y en la que, de algún modo, más énfasis han puesto en su desarrollo. Ambas partes jugables están interconectadas, pero sin duda esta es la más disfrutable de todas, pues tendremos por un lado la parte de acción y por otra la de “tower defense” muy interesante.

Las misiones tienen también dos partes, y se realizan de la siguiente manera: asignaremos algunos personajes Mii (animalizados) en las torres – las cuales tenemos que defender- repartidas por el mapa en cuestión. Estos personajes Mii, los podremos contratar en el “hall” del hotel de Metropolis, y los contrataremos por tan solo un servicio. Una vez terminada la partida, los Mii contratados mejorarán sus estadísticas jugables aunque solamente uno de ellos podremos seguir conservándolo en el hall para el futuro. En todo caso, seguirán apareciendo Mii continuamente y cada vez más caros y con mejores estadísticas.

Por otro lado, tendremos también la posibilidad de usar nuestro avatar Mii para la batalla, pudiendo moverlo gracias a panel táctil de la consola por todo el mapa. Finalmente, podemos también mejorar las estadísticas de los lugares a defender, usando materiales que previamente hayamos recogido, y que nos servirán conforme avancemos en el juego a hacernos la cosas más fáciles si sabemos elegir bien y asignarlos bien.

A partir de aquí, nos adentramos en la parte de acción del juego en la que controlamos a Dillon, que es tremendamente similar a Dillon Rolling Western, es decir usar el personaje para atacar a los enemigos antes que destruyan las torres gracias a las capacidad de nuestro protagonista de rodar como si de un bólido de combate se tratase, además de hacer algunos combos.

Ambas partes jugables están tremenda y excelentemente interconectadas, por lo que no debemos descuidar una ni la otra. El título tiene un sorprendente equilibrio jugable, y un ajustado nivel de entretenimiento.

Más que un juego para la eShop

El nombre de Dillon Rolling Western puede que frene a mucho posibles compradores por el hecho de tratarse originalmente de un juego creado para el mercado digital; sin embargo no es el caso de “Dead-heat Breakers”, pues tiene una gran mejora en todos sus aspectos perdiendo esa “etiqueta” que algunos le pueden haber colgado inicialmente.

Uno de ellos es el aspecto gráfico bastante bueno, con mejores animaciones con respecto al original, lo que se traduce en una sensación jugable muy mejorada. También notamos una mejora en los escenarios que no los notamos tan vacíos como en el título original, una mejora en la paleta de colores y en los modelados de los personajes.

Finalmente, nos gustaría destacar la banda sonora y el aspecto sonoro, muy por encima de lo esperado. De hecho, nos parece bastante buena tanto la BSO, como las mezclas usadas durante las batallas.
Un juego interesante, pero que arrastra los mismos problemas.

Dillon’s Dead-Heat Breakers en un título de un rango superior si lo comparamos con sus otras entregas destinadas, enteramente, a la distribución digital. En esta ocasión, Vanpool se han aventurado a lanzar un título de mayor calibre, con una aspecto gráfico y sonoro bastante bueno, que llegará en formato digital y físico y con traducido a nuestro idioma patrio. Sin embargo, volvemos a encontrar el gran fallo de la saga, y es que a pesar de que su primera entrega era muy corta, su jugabilidad se hacía finalmente excesivamente monótona; algo que no han corregido en este juego de duración mayor y que se intenta enmascarar con los minijuegos que realizamos en la parte que controlamos a nuestro Mii animalizado.

¿Vale la pena este juego? Si te gustaron las anteriores entregas, seguramente este nuevo “Dillon” te gustará, pues ofrece más de lo mismo a un nivel superior. Si eres un amante de los “tower defense” y te apetece innovar en el género sabiendo lo que ofrece este título, puede que merezca la pena para ti. No obstante, os corresponde a vosotros decidir si es vuestro juego.


Positivo

  • Una mejora gráfica bastante grande
  • Novedades jugables que alargan la experiencia jugable
  • El humor del juego está bastante conseguido y es gracioso
  • Los minijuegos son bastante entretenidos

Negativo

  • La jugabilidad sigue siendo monótona y tiende a aburrir
6

Jugable

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.