Análisis Matterfall

PlayStation 4
 

La humanidad corre un grave peligro y su supervivencia depende de una persona, Avalon Darrow, bienvenidos a Matterfall. Housemarque Sony nos presentan un nuevo título exclusivo de PlayStation 4 con el que vuelven a poner a la orden del día el estilo de juego retro propio de las recreativas que veíamos hace ya unos cuantos años.

Con una contextualización no mucho mayor a la expuesta en la primera frase de este análisis, Matterfall nos lanza a jugar sus futuristas niveles con una mecánica de scroll lateral en 2D. Una propuesta sencilla y clásica, lo que puede puede provocar que muchos piensen que el título no tiene cabida en el mundo de los videojuegos actual, pero, ¿qué nos tiene que ofrecer Matterfall?

Matterfall

El futuro de la humanidad depende de ti

Como decíamos, Matterfall no pretende engañar a nadie y su propuesta es muy sencilla. Con una trama completamente accesoria, la clave del título está en la locura que supone cada nivel. Recordemos que el juego esta desarrollado por Housemarque, un estudio conocido por la realización de entregas tan frenéticas e intensas como Resogun, y este juego conserva gran parte de la esencia de la desarrolladora.

En el título encontraremos un total de tres localizaciones y cada una contará con tres niveles y un jefe final. La primera estancia llamada “Ciudad Fortuna”, nos situará en el contexto de una gran metrópoli, en “Hidroponía” estaremos en una parte rural repleta de granjas y por último en “Minas de Materia” nos encontraremos en los lugares en los cuales es creada la materia que queremos eliminar. Estos serán los tres “mundos” que veremos en Matterfall, cada uno de ellos con una contextualización diferentes pero con unas mecánicas de juego y unos enemigos casi idénticos. Además, se echa en falta más niveles y localizaciones que aumenten la experiencia jugable lejos de los marcadores online

Matterfall

El juego cuenta con la opción de configurar la dificultad al gusto del jugadores. Hay hasta tres niveles de dificultad por donde elegir, novato, mercenario y veterano. El mapeado propio de los niveles se mantiene intacto, pero lo que si que varía es la cantidad de vida con la que cuentan los usuarios. En novato jugaremos con 5 vidas, en mercenario con 4 y en veterano con 2, además a más dificultad menos curaciones encontraremos y más poderosos serán los enemigos.

Este aspecto es uno de los puntos fuertes de Matterfall. En general, los niveles nos ponen en aprietos en cualquier nivel de dificultad, pero en veterano descubriremos un juego muy diferente donde el frenetismo tiene que dar paso a la calma. Los jugadores tendrán que pensar fríamente sus acciones y movimientos para no morir constantemente y conseguir superar los diferentes checkpoints.

La locura y el frenetismo están por encima de todo

Matterfall

Si de algo hay que hablar en un análisis de Matterfall es de sus mecánicas y sus controles. Comencemos por el primer aspecto mencionado. Lamentablemente este juego no trae ninguna mecánica innovadora en lo que a los juegos de scroll lateral en 2D se refiere.

Los usuarios podrán usar su arma principal, un rayo de energía, la carga de choque y las diferentes armas especiales. Con estas letales herramientas tendrán que superar a los enemigos que les vayan apareciendo en el camino, teniendo en cuenta también los aspectos de juego plataformas con los que cuenta el título. Esa es toda la jugabilidad de Matterfall. Su gran novedad es una zona antigravedad que a pesar de dar algo de frescura al juego, sigue siendo repetitiva ya que la esencia sigue siendo la misma que en las zonas normales del nivel.

Si hablamos de jugabilidad tenemos que dar un toque de atención a Housemarque ya que a pesar de conseguir una gran combinación entre los disparos, la destrucción y la acción de un plataformas, el juego no viene a traer nada nuevo a un género ya explotado desde hace más de 20 años.

Matterfall

A pesar de esto, como estamos diciendo la experiencia jugable de Matterfall es buena y divertida, pero su falta de novedades hacen que nos hayamos quedado con un sabor agridulce. A pesar de la diversión y la locura, se echa en falta un aspecto novedoso que haga que el título de un salto de calidad.

Otro de los aspectos importantes del juego será el rescate de los supervivientes. En los diferentes niveles encontraremos escondidos a humanos que esperan ser salvados. Además de funcionar como coleccionables, estos humanos nos darán recompensas en forma de armas especiales o diferentes mejoras, algo que sin duda será crucial para nuestro progreso dentro del juego.

Dejando de lado la jugabilidad en los niveles normales del  título, comencemos a hablar sobre los jefes finales de Matterfall, eso sí, poco hay que añadir ya que nos encontramos el mismo problema. A pesar de ser divertidos y de ser los niveles más frenéticos del juego, ninguno de los tres propone una mecánica de combate novedosa, aunque a su favor hay que decir que los tres enfrentamientos son muy diferentes entre sí.

Matterfall

Tras repasar los aspectos más importantes sobre la mecánica y jugabilidad del título, nos gustaría dar algunos detalles en cuanto a los controles. En este caso toca felicitar a la desarrolladora ya que han superado con creces la difícil misión que tenían. En Matterfall no podemos parar quietos ni un segundo y es que estamos obligados continuamente a disparar y protegernos como en un shooter y a saltar como en un plataformas. Todo ello provoca que para que el jugador se sienta cómodo y pueda realizar todos los movimientos necesarios, se necesite un buen sistema de controles y Housemarque lo ha conseguido.

Los botones R1, R2, L1 Y L2, pasarán a ser nuestros mejores amigos durante nuestra aventura futurista y es que casi con tan solo cuatro botones podemos superar sin ningún problema y con total movilidad las diferentes dificultades de Matterfall.

El estilo retro vuelve de la forma más futurista

Matterfall

Matterfall es un juego retro y eso no hay que olvidarlo. Nos sitúa en unas mecánicas que llevamos viendo muchos años en el mundo de los videojuegos y que el único objetivo que tienen es divertir al usuario a través de retarle a superar los niveles con la mejor puntuación.

La clasificación online es uno de los aspectos importantes del título y es que como si de una máquina recreativa se tratase, acabaremos picados y enfrentados con los otros jugadores por ver quien es el usuario más habilidoso.

Matterfall está claramente destinado para aquellos jugadores que ya llevan unos cuantos años en este mundo y quieren volver a experimentar aquello que vivieron hace mucho tiempo cuando daban sus primeros pasos en la industria. Es por ello por lo que quizá se deba la falta de innovación en la jugabilidad, algo que no será un impedimento para que los más mayores del mundillo lo pasen en grande y tengan grandes recuerdos con Matterfall.

Matterfall

Para aquellas personas que no estén tan familiarizadas con este tipo de títulos, esta entrega también es una buena oportunidad para disfrutar de un juego diferente a lo que hay hoy en día en el mercado, sobre todo si tenemos en cuenta su precio (20 euros).

Como conclusión se puede decir que Matterfall es una buena vuelta del estilo retro y arcade, pero que peca de poco innovador al no traer ninguna novedad que refresque un modo de juego y unas mecánicas que ya tantas veces se han visto en la industria.


Positivo

  • Una dificultad que nos hará sudar y nos mantendrá enganchados
  • Comodidad total con el sistema de controles
  • Perfecta combinación entre un shooter y un juego plataformas
  • Precio más que aceptable

Negativo

  • Poca innovación en un género ya muy visto
  • Escasez de contenido que provoca una experiencia demasiado corta
  • Mecánicas muy parecidas y repetitivas en todos los niveles
  • El modo antigravedad no consiga dar ese punto refrescante que se necesitaba
6

Jugable

Política de puntuación

Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III. Amante de los videojuegos y del Baloncesto. Proyecto de periodista.