Análisis NASCAR Heat 2

PC PlayStation 4 Xbox One
 

El año 2017 será recordado como un buen año para los amantes de los simuladores de conducción. Con el reciente Project Cars 2;  Forza 7 y GT Sports en el horizonte, el género goza de una salud envidiable. Pero hoy nos apartamos un poco de estos títulos, más orientados al público general, para analizar una propuesta un poco diferente. Nos encontramos ante NASCAR Heat 2, título desarrollado por Monster Games que, como su propio nombre indica, nos permitirá adentrarnos en la modalidad automovilística por antonomasia en los Estados Unidos, la NASCAR. Y es que al otro lado del charco tienen una visión un poco diferente a la nuestra en lo que a automovilismo se refiere, ya que mientras en Europa la competición que más triunfa es la Formula 1 (llamada carreras europeas por los americanos), en Estados Unidos se decantan más por otras competiciones como la Indy Car o la citada NASCAR. Competiciones que se desarrollan en su gran mayoría en circuitos ovales y no en circuitos ruteros, y cuyo desarrollo dista bastante de a lo que estamos acostumbrados por estos lares. Por lo tanto nos encontramos también con un juego que, pese a pertenecer al género de conducción, nos ofrece una experiencia distinta al resto de títulos de coches.

Licencia oficial de la NASCAR

En NASCAR Heat 2 contaremos con la licencia oficial de la NASCAR, lo que es todo un aliciente para aquellos fánaticos de esta competición y que dota de un realismo extra al ambiente que podemos vivir en el título. Podemos competir en tres categorías como son la Camping World Truck Series, la Xfinity series y la categoría principal de esta competición, la Monster Energy NASCAR Cup Series. Cada una de estas categorías cuenta con sus pilotos y vehículos oficiales lo que nos deja una gran plantilla a seleccionar.

En lo que respecta a los circuitos también contamos con una selección muy amplía en la que predominan, como es lógico, los circuitos ovales, teniendo como principal exponente las pruebas de Daytona o Indianapolis. Aunque cabe mencionar que también hay un pequeño hueco para otro tipo de pistas ya que se incluyen algunos circuitos ruteros, y un óvalo  con superficie de tierra. Tenemos que decir, eso sí, que en los circuitos ruteros la jugabilidad se nos antoja algo tosca ya que se nota que las físicas de los vehículos están pensadas para funcionar en óvalos en los que siempre giramos a izquierdas y en circuitos con curvas de todo tipo será bastante complicado manejar estos pesados coches hasta que le cojamos el puntillo.

En cuanto a los vehículos contamos con los coches oficiales de cada una de las categoría que trae el juego. Contamos pues con los vehículos de las marcas Toyota, Chevrolet y Ford, decorados fielmente con los típicos patrocinadores tan característicos de esta competición. También podremos, si nos apetece, crear nosotros un vehículo a medida pudiendo elegir la marca del mismo, pintarlo del color que queramos y colocarle los patrocinadores y el dorsal que prefiramos.

El modo Carrera, la modalidad central del título

En cuanto a modos de juegos cabe destacar que tenemos todo lo que cabe esperar de este tipo de juegos. Podremos hacer carreras rápidas configurando los parámetros de las mismas como más nos guste. Desde el numero de vueltas, pasando por el nivel de dificultad, hasta el tipo de carrera y tipo de clasificación que queramos. Podemos hacer que las carreras se disputen en una única tanda o que se desarrollen en tres sesiones diferentes, mientras que la clasificación también la podremos configurar a una vuelta o hacerla completa. Por último también podemos configurar las reglas de las careras configurando las banderas que se mostraran en el desarrollo de estas. Este modo también se puede jugar a dos jugadores a pantalla partida, algo que resulta de agradecer ya que es una funcionalidad que se está perdiendo en los juegos actuales.

En un título de conducción no puede falta un modo campeonato y este Nascar Heat 2 no iba a ser una excepción. Podremos configurar la duración de la temporada de cada categoría o elegir si simplemente queremos participar en los Playoff finales de la misma. Aunque bien es cierto que la profundidad de la misma se antoja algo corta, algo que veremos más adelante también con el modo carrera. También existe un pequeño modo desafío en el que tendremos que hacer frente a pequeñas pruebas que nos presentan un reto concreto, como por ejemplo ganar una carrera en la que vamos segundos a falta de tres vueltas.

El modo estrella del juego es el modo carrera en el que tendremos que crear un personaje e ir haciéndonos un nombre dentro del mundillo. Comenzaremos sin equipo en el que correr y solamente podremos participar en las pruebas en las que se nos ofrezca un puesto por parte de alguna escudería para correr esa carrera en concreto. A medida que lo hagamos bien en las oportunidades que nos ofrezcan, habrá equipos que estén interesados en hacerse con nuestros servicios a tiempo completo en la temporada siguiente. Comenzaremos en la categoría de Trucks y cuando consigamos un puesto fijo en esta categoría podremos también participar en carreras de la categoría superior, la Xfinity Series siempre que los equipos nos ofrezcan un asiento. Esta será la forma de progresar hasta conseguir un puesto en la categoría reina, y ganar el título de la Monter Energy Series. Una característica interesante de este modo es el nivel de afinidad que tenemos con el resto de pilotos de la parrilla de la categoría en la que estemos compitiendo. Este nivel se basará en nuestra limpieza durante las carreras, ya que en este tipo de carreras se es bastante más permisivo con los toques y es bastante común ver como los coches son muy agresivos y se producen empujones en las carreras. Pues en función de lo limpios que seamos o no, cada rival tendrá un nivel de afinidad con nosotros y este repercutirá en su nivel de agresividad cuando nos encontremos con ellos en carrera. Más allá de todo esto hay que comentar que, como anticipamos anteriormente, este modo se antoja bastante poco profundo ya que realmente no tendremos que tomar casi ningún tipo de decisión durante nuestra carrera, siendo la única importante el equipo por el que ficharemos al acabar una temporada. El resto del modo es totalmente guiado y únicamente se basa en ir haciendo las carreras y viendo como van pasando las semanas. Un poco más de gestión habría encajado bien a nuestro parecer ya que al final se nos puede hacer un poco repetitivo. Para darle un poco de dinamismo en alguna ocasión vamos viendo vídeos de los pilotos reales, grabados para el juego, en los que nos comentan algo acerca de nuestras actuaciones, aunque es insuficiente.

Por último tenemos el modo multijugador y no tenemos muy buenas noticias al respecto. El juego nos permite hacer carreras online, de hasta 40 pilotos, con otros jugadores. El problema radica en que, al menos en las horas a las que nostros hemos podido probarlo, el número de jugadores conectados es muy reducido. Si a esto le sumamos que está estructurado en lobbies nos encontramos que cada carrera tiene muy pocos pilotos conectados y la experiencia de juego resulta bastante poco satisfactoria. Una vez en las carreras es cierto que el juego funciona relativamente bien y las carreras son divertidas pero creemos que el hecho de tener pocos jugadores y estos estar dispersos en diferentes lobbies hace que este modo pierda enteros.

Las carreras más emocionantes

En el apartado puramente jugable, encontramos en NASCAR Heat 2 un título que cumple bastante bien con lo que promete y que ofrece una experiencia bastante sólida. Como os comentábamos al inicio de este análisis en la NASCAR se corre principalmente en circuitos ovales y eso se nota especialmente en la jugabilidad de este título, y se nota para bien. En los juegos de conducción con circuitos regulares, la jugabilidad está basada en trazar las distintas curvas del circuitos de manera correcta, apurando las frenadas para conseguir los mejores tiempos. En este caso las carreras se centran sobre todo en mantener la velocidad punta en las pocas curvas que tienen los óvalos en los que corremos. Para ello podremos valernos de muchas trazadas diferentes y veremos como muchos rivales trazan las curvas de manera distinta, pero con buenos resultados. Pese a lo que pueda parecer, cada circuito se siente diferente al anterior y aunque todos se parezcan entre sí, tendremos que aprendérnoslos bien para saber como trazar sus curvas perdiendo poca velocidad. Destacar también que las carreras tienen muchísimos coches y el espacio es bastante reducido al principio de las carreras lo que hace estos arranques muy emocionantes.

El control del juego responde bastante bien, y tenemos que decir que la experiencia al jugarlo con mando es satisfactoria. Los coches responden bien y las físicas también están bien logradas recreando la sensación de inercia que generan los curvones de los circuitos a tan alta velocidad de una manera bastante fidedigna. Tenemos dos tipos de configuraciones en lo que a ayudas en la conducción se refiere: con o sin ayuda de estabilidad. Con las ayudas será más fácil tomar las curvas y la sensación de inercia hacia fuera no será tan grande mientras que con la segunda tendremos que estar muy finos a la hora de entrar en las curvas si no queremos irnos contra el muro o tener que tocar el freno, cosa que haremos muy poco en este título ya que nos hará perder mucho tiempo. También podemos seleccionar,como es lógico, si queremos que la transmisión sea manual o automática.

Otro apartado importante siempre en un juego de carreras a nivel jugable es el apartado de la dificultad y de lo competitiva que es la máquina en las carreras. En este aspecto solamente podemos decir que está muy bien balanceado y que en las dificultades más altas las carreras serán tremendamente emocionantes, ya que la IA de los rivales nos lo pondrá muy difícil y no será nada fácil superarla. Eso sí, en alguna ocasión se comporta de forma demasiado agresiva y puede que nos obligue a tirar alguna carrera que otra con algún toque inoportuno. En definitiva, estamos ante un título divertido y que en el que las carreras son muy emocionantes.

Apartado técnico un tanto arcaico

Todos conocemos que los juegos de carreras suelen ser aquellos que más partido sacan a los sistemas a nivel técnico, y son juegos que se suelen ver especialmente bien. En este caso nos toca decir que, aunque el título cumple, sí que creemos que el apartado gráfico está un poco desfasado. Como os decimos cumple, pero algunos detalles como la fluidez cuando hay muchos coches en pantalla; el poco detalle que vemos en el público; la ausencia de ciclos climáticos o de día-noche o lo vacíos que se sienten los boxes, en los que solamente veremos los operarios de nuestro equipo, empañan la experiencia a nivel visual. Esto sumado a unas texturas mejorables hacen que este título se vea peor que sus competidores. Algo que, por otro lado, es completamente normal tratándose de una producción más modesta.

En el apartado sonoro el juego también cumple aunque con algunas carencias. La banda sonora acompaña bien al juego y los efectos de sonido de los vehículos están bien logrados. La pega es que el sonido de los coches es exactamente el mismo tanto en las cámaras interiores como exteriores, algo que a nuestro modo de ver le resta bastante realismo en este aspecto. Comentar también que las órdenes de equipo por radio están bien recreadas. Aunque eso sí, estas están en completo inglés, como todo el juego que llega sin traducir, aunque en este caso no creemos que afecte demasiado a la experiencia este aspecto.

Conclusiones Finales

NASCAR Heat 2 ofrece una experiencia distinta a aquellos que quieran disfrutar de las carreras desde un punto de vista diferente,con un enfoque más americano, y lo hace dejándonos un sabor agridulce. Cierto es que las carreras son divertidas y emocionantes, en parte gracias al buen trabajo que se ha puesto en la IA de los rivales. El control es bueno y la jugabilidad en general cumple bastante bien. Lo negativo lo encontramos en la poca profundidad que tienen algunos modos de juego, como el modo carrera, en el que nos gustaría un poco más de gestión y no que simplemente se redujese a hacer una carrera detrás de otra. Esto sumado a un apartado técnico mejorable hacen de NASCAR Heat 2 un título que, aunque sí es recomendable, nos deja con una sensación de que se podría haber conseguido una experiencia más redonda. Aún así resulta ser un título de conducción disfrutable y que hará las delicias de todos aquellos fans de esta peculiar competición automovilística.

 


Positivo

  • Licencia oficial de la NASCAR, incluyendo tres categoría diferentes
  • La IA de los rivales está a un muy buen nivel
  • Jugabilidad divertida con carreras muy emocionantes
  • Inclusión de multijugador a pantalla partida

Negativo

  • Apartado técnico algo desfasado
  • Poca profundidad en los modos Carrera y Campeonato
  • Multijugador online poco aprovechado
7

Bueno

Política de puntuación