Análisis No Man´s Sky NEXT

PC Xbox One
Hasta 50% descuento en G2A
 

Tras la reciente actualización llamada NEXT, No Man´s Sky ha vuelto a estar en boca de todos, y no es para menos. Con la adición de una suerte de cooperativo, y una reestructuración general del juego, esta expansión trata de captar a todos esos jugadores que estuvieron interesados en un principio, pero lo dejaron correr por la cantidad de críticas que la obra de Murray acumuló en su estreno. No faltos de razón, la comunidad se sintió engañada por las promesas incumplidas, pese a que no era un mal juego tal y como podéis leer en nuestro análisis inicial en sí. No obstante, Hello Games, lejos de coger el dinero y huir, se han dedicado a mejorar constantemente su trabajo, añadiendo, desde su lanzamiento, una serie de grandes actualizaciones que lo acercaban cada vez más a ser el videojuego que la gente quería.

NEXT, pretendiendo ser el renacer de No Man´s Sky, le da un lavado de cara a muchas mecánicas del juego, al acabado gráfico y por supuesto, te promete la capacidad de jugar en cooperativo. En esta ocasión nos encontramos ante el estreno de la obra en Xbox One donde hemos podido elaborar un análisis sobre esta remozada versión que podéis leer a continuación.

Despertares

Abandonado y sin recuerdos, nuestra aventura comienza en un planeta cualquiera junto a una nave espacial unipersonal en bastantes malas condiciones. Haciendo las veces de tutorial, nuestras primeras tareas serán arreglar los motores para salir de ahí y a partir de eso, el universo será todo el escenario del juego. Sí que es cierto que las primeras misiones, sin estar obligado a cumplimentarlas, son del todo recomendables ya que el juego se apoya en ellas para enseñarnos superficialmente todas las mecánicas básicas. Recolección, modificación, construcción, reparación…son algunas de las posibilidades que se nos presentan sin apenas darnos cuenta.

A partir de aquí, nuestra es la decisión de seguir la historia principal, dedicarnos a farmear recursos para alimentar nuestro Diógenes particular, o simplemente andar por ahí poniendo nombre a todo lo que vayamos descubriendo.

Exploración, viajes espaciales y farmeo

Como ya dijimos en el primer análisis, quizá el punto más fuerte del juego sea la exploración. Con tantísimas estrellas, con sus respectivos planetas, y formas de vida, andar saltando de un sitio hacia otro es de lo más divertido que podemos hacer, si es la curiosidad una de nuestras cualidades. Planetas desiertos, radioactivos, paradisíacos…hay de todo, con su flora y fauna autóctonas, esperando a que les demos un repaso con el escáner y, en caso de que nadie los haya visto antes, renombrarlos y registrarlos para todo el mundo.

Sin funcionar especialmente bien (desde que registras un nombre hasta que otro lo puede ver, pueden pasar hasta un par de días) resulta de lo más estimulante que un amigo tuyo vaya a ese planeta y te diga, “¡Anda, un Pecador de la Pradera salvaje!” cuando trata de fichar a ese canguro espacial al que tu habías visto antes. Toda esta exploración está apoyada en tres pilares que sustentan toda la base de la experiencia jugable: La recolección de recursos e interacción con el entorno vía la multiherramienta, tu nave, y tu supervivencia.

  • La multiherramienta, una especie de fusil para ingenieros con diferentes funciones, nos permite desde extraer recursos y minerales o modificar el terreno, hasta disparar a los animales o los siempre molestos centinelas. Es sin dudarlo una de las mejores ideas del juego y, gracias al aparejo podremos explotar el juego en su totalidad; vender los recursos que consigamos, crearnos un arma mortal mediante expansiones…va a ser una constante durante nuestra epopeya.
  • Otra forma de interactuar con el entorno, es mediante nuestra supervivencia. Y es que, no todos los planteas son amigables. De hecho, son los menos, y normalmente al aterrizar en alguno, tendremos que combatir alguna adversidad, como temperaturas extremas o tormentas mortales. Sin llegar a tener que ingerir alimentos, habrá que preocuparse del oxígeno que le resta al traje, protección contra la climatología, e incluso fugas de radiación que pueden incluso acabar con nosotros. Por poner un ejemplo, una buena forma de garantizar nuestra supervivencia es el levantamiento de bases que, simple pero muy bien implementada, funciona estupendamente (excepto en cooperativo) y su construcción mediante el modificador de terreno y módulos prefabricados, promete un abanico de opciones a la altura.
  • Ahora bien, el tema de la nave espacial, es otra cosa. Si andas detrás de un pilotaje depurado, interesante y meritorio, no es este el videojuego que buscas. Aquí, por alguna razón el diseño del videojuego comienza una lucha consigo mismo que no alcanzo a comprender. Más que como una mecánica, el juego trata la exploración y la curiosidad como un producto, cuyo coste es tu nave. Comenzando por el pilotaje, la extremada sencillez de volar resulta chocante teniendo en cuenta la cantidad de factores que podrían afectar a nuestro vuelo como la atmósfera, gravedad, inercias, obstáculos, etc. Disfrazado de casualización para resultar accesible, lastra la experiencia de volar para dejarla en un mero trámite.

Pero eso sí, tienes que llenarle el depósito y esto convierte los paseos interespaciales en una actividad lúdica con un coste demasiado alto. Me explico: La nave actualmente consume tres tipos de combustible para tres acciones muy concretas: Despegar, viajar, y hacer hipersaltos entre sistemas solares. Puede parecer una bobada menor, y un motivo más para el farmeo (que también) pero hay que tener en cuenta que nuestro inventario está limitado por celdas, por lo que sufriremos las consecuencias de tantos tipos de combustibles.

Si bien es ampliable, tendremos ocupadas generalmente, tres ranuras para los tres combustibles (como poco). Esto significa que podremos cargar menos materiales al mismo tiempo, y que la alerta de inventario completo saltara continuamente. Lejos de ser un mal menor, al principio de la aventura no hace más que entorpecer nuestro avance. Rizando el rizo, que la nave utilice un combustible concreto para despegar, hace que, en pos de ahorrar recursos, uno trate de mover la nave lo mínimo, cosa que choca frontalmente con una filosofía de aventura y descubrimiento. Simplemente es una decisión de diseño cuya única explicación reside en acomplejar sistemas para meter con calzador profundidad al viaje espacial, complejidad que debería haberse enfocado en el propio pilotaje.

El mapa, santo grial de todo aventurero, tampoco mejora la situación. Para empezar, no podemos acceder al mismo si no estamos subidos en la nave y fuera de la atmósfera planetaria; planear los viajes en tierra para ahorrar el combustible de despegue (¿entendéis lo absurdo de la situación?) es cosa de otros. Aun así, y en el caso de que ya esté claro que nuestro destino sea otra estrella, nos vamos a encontrar con el último obstáculo, la comprensión y la navegación por la carta estelar. Lejos de ser intuitiva, es extraña y confusa, y para cuando nos hagamos a ella veremos que su utilidad queda relegada a los saltos entre sistemas solares.

El siempre agradable, pero disfuncional multijugador

Si por algo saca pecho la actualización NEXT es por el multijugador. El reclamo definitivo para los jugadores más sociales puede ser el factor determinante para que se realice o no, una compra. ¿Pero al final, en qué ha quedado la cosa? Pues ciertamente una de cal, y otra de arena.

Empezando por lo más importante, tenemos un cambio de sensaciones. Originalmente, cuando uno jugaba a No Man´s Sky, predominaba un sentimiento de soledad, auto descubrimiento, introspección; casi se le podía llamar un juego intimista. Sin ser lo que se promocionó en un principio, lo cierto es que como tal se ganó a cierto sector de jugadores solitarios que lo disfrutó como lo que era. Plan de relax en casa, tomándote algo mientras recorrías la galaxia simplemente funcionaba.

Pero ahora esto ha cambiado de forma radical; con la inclusión de la tercera persona y el juego cooperativo (si queremos, que el juego no obliga a nadie), todo es igual pero diferente. Que diferente no significa malo; es mucho más divertido hacer todo en compañía. Desde recolectar recursos, a cazar piratas, todo se disfruta más con tus mejores amigos cerca, y si, para los dubitativos, estamos ante un multijugador real, y no aquellas bolitas de colores que había antes.

Pero amigos, el universo está repleto de cosas inexplicables, y entre ellas están ciertos elementos del propio cooperativo de NEXT. Funcionando mediante instancias, para jugar con un amigo hay que, o bien unirse a su sesión, o que este se una a la nuestra. Lejos de, como podríamos pensar, ser una cosa sin importancia, resulta algo que afecta muchísimo a la experiencia final. Sin entrar en detalle, hay que destacar ciertos puntos muy concretos:

  • Siempre tiene que haber un anfitrión de la sesión de juego: Creando instancias de hasta 16 jugadores, No Man´s Sky no es, ni pretende ser un MMO. Esto, sin ser algo negativo en sí, tiene unos efectos a nivel jugable que pueden molestar a más de uno. Si tu dejaste de jugar en, digamos la Tierra, y te conectas a la sesión de un amigo que actualmente se encuentra en otro sistema solar, aparecerás directamente en ese sistema, lejos de todo lo que estabas haciendo la última vez, pero eso sí, cerca de tu compañero. Esto puede resultar útil si lo que se quiere es hacer cosas juntos, pero, ¿y si antes de ir a hacer esa misión cooperativa quieres darle un último retoque a tu casa? Pues o te conectas en solitario en una sesión propia, o te toca gastar combustible para volver a tu sistema solar.
  • La construcción de bases con amigos: El establecimiento de una base para todos los amiguetes es algo que siempre es divertido hacer. Construir entre todos un castillo, una fortaleza, un laboratorio…es de esas cosas que hacen grandes a un videojuego, pero por alguna razón, aquí es ridículamente difícil y sin sentido. En resumidas cuentas, para construir una base en el juego, necesitas un ordenador que la establece como de tu propiedad. Esto es así de la forma más literal posible. El jugador que ponga el ordenador, en este caso el anfitrión de la partida, será el propietario indiscutible de la misma, y los compañeros conectados a ésta serán siempre simples invitados. Estos, tienen unos derechos respecto a la construcción limitada; únicamente podrán construir. Ni ser copropietarios, ni cambiar el nombre, ni modificar cosas que ya estén puestas…nada de nada, esto es un derecho únicamente reservado al dueño del ordenador de base. Esto no sería tan grave si no fuese por un último factor clave: en cuanto el host se desconecte, los invitados verán sus derechos de construcción revocados, y no podrán construir en esa misma base hasta que el dueño original se conecte. Esto es un sinsentido incomprensible ya que, en el caso de querer dedicarnos a hacer estas construcciones, el juego nos obliga a coincidir siempre con el dueño original, limitando por mucho nuestra libertad de acción, al menos la cooperativa.
  • Un sistema solar no es lo suficientemente grande para dos cargueros: A partir de cierto momento del juego, puedes tener en propiedad un carguero; una mega nave, con tripulación, espacio para almacenar de todo (incluso naves unipersonales) y capacidad de ser enviada a cumplimentar misiones por su cuenta. Sin duda, es algo genial del juego, y luce muchísimo llegar a tu fragata espacial, rodeada de su séquito y sintiéndote el rey del bacalao. Y claro, todos sabemos que rey sólo puede haber uno, así que, because magic, el juego no deja que haya cargueros de más de un jugador en un mismo sistema solar. Vuelta a entorpecer porque sí los viajes espaciales.
Y estos no eran los únicos problemas del juego

Si bien ningún videojuego se libra de bugs, alguna caída de framerate, y cosas así, en el caso de mundos abiertos, la depuración de los mismos es una tarea titánica, así que en un universo procedural ya ni hablamos. Para más inri, la brutal modificación de muchas bases del juego en NEXT ha provocado un aluvión de problemas nuevos. Esto, en resumidas cuentas, significa que, los cuelgues, gliches de terreno, cámaras bloqueadas y demás problemas tipo, son terriblemente frecuentes a día de hoy. No pudiendo clasificarse como injugable, puede ser muy incómodo y frustrante ver como se cuelga tu partida, y ver que el último guardado había sido hace 40 minutos (esto sólo me ha pasado una vez, pero vaya, ahí está). No obstante, están trabajando en ello, y prueba de esto es que llevamos aproximadamente cinco parches de corrección desde el lanzamiento de NEXT.

Conclusiones

Lejos de ser el videojuego espacial definitivo que muchos esperaban, es sin duda un juego que, si el farmeo y el trapicheo es algo que disfrutas, te dará un buen porrón de horas de entretenimiento. Sigue sin ser un juego para el gran público, ni siquiera para los fans de la ciencia ficción. Con frecuentes contradicciones para con la aventura, lo disfrutarán más los jugadores más sedentarios, con su buena construcción de bases y alteración de entorno, y la capacidad de relacionarnos con los alienígenas de cada sistema, estrechando vínculos mediante el comercio o la realización de tareas.

En cuanto al multijugador, no puede dejar de verse como una oportunidad perdida ya que el regusto final es agridulce, aunque quién sabe, quizá en una próxima actualización refinen el sistema y le den brillo al diamante en bruto que es.


Positivo

  • Siempre hay algo que hacer, nunca faltan misiones o lugares que descubrir
  • Las mejoras gráficas estimulan el diseño artístico del juego
  • Perfecto para los amantes del farmeo y recolección
  • La inclusión de la tercera persona se agradece enormemente

Negativo

  • A día de hoy, los bugs y errores pueden ser un problema
  • Los viajes espaciales dejan de ser interesantes para convertirse en un mero tramite
  • El multijugador no está todo lo bien implementado que podría
7

Bueno

Política de puntuación